Saltar navegación

¿Un nuevo orden para las organizaciones de la sociedad civil?

¿Nuevo orden para organizaciones de la sociedad civil?

tim-mossholder-g5OZvQ48e_U-unsplash
María Baron|

En medio de la incertidumbre sobre el avance de COVID-19, lo único seguro es que nada, o muy poco, se mantendrá igual. Para las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en temas de transparencia y gobierno abierto, los desafíos son monumentales. Desde cómo redefinimos nuestras misiones hasta los nuevos actores emergentes y las cadenas de compromiso, las consecuencias se sentirán en varios niveles y nos afectarán profundamente:

1. Misiones y visiones organizacionales

La nueva e ineludible realidad del coronavirus ya nos ha llevado a muchos de nosotros a reenfocar nuestras misiones y objetivos. Algunos enfoques e iniciativas tradicionales ya no funcionarán en este escenario y sus nuevas reglas del juego. En cambio, debemos hacer un balance y repensar nuestras estrategias, aunque eso no sucederá de la noche a la mañana. En el futuro, debemos tener claros cuáles serán exactamente los nuevos desafíos para un gobierno abierto y recalibrar nuestras estrategias en consecuencia.

Por ejemplo, el Directorio Legislativo, la organización que lidero, y otros socios tuvieron que suspender una capacitación sobre gobierno abierto a funcionarios del Parlamento mexicano este mes. Lo que es más, es necesario enfrentar lentamente las amenazas emergentes a la agenda de apertura en las Américas. Solo en las últimas dos semanas, al menos cuatro países han tratado de limitar los derechos de acceso a la información (Brasil, México, El Salvador y Honduras). Entonces, ¿cómo no retrocedemos en viejos desafíos mientras nos adaptamos al nuevo?

2. Estructura organizacional

Esto es complejo porque se refiere a cuestiones que estaban pendientes antes del coronavirus, a saber, desafíos en el trabajo remoto y en línea para las organizaciones de la sociedad civil en los países en desarrollo, que a menudo muestran brechas de infraestructura significativas. Las señales de los teléfonos celulares no siempre se registran, el personal carece de su propia conexión Wi-Fi o tiene conexiones deficientes, cortes de energía frecuentes: estos y otros obstáculos dificultan la adaptación al trabajo desde casa, reducen la productividad y a menudo ven que las tareas y proyectos no se entregan. Entonces, con esto en mente, ¿cómo pueden trabajar las OSC para mitigar y cerrar esta brecha digital con otras regiones?

3. Nuevos actores

Las dificultades clave surgen alrededor de esto. Porque los ministerios, agencias y otros organismos gubernamentales con los que hemos interactuado, en este momento, están cerrados por negocios o han centrado su atención en enfrentar la crisis. Muchos se están borrando de la escena o desapareciendo por completo. Por ejemplo, los congresos de la región apenas han comenzado a organizar reuniones virtuales, con solo los de Chile y Brasil celebrando reuniones plenarias formales hasta el momento.

Esto lleva a otro aspecto alarmante. Para aquellos de nosotros que trabajamos en asuntos de transparencia y gobierno abierto, se trata de cómo en algunos países se están erosionando los derechos y libertades individuales a través de "medidas excepcionales" para abordar la crisis de salud.

De un repunte en la persecución de medios independientes o periodistas (se espera que en Venezuela y Bolivia, mientras Honduras finalmente dio marcha atrás en un decreto para limitar la libertad de expresión) a la vigilancia intrusiva (Seguimiento de geolocalización autorizado en Ecuador de ciudadanos que no cumplen con la cuarentena), a una fuerza policial excesiva (informes de linchamientos policiales en Argentina), son las democracias más frágiles las más vulnerables a esto. Aunque otros estados también, de manera oportunista y más sutil, han impulsado disposiciones contenciosas (prohibiciones de alcohol en algunos estados de México, por ejemplo). La tarea que enfrentan nuestras organizaciones es cómo evitar que tales medidas ad hoc se mantengan en su lugar, y lo que es peor, que se conviertan en la norma, una vez que pase la crisis. ¿Qué papel deberían jugar las OSC, entonces, para salvaguardar el funcionamiento saludable de nuestras instituciones y sus protagonistas?

4. Toma de decisiones

Los procesos de toma de decisiones han cambiado drásticamente y se han reducido a una banda estrecha de individuos, no necesariamente limitados a funcionarios públicos u otras figuras reconocibles. En otras palabras, la toma de decisiones ya no está preestablecida, incluso moderadamente transparente, y es respectiva de diferentes niveles y procedimientos normativos.

Muchas de las respuestas de los países no están respaldadas por firmas oficiales o documentación de respaldo: son "medidas no oficiales" completamente informales. A menudo se comparten públicamente, como en conferencias de prensa, pero no siempre. Algunos son menores (como las decisiones de reorganizar el transporte público en Argentina), mientras que otros tienen consecuencias importantes. Por ejemplo, México restringió los viajes no esenciales a través de su frontera con los Estados Unidos, pero esta decisión no se ha registrado en el Diario Oficial de la Federación. Esto va totalmente en contra de años de esfuerzos de organizaciones de todo el mundo que presionan por lo contrario. Entonces, ¿cómo podemos contribuir a restaurar la formalidad y la transparencia en la toma de decisiones? ¿Cómo podemos recuperar la legitimidad y la apertura a los procesos que se distorsionan tanto?

5. Donantes y fondos

En medio del malestar económico y social, surge otro desafío: cómo mantener la confianza de los donantes en nuestras organizaciones después de la pandemia, siempre que planeen continuar respaldando el trabajo en pro de la transparencia y estén interesados ​​en nuestros proyectos. en principio. Más allá de esto, sin embargo, también tenemos que trabajar con nuestros patrocinadores para repensar y reajustar nuestras actividades en el nuevo contexto. Un gran signo de interrogación se cierne sobre la sostenibilidad misma de nuestras organizaciones. ¿Los donantes nos abandonarán? ¿Cambiarán sus prioridades, y con eso aquellos que reciben su financiación?

Quizás, en este nuevo e incierto orden post-COVID-19, las organizaciones de la sociedad civil tendrán la oportunidad de reafirmarnos a nosotros mismos, nuestras fortalezas y aprovechar las muchas batallas y logros que hemos ganado a lo largo de los años, y reafirmar nuestro presente. oferta: lo que poseemos, nuestros recursos y experiencia, y nuestro enorme valor general. Aparte de nuestra agenda compartida de principios, en la que todos nos guiamos, lo más importante, creo, es la fuerte comunidad de activistas que se ha construido en la región y más allá, comprometidos a hacer que nuestras sociedades sean más justas y equitativas. Que nosotros do tener. Indudablemente.

Comentarios (4)

Lucas Orlando Responder

Excelente aporte como siempre.-

Lastre Responder

Bueno análisis. Gracias por hacerlo. Muchas OSC prefieren ver afuera, sin analizar dónde están parados.

Mohammad Qader Mesbah Responder

Es precisamente; Nuestra organización dice que una organización nacional en Afganistán está de acuerdo con el desafío que usted ha planteado.
Creemos que minimiza los problemas de energía, Internet, teléfonos móviles, la crisis de guerra, la inseguridad, la coerción que tuvo transparencia, información y responsabilidad.

Alicia Fasta Responder

Buen análisis, sobre todo al señalar el problema que tienen gran parte de los países de América Latina, que no se cuenta con acceso a internet o peor aún a una computadora y esto debilita la participación ciudadana. Considere que se deben reconsiderar los planos de acción y apoyar a nuestras comunidades desde nuestra trinchera.

Deje su comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Contenido Relacionado

Patrón del día de la niña

Recopilación de enfoques de gobierno abierto para COVID-19

Recopilación de enfoques de gobierno abierto para COVID-19

Miniatura para el lanzamiento del plan 2020-22 de OGP en tiempos de crisis Desafíos y soluciones

Lanzamiento del plan 2020-22 de OGP en tiempos de crisis

Hace menos de un mes en Berlín, el Comité Directivo de OGP se reunió y aprobó un nuevo plan de implementación de tres años para la Asociación.

Miniatura para el mensaje a la comunidad de OGP sobre coronavirus

Mensaje a la comunidad OGP sobre coronavirus

El gobierno abierto prospera cuando las personas se unen en diálogo y trabajan para crear conjuntamente e implementar reformas que acerquen a los gobiernos a su gente. Lamentablemente, en el contexto actual, es ...

NO siga este enlace o será prohibido en el sitio!