Saltar navegación

El espacio cívico como prerrequisito clave de las reformas de gobierno abierto en la región MENA

Nikhil Duttay Tinatin Ninua|

Este blog es parte de Semana de IRM: un año en revisión. A lo largo de la semana, el Mecanismo de Informes Independientes (IRM) compartirá los hallazgos y análisis de informes recientes a través de una serie de eventos, blogs de lanzamiento de informes y hojas informativas. Aprende más aquí.

Desde que se unió al Open Government Partnership, Jordania (2011) Marruecos (2018) y Túnez (2014) - los tres países miembros de OGP en la región de Medio Oriente y África del Norte (MENA) - han asumido más de 129 compromisos. Estos han incluido compromisos sólidos para mejorar el acceso a la información pública y los datos abiertos, que pueden ser herramientas de transparencia efectivas para hacer que el gobierno rinda cuentas. 

Sin embargo, cuando se trata de implementar compromisos, tanto Jordania como Túnez se quedan atrás de otros miembros de OGP, y los resultados del primer plan de acción de OGP de Marruecos aún no han sido evaluados por el Mecanismo de Reporte Independiente (IRM). Dicho esto, se han logrado avances pequeños, aunque prometedores. 

Jordania ha utilizado sus planes de acción de OGP para abordar los desafíos en la implementación de su Ley de Acceso a la Información de 2007, que fue la primera en la región. Si bien la ley es problemática debido a las amplias excepciones para la divulgación de información pública, experimentado una revisión reciente (que aún no ha dado lugar a modificaciones). En su plan de acción más reciente, Jordania se ha centrado en crear los procedimientos administrativos y las herramientas de seguimiento necesarias para implementar las disposiciones vigentes de la ley. 

El compromiso de Túnez de modernizar el marco regulador de la libertad de información LED a la creación de la Autoridad de Acceso a la Información, que brinda mecanismos de reclamo en caso de que se deniegue una solicitud de información. 

El impacto final de los compromisos para luchar contra la corrupción y mejorar la prestación de servicios públicos dependerá de la capacidad de los ciudadanos para hacer que el gobierno rinda cuentas sobre estas importantes promesas. Por ejemplo, la divulgación de información no limpiará la contratación pública en Túnez a menos que la sociedad civil esté facultada para detectar violaciones y hablar sobre los riesgos de corrupción en los contratos. De manera similar, para que las reglas de libertad de información en Jordania contribuyan a descubrir el uso indebido de los fondos públicos, es esencial contar con medios de comunicación pluralistas e independientes. 

El espacio cívico sustenta la implementación efectiva de todas estas reformas de gobiernos abiertos. Pero de los tres miembros de OGP en la región, solo Jordan ha hecho compromisos notables en esta área. En su último plan de acción, Jordania ha se comprometió a mejorar el entorno operativo de los medios de comunicación y la sociedad civil y promover el diálogo con la sociedad civil. Estos problemas deben abordarse tanto dentro como fuera del marco de OGP. Dado que la próxima ronda de planes de acción se implementará en un entorno radicalmente cambiado por COVID-19, también deben abordar los desafíos recientes que surgen de la epidemia, así como los problemas más fundamentales para la libertad de los medios de comunicación y el espacio cívico.

Las áreas prioritarias para la reforma en estos tres países incluyen: 

  • In Jordania, la sociedad civil sigue enfrentándose a una variedad de restricciones importantes, incluidos los onerosos requisitos de registro y reglamentarios para las asociaciones, la interferencia con quienes ejercen los derechos de expresión y protesta pacífica, y restricciones a la expresión en línea y el acceso a sitios web. En respuesta a la crisis de COVID-19, Jordania ha movilizado la Ley de Defensa de 1992 para frenar las reuniones y el movimiento dentro del país, limitar la capacidad de los funcionarios de salud para hablar con la prensa y prohibir la venta de periódicos, todo sin una consulta significativa con sociedad civil. Jordania podría comprometerse a abordar estas restricciones en su próximo plan de acción. Los compromisos particularmente factibles e impactantes podrían centrarse en: (1) liberalizar el acceso a financiamiento extranjero por parte de las organizaciones de la sociedad civil (OSC) y simplificar el proceso de aprobación requerido para acceder a dicho financiamiento; y (2) institucionalizar la participación pública en el desarrollo de políticas y respuestas a las crisis de salud pública.
  • In Marruecos, a pesar de las provisiones progresistas en la Constitución de 2011 sobre la sociedad civil y los derechos humanos, las OSC y los activistas continúan enfrentando dificultades continuas con el registro de las OSC, la interferencia estatal en las operaciones de las OSC y las limitaciones en la recaudación de fondos. En su próximo plan de acción, Marruecos podría: (1) modificar el decreto sobre asociaciones para facilitar el registro y limitar la interferencia del gobierno en las operaciones de las OSC; (2) revisar un proyecto de ley sobre recaudación de fondos para simplificar la concesión de licencias, adaptar adecuadamente los requisitos de supervisión y reducir las limitaciones y sanciones sobre el uso de los fondos; (3) promulgar un marco legal procesable que exija y apoye las consultas públicas sobre políticas gubernamentales; y (4) promover la disponibilidad de un trato fiscal preferencial para las OSC.
  • Frente a Túnez ha visto un florecimiento significativo de las libertades de expresión, expresión y reunión desde la Revolución de 2011, el espacio cívico sigue enfrentándose a restricciones sustanciales. Las OSC todavía están sujetas a complejos requisitos de registro y, a menudo, no pueden acceder a exenciones fiscales o servicios bancarios. Las protestas durante la pandemia de COVID-19 se han dispersado con fuerza excesiva y se ha arrestado a usuarios de redes sociales e influencers. Túnez debería abordar estas restricciones en el espacio cívico en su próximo plan de acción, mediante: (1) revisar las disposiciones restrictivas que limitan las reuniones por motivos de orden público; (2) imponer límites apropiados y mecanismos de rendición de cuentas con respecto al uso de la fuerza en las protestas policiales; y (3) liberalizar las disposiciones legales y reglamentarias que penalizan la expresión en línea.

A través del proceso de cocreación de OGP, Jordania, Marruecos y Túnez pueden aprovechar el progreso reciente trabajando con socios de la sociedad civil para eliminar las restricciones clave del espacio cívico. Con un entorno propicio para la sociedad civil, estos miembros de OGP pueden permitir la participación pública y promover el logro sostenible de reformas de gobierno abierto. 

No hay comentarios todavía

Deje su comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Más información

Miniatura de la semana de IRM: resumen de un año

Semana de IRM: un año en revisión

Explore seminarios web, blogs y hojas de datos que destacan los nuevos hallazgos de IRM, destacan las historias de éxito y las reformas de los planes de acción que han ganado fuerza y ​​analizan los desafíos y oportunidades existentes.

Miniatura para aprovechar OGP para una respuesta COVID-19 transparente en África Desafíos y soluciones

Aprovechando OGP para una respuesta COVID-19 transparente en África

Al igual que los gobiernos de todo el mundo, los países africanos han destinado enormes recursos para responder a la pandemia de COVID-19. Dado un gasto tan masivo, la transparencia fiscal es más importante que nunca para minimizar ...

Miniatura de Una guía para el gobierno abierto y el coronavirus: espacio cívico

Una guía para el gobierno abierto y el coronavirus: espacio cívico

Los gobiernos están tomando medidas excepcionales en respuesta al COVID-19, como la aplicación de medidas de distanciamiento social y cuarentena. Las prohibiciones contra las reuniones en persona han tenido un impacto dramático en el espacio cívico en ...

Open Government Partnership