Saltar navegación

Rostros del gobierno abierto: Sarah Wesonga

Sara Wesonga|

Conozca a Sarah Wesonga, responsable de programas de Transparencia y Acceso a la Información en ARTÍCULO 19 África Oriental.

Con una pasión por el papel transformador de la información en la sociedad moderna, Sarah nos guía a través de sus esfuerzos para crear un entorno propicio para la transparencia y los derechos de la información mientras explora métodos que pueden proteger contra la discriminación en honor a los 16 Días de Activismo contra la violencia de género.

Has trabajado con ARTICLE 19 en gobernanza digital y garantizar que todas las personas en todo el mundo puedan expresarse libremente y participar activamente en la vida pública sin temor a ser discriminados. ¿Qué te inspiró a trabajar en temas de gobierno abierto?

En mi papel como derechos humanos practicante con enfoque en la derecho de información, tuve la oportunidad de observar la poderosa intersección entre el acceso a la información, el empoderamiento ciudadano, la participación significativa y el fortalecimiento de la supervisión y la rendición de cuentas. Me quedó claro que cuando los ciudadanos pueden acceder a la información pública, eso les permite exigir sus derechos y exigir responsabilidades a quienes están en el poder. Esta comprensión despertó mi interés en las cuestiones de gobierno abierto.

Mi trayectoria experimentó un cambio significativo durante mi trabajo de promoción para la promulgación de una ley nacional de acceso a la información en Kenia, un paso fundamental ordenado por la Constitución. Trabajando en el proceso de OGP con el gobierno, hemos arrojado luz sobre el potencial de aprovechar OGP como una plataforma de promoción estratégica para hacer que el gobierno de Kenia sea más abierto, responsable y receptivo ante sus ciudadanos. 

A medida que los gobiernos siguen viendo grandes cambios en la era digital, ¿qué herramientas digitales emergentes son las más innovadoras para la democracia?

Los gobiernos de todo el mundo están reconociendo el potencial transformador de las tecnologías emergentes como catalizadores del progreso. Las democracias están invirtiendo fuertemente en datos abiertos plataformas para hacer que los datos gubernamentales sean accesibles al público y empoderar a los ciudadanos para analizar información y tomar decisiones informadas. Al mismo tiempo, las plataformas de redes sociales como Facebook, X, YouTube y TikTok ofrecen espacios para el discurso público, el activismo político y la difusión de información. Si bien las redes sociales exigen un enfoque matizado para abordar desafíos como la desinformación, la desinformación y los sesgos algorítmicos, siguen siendo fundamentales para promover la participación ciudadana, proporcionando espacios para el diálogo abierto, libertad de expresióny comentarios del público.

Además, la inteligencia artificial (IA) desempeña un papel fundamental en el análisis de datos, ayudando a los gobiernos a tomar decisiones basadas en datos para una planificación de políticas eficaz y una toma de decisiones informada. Con aplicaciones que abarcan salud, agricultura, clima, energíay el desarrollo urbano, los gobiernos de todo el mundo están integrando la IA para abordar los desafíos de la vida real. La tecnología Blockchain también está ganando importancia para garantizar la integridad y seguridad de las transacciones gubernamentales, particularmente en áreas como sistemas de votación seguros, mantenimiento de registros transparente e incluso contratación pública.

Los reformadores del gobierno abierto como usted han expresado su preocupación por el uso no regulado de inteligencia artificial, algoritmos y más. ¿Qué riesgos están asociados con estas herramientas digitales si no se regulan?

Una preocupación clave de las herramientas digitales no reguladas es el potencial de perpetuar o incluso exacerbar los prejuicios y la discriminación, lo que puede tener como resultado resultados discriminatorios como la toma de decisiones sesgada, particularmente contra grupos marginados, lo que refuerza las desigualdades sociales. La falta de supervisión puede provocar la proliferación de información errónea y la manipulación de la opinión pública.

Junto a estas preocupaciones está la falta de transparencia y rendición de cuentas en los procesos de toma de decisiones. La opacidad resultante de la falta de regulación dificulta que los ciudadanos comprendan cómo se llegan a determinadas conclusiones o acciones, debilitando la confianza pública en los sistemas gubernamentales y violando el derecho de los ciudadanos a la información. También surgen preocupaciones sobre la privacidad debido a la amplia recopilación y uso de datos personales en los sistemas de inteligencia artificial, lo que podría comprometer los derechos de privacidad de las personas si no se protegen adecuadamente.

¿Cómo afectan estos riesgos a las comunidades marginadas, particularmente a las mujeres? ¿Cómo pueden las tecnologías digitales no reguladas contribuir a la violencia de género?

El impacto de los riesgos digitales en las comunidades marginadas, específicamente en las mujeres, es profundo y multifacético. Las plataformas digitales no reguladas pueden amplificar los efectos dañinos género estereotipos, reforzando normas tradicionales que contribuyen a la violencia de género. El uso indebido de algoritmos también puede perpetuar el contenido discriminatorio, afianzando aún más las narrativas dañinas. Las disparidades de género estructurales, económicas y sociales existentes, incluida la brecha digital, la escasa alfabetización digital y la limitada conciencia sobre la ciberseguridad, ya limitan la capacidad de las mujeres para acceder a los beneficios de las oportunidades de gobernanza digital y, en última instancia, causan la exclusión de las mujeres en la gobernanza digital y la economía. espacios.

Las herramientas digitales, cuando no están reguladas, también pueden utilizarse como armas para acechar, acosar e intimidar a las mujeres, tanto en línea como fuera de línea. La ausencia de regulaciones puede facilitar diversas formas de violencia de género asistida por tecnología. Las mujeres, especialmente aquellas que trabajan en profesiones que implican una presencia pública en línea, como políticas, periodistas y defensoras de derechos humanos, son particularmente blanco de campañas en línea de desinformación de género, ciberacoso, acoso, discursos de odio y amenazas de violencia contra ellas y sus seres queridos. La convergencia del racismo, la intolerancia religiosa, el capacitismo, la homofobia, la misoginia y el sexismo da como resultado una mayor exposición y múltiples formas de violencia al mismo tiempo.

Un reporte de estudio Un informe de la UNESCO sobre las tendencias globales de la violencia en línea contra mujeres periodistas reveló que el 73 por ciento de las mujeres encuestadas sufrieron violencia en línea, incluidas amenazas de violencia física, amenazas de muerte, violencia sexual y ataques fuera de línea relacionados con sus experiencias en línea. La falta de regulaciones claras socava los esfuerzos por establecer mecanismos de reparación efectivos, perpetuando un ciclo de impunidad para las víctimas de violencia de género.

Habiendo trabajado con OGP durante bastante tiempo, en su opinión, ¿cómo pueden plataformas como Open Government Partnership ¿ayudar a promover normas internacionales para regular estas herramientas?

Evidentemente, OGP ha demostrado ser un espacio de colaboración donde la sociedad civil y los gobiernos pueden trabajar juntos de manera efectiva en reformas significativas. OGP representa una oportunidad para fomentar el diálogo entre múltiples partes interesadas, garantizando que se considere una amplia gama de perspectivas, lo cual es crucial para desarrollar estándares internacionales en la regulación de herramientas digitales.

Plataformas como OGP también pueden funcionar como plataformas vitales para compartir conocimientos donde los países pueden mostrar iniciativas exitosas y mejores prácticas en la regulación de herramientas digitales. Esto podría motivar a los miembros a experimentar con políticas y enfoques innovadores, así como con programas piloto y proyectos innovadores, donde puedan probar marcos regulatorios para herramientas digitales.

En el ámbito de la igualdad de género, plataformas como OGP podrían ser fundamentales para apoyar a los reformadores a desarrollar e implementar regulaciones que consideren específicamente el impacto de las tecnologías digitales en las mujeres en toda su diversidad, garantizando que las nuevas tecnologías puedan contribuir a una sociedad inclusiva, segura y respetuosa de los derechos. -respetar el entorno online. Lograr esto requiere el establecimiento de marcos legales sólidos, campañas de concientización y colaboración con empresas de tecnología para fomentar la innovación responsable que priorice la igualdad de género y salvaguarde los derechos de todas las personas, independientemente de su género o condición de marginación. A nivel global, enfatiza la necesidad de regulaciones o corregulaciones que se alineen consistentemente con los estándares internacionales de derechos humanos.

¿Cuál es su mensaje para otros reformadores del gobierno o de la sociedad civil que trabajan en estos temas?

Prioricemos la protección de los derechos humanos en la gobernanza digital. A pesar de los importantes avances en la era digital, existe un preocupante telón de fondo de retroceso democrático. Informe de Expresión Global 2023 ARTICLE 19 muestra que el siglo XXI ha sido testigo de un desastre para los derechos fundamentales a hablar, conocer y participar: sólo el 21 por ciento de la población mundial, aproximadamente una de cada siete personas, vive en países donde pueden buscar, recibir, o compartir información. 

Regresiva legislación Los ataques contra el activismo cívico, las manifestaciones pacíficas, la intimidación de periodistas, los defensores de los derechos humanos, las voces políticas disidentes y las regulaciones que obstaculizan el acceso y la asequibilidad de Internet son evidencia de una reducción del espacio cívico. Esto no sólo ahoga las voces de los ciudadanos y plantea una amenaza a la existencia de la sociedad civil, sino que también desafía el poder colectivo de los ciudadanos para el desarrollo sostenible y la capacidad de determinar su propio futuro.

 

Comentarios (1)

Daniel Manasi Responder

Con la Ley de Acceso a la Información de 2016, Kenia efectivamente ha dado un paso hacia la gobernanza abierta.
¡Felicitaciones Wesonga por su encomiable defensa!

Deje un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Las areas obligatorias están marcadas como requeridas *

Open Government Partnership