Saltar navegación

Aprovechamiento de OGP para reformas clave de responsabilidad en Kenia

Templo de justinyCaroline Othim|

Un segundo plan de acción nacional ambicioso ilustra la intención de Kenia y proporciona ímpetu para su progreso futuro en la apertura del gobierno.

El lanzamiento de Informe de progreso de Kenia por el Independent Reporting Mechanism (IRM) revisa la implementación de su segunda Open Government Partnership (OGP) plan de acción nacional, y detalla y evalúa el cumplimiento de los compromisos del país con la apertura del gobierno. Los resultados del informe apuntan a desarrollos positivos y logros concretos realizados como parte de la participación de Kenia en OGP.

Kenia se unió a OGP en 2012, y el proceso ha cobrado impulso, rediseñando la arquitectura del país para institucionalizar el compromiso público y la responsabilidad del gobierno.

El segundo plan de acción abarcó una amplia gama de políticas prioritarias, incluido el cambio climático, la legislación sobre beneficiarios reales, la contratación abierta y la aplicación del derecho a la información. Se destacaron dos compromisos por su potencial para tener impactos transformadores: la aprobación de la ley de acceso a la información y la ley de transparencia de la propiedad real de la empresa.

La Ley de Acceso a la Información se aprobó en agosto de 2016, la culminación de muchos años de defensa por parte de la sociedad civil de una ley para hacer cumplir las disposiciones constitucionales que garantizan el derecho del público a la información (RTI). La legislación logró una alta calificación por parte de Índice global del derecho a la información, clasificando Kenia 17 de los países 102 evaluados.

El Ley de sociedades (modificación), que introdujo obligaciones de divulgación para beneficiarios reales de entidades corporativas por primera vez, se aprobó en julio de 2017 y entró en vigencia en agosto de ese año. Según la nueva ley, todas las compañías deben revelar los nombres y direcciones de los beneficiarios reales, para frenar la actividad criminal en torno al lavado de dinero, la evasión de impuestos y los flujos financieros ilícitos. El registro todavía está en construcción, y la información está siendo compilada por un equipo multipartidista coordinado por la Oficina Legal del Estado y el Departamento de Justicia.

Los compromisos antes mencionados son ejemplos concretos del proceso de OGP que afecta positivamente el cambio hacia la apertura del gobierno en Kenia. Dichos compromisos ambiciosos, con pasos accionables para la implementación, deben ser sostenidos y profundizados.
 

El precedente establecido por los planes de acción anteriores, así como el margen de reforma provisto por la Constitución 2010 de Kenia, constituyen una base sólida para la mejora. OGP es una plataforma a través de la cual Kenia puede continuar su trabajo en gobierno abierto:

  • La aprobación de la ley de beneficiarios reales es un importante paso adelante, pero se necesita más. El alcance de la ley debe ampliarse para exigir a las empresas que presenten la siguiente información: número de identificación fiscal, nacionalidad, país de constitución y una descripción de cómo se ejerce el control. Como nota de índices internacionales recientes, Kenia necesita seguir trabajando para cosechar los beneficios de la plena implementación de la transparencia en torno a las ofertas y los contratos. De acuerdo con la Índice de secreto financiero, El puntaje de secreto financiero de Kenia es 80 por ciento, el sexto más alto del mundo. El secreto en torno a los flujos financieros y la propiedad beneficiaria favorece y sostiene la corrupción y la evasión fiscal.
  • Ahora que la legislación sobre el derecho a la información está vigente, es importante que el gobierno tome medidas concretas para la implementación completa y sólida de la ley. Se deben aprobar regulaciones adicionales en consulta con los grupos de la sociedad civil para poner en práctica la ley. Los funcionarios públicos deben ser contratados temprano y capacitados en consecuencia, ya que serán los encargados de mantener registros públicos y procesar solicitudes de información. UNA Guía del Banco Mundial identifica cuatro "impulsores" para la implementación efectiva de las leyes de libertad de información: condiciones propicias, demanda de información, capacidad institucional y supervisión. Estos podrían informar el diseño de futuros compromisos del gobierno de Kenia.
  • A pesar de ser un aspecto clave de la Manifiesto Jubileo, Plataforma electoral 2013 de Uhuru Kenyatta, ha habido pocas condenas por corrupción. El segundo plan de acción de Kenia incluía medidas para fortalecer los mecanismos preventivos y punitivos de corrupción, pero carecía de medios específicos para seguirlos. Para lograr un cambio real, el gobierno debe garantizar los mecanismos de aplicación de las leyes anticorrupción existentes. Las instituciones responsables de la aplicación de las leyes anticorrupción deben estar claramente definidas, y su actividad está sujeta a divulgación pública de conformidad con la Ley de Acceso a la Información.

Los planes de acción futuros podrían ir más allá de construir sobre compromisos previos utilizando principios de gobierno abierto para implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas y Kenya Vision 2030, el programa de desarrollo del país. Ambos programas enfatizan la necesidad de una buena gobernanza centrada en las personas, orientada a los resultados y responsable, que pueda trabajar en conjunto con los planes de acción de OGP para transformar los compromisos de aspiracionales a alcanzables.

NO siga este enlace o será prohibido en el sitio!