Saltar navegación

Aumentando la lucha contra la corrupción a través de OGP

|

Conferencia Internacional Anticorrupción, Panamá

Es un gran honor y un placer participar en la Conferencia Internacional Anticorrupción (IACC) en Panamá. En esta IACC, nos enfrentamos a un imperativo cada vez más urgente de acción e impacto. Desde los EE. UU. Al Brexit, pasando por Moldavia, Bulgaria y muchas otras partes del mundo, los ciudadanos han expresado una profunda ira y desconfianza hacia su gobierno, que perciben como capturado por las élites, que viven en un capullo o son cómplices de esquemas corruptos que benefician los pocos a expensas de la ciudadanía. El Barómetro Global de la Corrupción, publicado recientemente, muestra que la mayoría de los ciudadanos están muy insatisfechos con la forma en que los gobiernos abordan la corrupción.

Por lo tanto, hoy tenemos un imperativo y una oportunidad enormes para abordar estas preocupaciones de manera creíble. Y nuestro mensaje principal para la coalición reunida aquí es que OGP puede ser un socio clave para servir como una fuerza compensatoria clave y una plataforma para restaurar la confianza en el gobierno y combatir la corrupción, especialmente dado el impulso reciente en la lucha contra la corrupción en OGP. Esto no será fácil, pero podemos lograr un impacto real si unimos fuerzas para una acción colectiva concertada.  

Comencemos con por qué OGP ​​es un socio y plataforma útil para la lucha contra la corrupción.

Primero, desde el lanzamiento de OGP en la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2011 por parte de 8 Jefes de Estado y 9 Líderes de la Sociedad Civil, 70 países se han unido a la asociación en solo cinco años, junto con miles de organizaciones de la sociedad civil, incluida, por supuesto, TI como socio clave y Comité Directivo miembro. Y se espera que más países se unan a nuestra Cumbre Global de París la próxima semana, lo que la convierte en una importante plataforma global de múltiples partes interesadas para aprovechar.

En segundo lugar, un atributo único de OGP es la asociación entre el gobierno y la sociedad civil que le da a la sociedad civil, en principio, un asiento igualitario en la mesa para co-crear compromisos y monitorear el progreso. En la Cumbre Anticorrupción de Londres, cuando el presidente Buhari anunció que Nigeria se uniría a OGP, ese mismo día la coalición de la sociedad civil nigeriana envió un borrador de agenda nacional plan de acción con compromisos anticorrupción transformadores en contratación abierta Imagina que añades un nuevo modelo a tu cartera de productos, en tres tamaños diferentes, con cinco colores distintos y cuatro texturas variadas. Actualizar esta información, en distintos formatos e idiomas, a través de varios canales es fundamental para vender el producto, ¿verdad? La cuestión es: ¿cómo te aseguras de que los datos sean correctos y relevantes y consistentes allá por donde se difunden. titularidad transparencia que sigue siendo central en el plan de acción final que se lanzará en París la próxima semana.

Y el tercer atributo clave es que OGP se centra en acciones concretas con responsabilidad. Durante los últimos cinco años, los gobiernos y la sociedad civil han co-creado 2400 compromisos sobre gobierno abierto. Y existe responsabilidad no solo por parte de la sociedad civil, sino también del Mecanismo de Informes Independientes de OGP, que publica un informe independiente para evaluar si los gobiernos han cumplido con sus compromisos. 

Estos compromisos de OGP abordan la corrupción de dos maneras. 

  • En primer lugar, la mayor parte de los compromisos crean las condiciones propicias para prevenir la corrupción, a través de la transparencia –como la divulgación de los beneficiarios de los programas de transferencias en México; o supervisión ciudadana – como la libertad de información legislación en Kenia y Tanzania. 
  • En segundo lugar, alrededor del 8% de los compromisos de OGP contienen mecanismos que ayudan explícitamente a detectar, investigar y sancionar la corrupción, como el portal anticorrupción de Albania para que los ciudadanos denuncien casos de corrupción o la protección de denunciantes de Croacia y Letonia para los funcionarios públicos que denuncian la corrupción; investigación de la corrupción a través de redes sociales auditorías de sectores propensos a la corrupción, como suministros de salud en Honduras; y sanción de la corrupción, como que Indonesia publique la lista de empresas incluidas en la lista negra de contratación pública.

Durante el año pasado, estamos viendo un aumento de los compromisos anticorrupción transformadores.

En Ucrania, reformadores de la sociedad civil, el gobierno y sector privado lanzó la plataforma ProZorro utilizando estándares de datos de contratación abierta y la llevó a nivel nacional. Esto ya ha disminuido el costo de adquisición en un 14 % (un ahorro estimado de $230 millones) y ha aumentado significativamente el número de licitadores. También en Ucrania, una OGP clave compromiso sobre el sistema de declaración electrónica ha llevado a la divulgación sin precedentes y ampliamente publicitada de la riqueza por parte de los funcionarios públicos, incluido el Primer Ministro, el gabinete, los fiscales y los jueces. Cuando el portal se puso en marcha, conmocionó a todo el país, revelando discrepancias flagrantes entre los ingresos y los activos de algunos altos funcionarios que ahora deben investigar la recién creada Oficina Nacional Anticorrupción independiente. 

Y también estamos viendo nuevas fronteras en OGP para abordar las raíces de la corrupción política, por ejemplo, cabildeo reforma en Chile e Irlanda, y transparencia de los partidos políticos en Georgia y Mongolia. En Chile, el compromiso de OGP condujo a la creación de un registro público donde las autoridades deben divulgar reuniones y donaciones de cabilderos, con sanciones por incumplimiento y monitoreo por parte de un Consejo de Transparencia independiente. En Georgia, la Entidad Fiscalizadora Superior comenzó a publicar datos sobre donaciones políticas en un formato fácil de usar. Con esto, TI Georgia lanzó un portal que permite a los usuarios realizar un seguimiento de las donaciones realizadas a los partidos políticos georgianos, incluso si los donantes se benefician de los contratos públicos.

Y una nueva y emocionante frontera de cara a la Cumbre Global de OGP la próxima semana es que grupos de países de OGP y OSC se están uniendo para emprender acciones colectivas a través de una Declaración de París para promover las normas de gobierno abierto. Así que tenemos el grupo de países C5, México, Ucrania, Colombia, Reino Unido, Francia, comprometidos con estándares abiertos de datos de contratación. Post-Panama Papers, tenemos países como Reino Unido, Francia, Eslovaquia, Kenia, Sudáfrica, Noruega que se comprometen con la transparencia del beneficiario final.

Estos son desarrollos prometedores, pero aún son una sombra de lo que se necesita para el impacto y la escala. Necesitamos unir fuerzas para impulsar una mayor ambición y una implementación creíble. 

Primero, es vital que la sociedad civil aproveche la plataforma de OGP para impulsar compromisos transformadores contra la corrupción. Si bien he compartido algunos ejemplos de países inspiradores, hay al mismo tiempo un número significativo de países que no tienen compromisos transformadores en materia de lucha contra la corrupción. Por ejemplo, necesitamos que más países se sumen a los compromisos de la Declaración de París sobre la contratación abierta o la transparencia del beneficiario final. Y presionemos por nuevos compromisos de OGP sobre la investigación y el enjuiciamiento de la impunidad, co-creado entre periodistas de investigación y funcionarios encargados de hacer cumplir la ley en los países. 

En segundo lugar, debemos seguir los compromisos transformadores hasta su implementación. Una tragedia es que, aunque se evalúa que los compromisos anticorrupción son más transformadores que otros, no tienen una implementación más alta. Instamos a la sociedad civil a monitorear activamente la implementación y utilizar la evaluación del Mecanismo de Informes Independientes sobre las brechas en la implementación para la promoción y la acción. Hemos propuesto un fondo fiduciario de múltiples donantes que pueden ayudar a financiar la participación del gobierno y de la sociedad civil en el desarrollo e implementación de planes de acción nacionales. 

Y tercero, necesitamos forjar coaliciones de múltiples partes interesadas más fuertes para superar los intereses creados. El histórico escándalo de corrupción Fujimori-Montesinos que José Ugaz desenterró en Perú revela en su núcleo arraigadas redes de corrupción. Necesitamos coaliciones de integridad para luchar contra estas arraigadas redes de corrupción. Al final, la verdadera promesa de OGP es exactamente eso: una plataforma donde los reformadores del gobierno pueden unir sus manos con la sociedad civil y el sector privado para encontrar el coraje y la fuerza colectivos para superar las dificultades. La plataforma Ucrania Prozorro sobre contratación abierta surgió a través de acciones colaborativas de reformadores gubernamentales, la sociedad civil y el sector privado que trabajaban pro bono. En Guatemala, en 2015, un movimiento ciudadano para combatir la gran corrupción se unió a la Comisión Estatal Contra la Corrupción y la Impunidad y la Fiscalía para derrocar al presidente. 

Los ciudadanos comunes se sienten impotentes ante los altísimos buitres de la gran corrupción e impunidad. Necesitamos forjar coaliciones y movimientos como fuerzas compensatorias de estas fuerzas depredadoras. Esta es la verdadera frontera, no los gobiernos o la sociedad civil actuando solos, sino uniendo sus manos para dar un golpe colectivo. Esa es la verdadera promesa de OGP que invitamos a las partes interesadas de la IACC a utilizar para forjar coaliciones que generen un impacto real contra la impunidad y la corrupción.

 

Open Government Partnership