Saltar navegación

El desafío para América Latina: de la participación a los resultados

El Desafío para América Latina: De la Participación Innovadora a los Resultados

43780766892_f09dc0d87f_k
Gustavo Pérez Ara|

Después de la tercera ola de democratización desde finales de los años 70 hasta la década de 2000, América Latina vio el crecimiento de las organizaciones profesionales de la sociedad civil (OSC) y el reconocimiento legal de la participación ciudadana en la toma de decisiones de políticas públicas. Para cuando el Open Government Partnership (OGP) fue fundada en 2011, la región ha estado navegando durante mucho tiempo las complejidades del compromiso entre una sociedad civil vibrante y las administraciones públicas.

América Latina ha sido una importante fuente de innovación en OGP. En nueve años, se han unido 16 países y cinco gobiernos locales de la región. Colectivamente, han introducido aproximadamente 1200 compromisos en más de 65 planes de acción. Con la mayoría de los países actualmente en su tercer o cuarto ciclo de implementación del plan de acción, hemos aprendido mucho de sus éxitos y desafíos.

Y detrás de todo, ha habido un cambio estructural progresivo impulsado por la creatividad y la innovación. Las OSC y los gobiernos de América Latina han mejorado constantemente sus marcos de participación, desde oportunidades de consulta ad-hoc hasta plataformas sofisticadas para la participación de múltiples partes interesadas. En medio de una amplia gama de desafíos durante el desarrollo de los planes de acción, algunos países mostraron rayos de luz que impulsaron la región hacia adelante.

Primera ola de planes de acción 2011-2013
En general, hubo poca participación en la región, pero un puñado de países sentó las bases para la participación de la sociedad civil en la creación de planes de acción.

La primera ola de planes de acción introducidos en 2011 y 2012 se creó con poca participación, y los gobiernos informaron principalmente a un puñado de organizaciones de la sociedad civil con base en el capital, si acaso. Sin embargo, Chile, México y Perú defendieron el concepto de una mesa redonda permanente para el diálogo con la sociedad civil y el gobierno. En diciembre de 2011, Chile y México establecieron algunas de las primeras plataformas de diálogo con múltiples partes interesadas que se convirtieron en un mecanismo preferido para la participación de otros países de OGP. Allanó el camino para el desarrollo de la red de la sociedad civil de Chile, que se encuentra entre las formas más avanzadas de coordinación de las OSC para participar en un foro de OGP.

Planes de acción de 2014 a 2017
Los países buscan aportes regionales diversos y temáticos específicos, pero las relaciones entre el gobierno y las OSC son tensas.

En 2014 y 2015, Colombia, Honduras, República Dominicana y Perú fueron pioneros en marcos de consulta nacionales amplios y de largo alcance para buscar aportes directos de los ciudadanos para el desarrollo de sus planes de acción. Además, los países también llevaron a cabo mesas redondas temáticas invitando a expertos a contribuir en el desarrollo de compromisos específicos.

Como parte de una estrategia de co-creación, Colombia llevó a cabo 6 consultas regionales para identificar las prioridades de los ciudadanos y la sociedad civil en todo el país. Aprovecharon hábilmente la plataforma OGP para abordar los desafíos del posconflicto y la implementación del Acuerdo de Paz a través de iniciativas de gobierno abierto. El segundo plan de acción de Colombia incluyó la mayor cantidad de compromisos transformadores en un plan, según lo evaluado por el IRM.

Sin embargo, a pesar del aumento de la contribución directa de los ciudadanos, la mayoría de los planes de acción aún se desarrollaron sin la propiedad compartida de la sociedad civil. Entre 2015 y 2017, las OSC en varios países de América Latina fueron críticas con sus gobiernos. Las tensas relaciones entre las OSC y los gobiernos en países como Honduras, Guatemala y México causaron grandes obstáculos en el desarrollo y la implementación de sus planes de acción.

A lo largo de 2018
Los países establecen un nuevo estándar para los marcos de participación y se centran en abordar cuestiones de política importantes más allá del gobierno electrónico.

En 2018, los países latinoamericanos institucionalizaron foros para gobiernos y OSC para discutir políticas y colaborar en sus planes de acción. Estos foros proporcionan un marco de colaboración con reglas y estándares claros, que ha sido esencial para promover la confianza.

Esto ha permitido que los gobiernos y las OSC lleguen a un entendimiento común sobre los desafíos que enfrentan ambas partes en el proceso y qué papel deben jugar para lograr mejores resultados.

Los planes de acción presentados en 2018 cambiaron el enfoque de las reformas de gobernanza estructural o las iniciativas de gobierno electrónico para incluir compromisos que respondan a prioridades nacionales más específicas. Paraguay, El Salvador y Panamá incluyeron compromisos firmes para abordar las reformas de justicia, mecanismos participativos para la recuperación de la memoria histórica, la promoción de los derechos humanos y la transparencia, y el avance de la rendición de cuentas en los proyectos de inversión en infraestructura del gobierno. Algunos planes de acción también estaban vinculados a actividades internacionales, como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

2019 y más allá
Vemos indicios de un futuro prometedor en medio de un contexto desafiante en toda la región, pero ¿las mejoras en el proceso se traducirán en mejores resultados?

Los planes de acción presentados recientemente en 2019 y los que se están creando conjuntamente, enfrentan dos desafíos importantes:

1. Con el creciente descontento político en toda la región, ¿podrán todos los países aprovechar el gobierno abierto para enfrentar sus desafíos nacionales?

Parece que los países están comenzando a descubrir que hay más valor en desarrollar una visión estratégica para el plan de acción alineado con los desafíos regionales apremiantes y el contexto en el país. Aunque aún no ha sido evaluado por el MRI, Ecuador, México y Argentina introdujeron compromisos sobre la erradicación de la violencia de género, la participación y el acceso a la información en el manejo de los recursos naturales, la transparencia de las actividades de vigilancia estatal y el manejo y saneamiento del agua a nivel nacional. , entre otras cuestiones urgentes.

Los países que avanzan podrían considerar el uso de la plataforma OGP para:

    • Involucrar a diferentes actores de la sociedad civil y partes interesadas del país, como los movimientos sociales.
    • Abordar cuestiones de gobierno abierto más amplias que pueden ir más allá del marco del plan de acción de dos años.

2. ¿Serán los países latinoamericanos los que elevarán el listón para obtener más ambición y lograr resultados más concretos y tangibles?

Desde el primer ciclo de planes de acción hasta el ciclo evaluado más recientemente (planes de acción 2016-2018), casi un tercio de los compromisos han dado como resultado mejoras significativas en el gobierno abierto. Si bien América Latina es la región líder de OGP en esta área, los resultados del plan de acción en la región no han crecido a lo largo de los años. Los resultados de IRM muestran que las mejoras en la participación no se han traducido en planes de acción más ambiciosos o mejores resultados en general. Recomendaciones de IRM de 2016 y recomendaciones de implementación a partir de 2017 todavía suena cierto y se puede extender a los planes de acción actuales. Para una mejor implementación, los países podrían:

    • Traiga voces expertas sobre las áreas temáticas específicas en el momento adecuado para redactar compromisos más fuertes y ambiciosos con hojas de ruta más claras para su implementación.
    • Asegure la aceptación de los implementadores desde el principio y participe en todo el proceso, no solo como organismos de implementación.
    • Incluya apoyo para las partes interesadas de las OSC que participarán en las estrategias de implementación del compromiso.

La plataforma OGP presenta una clara oportunidad para aprovechar las plataformas de participación existentes y cambiar el enfoque hacia una implementación más sólida. Con una nueva década por delante, los países de la región ahora deben pasar de innovar en los procesos de participación a innovar para lograr resultados más sólidos. ¿Están preparados para el desafío?

No hay comentarios todavía

Deje su comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NO siga este enlace o será prohibido en el sitio!