Saltar navegación

Reino Unido: revelación de los verdaderos propietarios de empresas anónimas

Reino Unido: Descubriendo los verdaderos dueños de las empresas anónimas

Ya sea para ayudar a los delincuentes a lavar dinero en efectivo, para permitir que los terroristas cambien dinero o para proporcionar un vehículo a los increíblemente ricos para evitar impuestos, las empresas anónimas son la herramienta de referencia para ocultar dinero. El Banco Mundial estima que el 70 por ciento de los casos de corrupción involucran tales estructuras. La ciudad de Londres, descrita como uno de los mejores lugares del mundo para establecer una empresa y ocultar quién la posee, ha sido un nodo clave en este nexo de secreto.

Para desenredar el lío, el gobierno del Reino Unido aprobó una legislación sobre beneficiarios reales que obliga a las empresas a revelar quién las posee y controla. Como parte de su plan de acción de OGP de 2013-15, el gobierno del Reino Unido creó el registro "Personas con control significativo" (PSC), una base de datos que enumera públicamente información sobre las personas que poseen o controlan empresas. El gobierno adoptó un enfoque colaborativo para construir el registro, realizando consultas con la sociedad civil y las empresas, mientras utilizaba la sabiduría de la multitud para detectar errores en el registro e impulsar mejoras. Actualmente se accede al registro más de veinte mil veces al día. Activistas y periodistas han descubierto actos ilícitos generalizados, exponiendo a decenas de políticos de alto rango, setenta y seis personas en la lista de sanciones de EE. UU. Y cientos de otras personas a las que se les ha prohibido ser propietarios de empresas del Reino Unido.

Según el Reino Unido Mecanismo de Reporte Independiente (IRM) informe, el titularidad registro tuvo un "efecto dominó", ya que más de veinte países han hecho que los beneficiarios reales transparencia compromisos a través de sus planes de acción de OGP, incluidos Noruega, Nigeria, Armenia y Kenia. En diciembre de 2017, la UE acordó enmiendas a la 5.ª Directiva contra el blanqueo de capitales (5AMLD), que incluían el requisito de que todos los estados miembros pongan a disposición la información sobre beneficiarios reales a través de un registro público (aunque podría aplicarse una pequeña tarifa). Finalmente, un hito crucial fue la votación del Parlamento británico en abril de 2018 para exigir a los territorios de ultramar (BOT) del Reino Unido que establecieran registros públicos de beneficiarios finales. En junio de 2019, las islas de Jersey, Guernsey y la Isla de Man anunciaron que introducirían registros públicos para 2023.

Crédito de la foto: Deutsche Bank

Sin comentarios aún

Deje un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Las areas obligatorias están marcadas como requeridas *

Open Government Partnership