Gobiernos abiertos, la oportunidad para la equidad de género

English Version »

Los desafíos de género en los poderes del Estado, aún, tienen un largo camino por recorrer. Y no solo la agenda política y social coyuntural tiñe la necesidad de un cambio sociocultural, que por siglos fortaleció al género masculino oprimiendo el rol de la mujer en la igualdad de condiciones.

¿Cómo lograr gobiernos abiertos democratizando la democracia? Para lograr avanzar en estrategias de fortalecimiento en uno los principios fundamentales de gobierno abierto, - participación - hay que impulsar la promoción de mujeres y hombres de igual forma en procesos de decisión, colaboración y rendición de cuentas; y no se podrá lograr sin perspectiva de género.

Un gobierno abierto sin perspectiva de género no es gobierno abierto.

Partir de la situación de que la mujer ha avanzado en algunos aspectos en el último decenio, es tener la vara baja en derechos de iguales condición. Los progresos, mérito del avance de democracia, no han sido redundantes; las desigualdades entre mujeres y hombres persisten y sigue habiendo obstáculos importantes, que entrañan graves consecuencias para el bienestar de la sociedad con la equidad de género.

El gobierno abierto tiene la oportunidad de revertir la situación, mediante la ejecución asociada de modernización e innovación de la gestión pública. Tiene el reto y la oportunidad de sacar de raíz una problemática que rebota en las ciudadanía, y que no es solo un tema de las mujeres. Es un tema de injerencia de género. Pasar por alto ello, implicaría mantener un ojo cerrado o mejor, contribuir a la ejecución gubernamental tradicionalista que no esté a la altura del verdadero cambio hacia la igualdad.

Pasar del viejo modelo agotado de la democracia representativa a una democracia participativa y abierta necesita de una visión mucho más que el uso de la tecnologías; la visión política e inclusiva.

Sin una plataforma de gobiernos abierto que no consideré estrategia con perspectiva de género, solo estará contribuyendo a ampliar la brecha.

Se han celebrado avances en materia de lograr incidir con adhesiones como la declaración en la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer desarrollada en Beijing y organizado por Naciones Unidas, adoptada por 189 países, que marcó un hito como instrumento hacia la política mundial en relación con la perspectiva de género con puntos claves y sustantivos a tomar en cuenta. Recomiendo leer la declaración.

Link declaración en español http://www.un.org/womenwatch/daw/beijing/pdf/BDPfA%20S.pdf

Link declaración en inglés. http://www.un.org/womenwatch/daw/beijing/pdf/Beijing%20full%20report%20E.pdf

Efecto dominó

Variedad de estudios comprueban que las mujeres tienen mayores limitaciones, en el uso de la tecnologías, por falta de oportunidades económicas y socioculturales, sumado a que las tecnologías en un gran porcentaje son desarrolladas con visión masculina donde los puestos jerárquicos están ejercidos por hombres en empresas tecnológicas, equipos de gobierno electrónico y organismos de regulación. Las TICs son una herramienta importante hacia gobiernos modernos e innovadores.

Muchos países aún tiene leyes, instrumentos jurídicos y culturales que avalan la desigualdad de género.

La paridad de género aún está en luz amarilla en diferentes congresos y parlamentos. Los proyectos de ley de paridad de género permite que la conformación de listas legislativas y de autoridades de los partidos políticos, sean conformadas en un 50 por ciento por mujeres al igual que de varones. Una clave para lograr parlamentos abiertos en el avance de Estados Abiertos e inclusivos.

En este punto se puede escuchar “Los lugares deben conseguirse por logros personales y no por una obligatoriedad legal”. Datos revelan, que por ejemplo en Argentina, el 90% de las legisladoras de la cámara alta del Congreso de la Nación tienen estudios universitarios frente al 69% de los varones; y a pesar de la menor cantidad de ocupación femenina en la bancas, los proyectos de ley propuestos por mujeres superan el 50 por ciento en los últimos años. Imaginen parlamentos donde la toma de decisión tiene un rebote directo en la vida de los ciudadanos, donde se cumpla la Paridad de Género.

Y puedo dar muchos ejemplos que atañen a la participación de las mujeres en la política en los distintos poderes del Estado, con brecha en liderazgo. Como lograr gobiernos abiertos donde los altos mandos como ministerios y secretarías de gobierno están ocupados por varones afectando la representatividad, visión y perspectiva diferenciada para la toma de decisiones en políticas públicas y gestión gubernamental. El efecto dominó que asume desde arriba hacia abajo donde se debaten las verdaderas soluciones a problemas ciudadanos, ya comienza con desigualdad y sin el abanico de voces.

Entender que las políticas públicas con perspectiva de género son necesarias y contribuyen a paliar deudas sociales que no están saldadas y lograr verdaderas soluciones con instrumentos que solo puede dar el Estado, pueden quedan irrelevantes. Las políticas públicas con perspectiva de género promueve la equidad de género, logrando democratizar la democracia.

La plataforma de Open Government Partnership puede colaborar a ejecutar la planificación, seguimiento e implementación de compromisos con perspectiva de género de forma transversal. Sin embargo, de los miles de compromisos de los planes de acción solo hay 25 compromisos que mencionan la equidad de género o temas relacionados a la mujer. Un estudio que realizó Laura Neuman del The Carter Center´s sobre la participaciòn de las mujeres en el desarrollo de los planes de acción nacional, menos de la mitad de las participantes eran mujeres y en el 25% de los países, las mujeres representan el 30 por ciento de los comités nacionales. Esto refleja la necesidad de inclusión de  mujeres para lograr paridad de voces y que sean escuchadas además de la integración de organizaciones que trabajen temas de género para lograr promover las agendas.

Gobierno abierto es una oportunidad para lograr perspectiva de género en los gobiernos y en la ejecución de políticas; y la integración y visibilidad de mujeres que trabajan para la construcción de Estados Abiertos en sus tres poderes desde los distintos principios de Gobierno Abierto. Y un reto que los gobiernos deberían de asumir para avanzar en la modernización y estrategias hacia gobiernos participativos, colaborativos y transparentes.

Authors: Yamila García