Inclusión, participación e impacto son las prioridades del próximo Co-Presidente de OGP

English version.

Canadá se está preparando para ser el siguiente co-presidente de OGP y para ser la sede de la próxima Cumbre Global el próximo año. El gobierno nacional ha incorporado al gobierno en su agenda y actualmente está promoviendo el uso de herramientas y una mayor inclusión en todas las provincias. Hablé con Jaimie Boyd, Directora de Gobierno Abierto del Secretariado de la Tesorería de Canadá, sobre sus planes alrededor de OGP y la cooperación internacional.

Durante #OGPGeorgia, comentaste que pronto todos los Estados serán ricos en datos, pues los datos serán EL recurso.

Veo una relación muy clara entre el gobierno abierto y el gobierno digital y creo que los gobiernos que ya están trabajando en ambas agendas tienen un potencial transformador en sus manos. Las herramientas digitales nos permiten escalar el gobierno abierto como nunca antes. Podemos llegar a más usuarios y enfocarnos en ellos y generar los recursos que la gente quiere y necesita. Por otro lado, el gobierno abierto es fundamental para el gobierno digital, pues las herramientas digitales promueven la rendición de cuentas.

Cuando trabajamos con el gobierno abierto y gobierno digital, podemos cambiar la forma en la que hacemos el gobierno y podemos beneficiar a todos, que al final es el punto de nuestro trabajo.

¿Cómo aseguras que las nuevas herramientas se enfoquen en los usuarios?

Primero, necesitamos diseñarlas con los usuarios en mente. En Canadá, hemos hecho mucho hincapié en utilizar lenguaje sencillo que sea fácil de comprender. Tratamos de ofrecer material visual para facilitar la participación de la gente en el gobierno. Además, necesitamos aprovechar los ciclos de retroalimentación. Acabamos de terminar la primera fase de participación para el siguiente ciclo de plan de acción de gobierno abierto. Para nosotros, es importante consultar a los canadienses para saber cómo están y qué podemos hacer mejor. Aprovechando las herramientas digitales, pudimos involucrar a aproximadamente 11,000 canadienses y les consultamos acerca de sus prioridades de gobierno abierto. Estos ciclos de retroalimentación y el contacto directo con los usuarios son herramientas que pueden lograr que el gobierno abierto sea de alto impacto.

Para Canadá, ¿11,000 es mucho o poco?

Fue mucho. Fue mucho más de lo que habíamos logrado en el pasado. Estoy especialmente orgullosa de que el equipo haya utilizado tantos canales. Utilizamos las herramientas tradicionales como el sitio web en el que las personas pueden enviar sus comentarios, pero también vistamos a la gente. Reconociendo que no todas las personas tienen acceso a las herramientas digitales, visitamos físicamente comunidades de todo Canadá.  Además, utilizamos plataformas como Reddit. Tomamos y compilamos contenido que encontramos en Twitter y así pudimos entender la postura que la gente tiene frente al gobierno abierto.

¿De qué manera colaboran con otros gobiernos?

En Canadá, nuestra prioridad es trabajar con los gobiernos subnacionales del país porque somos una federación y se está llevando a cabo una gran variedad de esfuerzos de gobierno abierto en el país. Todas las provincias y territorios participan en el grupo de trabajo de gobierno abierto. Además, tenemos más de 100 municipios en Canadá que están trabajando en datos abiertos. Recientemente, presentamos una función de búsqueda federada para la provincia de Alberta en la que puedes indexar datos del gobierno subnacional y encontrar datos de la provincia en el sitio web federal.

También estamos trabajando con gobiernos internacionales. Canadá es el Co-Presidente entrante de la Alianza para el Gobierno Abierto. Para nosotros, esta oportunidad es un honor.

¿Qué planes sobre gobierno abierto y gobierno digital tiene Canadá?

En cuanto a gobierno abierto, nuestras prioridades son: inclusión, participación e impacto. Estos son los lentes a través de los cuales queremos impulsar el liderazgo canadiense en la Alianza para el Gobierno Abierto. En cuanto a inclusión, queremos asegurar que las reformas de gobierno abierto beneficien a todos, incluso a los grupos más marginados. En cuanto a la participación, queremos invitar a los ciudadanos a utilizar los datos abiertos. En cuanto a impacto, queremos asegurar que las reformas y cambios que logremos beneficien directamente a las personas.

¿Cómo crees que OGP ayuda a fortalecer la cooperación entre los grupos de la sociedad civil?

La Alianza para el Gobierno Abierto es una herramienta muy poderosa porque nos ofrece una estructura para organizar parte de nuestro trabajo. El hecho de que hay setenta y cinco países más que están viviendo el mismo proceso que nosotros (desarrollar planes de acción cada dos años y ser evaluados por el IRM) nos ayuda a ver que estamos en buen camino y ayuda con los opositores internacionales. Sabemos que es una propuesta legítima y un movimiento internacional que tiene un enorme potencial de fortalecer las democracias, movilizar temas como los datos abiertos para impulsar innovaciones y promover una mayor participación en los procesos de gobierno. El pertenecer a un movimiento internacional de referencia nos ayuda a lograr reformas con impactos significativos.

¿Qué pueden hacer los activistas y funcionarios de los países democráticos para ayudar a las democracias emergentes a aprovechar el potencial del gobierno abierto?

Existen muchas cosas que podemos hacer para promover mayores avances y aprovechar las oportunidades de intercambio. Cuando trabajamos con otros gobiernos, no significa que la “democracia perfecta” de Canadá le diga a los demás: “sígannos”. Es un proceso mutuo. Muchos países, especialmente del hemisferio sur tienen herramientas de participación más sofisticadas que las de Canadá. Somos muy buenos en lo técnico. Tenemos datos de buena calidad y en cantidad y, desde ese punto de vista, tenemos lecciones que compartir, pero también tenemos mucho que aprender de otros países que han impulsado reformas de gobierno abierto más agresivas.

Creo que podemos hablar mucho, discutir los retos que enfrentamos, presumir sobre las iniciativas que impulsamos y reunir casos de estudio. Podemos adoptar un enfoque abierto y utilizar códigos abiertos cuando desarrollamos nuestras herramientas, pues es fácil copiar y pegar y adaptar a cada contexto nacional. Trabajar en la apertura es increíblemente importante para este movimiento.

Authors: Anna Romandash
Filed Under: Champions