Skip Navigation

Resultados, Desafíos y Próximos Pasos de la Ciudad de Buenos Aires en la Alianza para el Gobierno Abierto

Maria Soledad Gattoni |

English Version »

Lanzamiento: Espacio de encuentro

El 11 de abril de 2018 lanzamos junto a representantes del Gobierno y de las organizaciones de la sociedad civil (OSCs) de la Ciudad de Buenos Aires el reporte final del Mecanismo de Revisión Independiente, que evalúa los resultados alcanzados en el proceso de elaboración, co-creación e implementación del plan de acción. Fue una actividad de puesta en común, de cierre y de debate; a la vez que se trató de una actividad con la mirada puesta en el futuro: en el plan de acción que vendrá.

Desde el Mecanismo de Revisión Independiente analizamos los compromisos presentados en el plan de acción y evaluamos su contenido, su relevancia para el contexto en el que proponen ser implementados, así como el potencial de impacto que estos podrían llegar a tener en los países o entidades locales en el caso de ser cumplimentados. También miramos el proceso por el cual llegan a establecerse esos compromisos, cómo se co-crean, quienes tienen voz y voto en proponerlos y redactarlos; si hubo diálogo y retroalimentación entre los distintos actores del gobierno y de la sociedad civil; y finalmente cómo se implementaron, cómo se monitorearon y qué resultados produjeron. Para resumirlo en una frase: ¿qué cambió y qué hay de nuevo a partir de la implementación del plan de acción?

Co-creación y Proceso de Consulta

En el marco de #OGPLocal, el plan de acción de la Ciudad de Buenos Aires fue un primer plan piloto, co-creado en un proceso de colaboración y diálogo iterativo entre la Subsecretaría de Gestión Estratégica y Calidad Institucional y las siguientes OSCs: Fundación Directorio Legislativo, la Asociación Civil para la Igualdad y la Justicia (ACIJ), Fundación Conocimiento Abierto y la Asociación para los Derechos Civiles (ADC). A través del debate y establecimiento de una metodología específica y una mesa de trabajo multisectorial, se generaron distintas instancias de consulta pública y mesas de diálogo temáticas en donde participaron representantes de distintas áreas gubernamentales, OSCs que trabajan temas específicos (tales como educación, salud sexual y reproductiva, entre otras), académicos y periodistas.

Durante el proceso de elaboración del plan de acción y conformación de las mesas de consulta, la Subsecretaría compartió las minutas a través de un repositorio virtual. Posteriormente, durante la implementación de los compromisos, se fueron publicando y comentando los avances en tableros de seguimiento.

El primer plan de acción priorizó compromisos en las siguientes áreas: acceso a la información pública en los tres poderes de gobierno; apertura de datos en materia de transporte, datos de infraestructura en educación y acceso a servicios de salud sexual y reproductiva; y la implementación de mecanismos de reporte.

Algunos Resultados

Lo más importante para destacar del plan de acción de la Ciudad de Buenos Aires es que los cinco compromisos implementados lograron un avance significativo en la apertura de las prácticas gubernamentales. ¿Qué quiere decir esto? Qué más allá de si se cumplieron estrictamente o no todos los hitos de los compromisos, a partir de su implementación se abrieron más canales de participación que los que existían anteriormente, se difundió más información de la que había antes de implementar los compromisos y se mejoraron los procesos de rendición de cuentas entre el gobierno y la ciudadanía.

Cuatro de los cinco compromisos se implementaron de forma sustancial o completa y dos de los cinco compromisos fueron estelares: esto es, compromisos que son al mismo tiempo relevantes para los valores de gobierno abierto, que tienen un impacto potencial transformador y que fueron cumplidos de forma sustancial o completa.

¿Qué Cambió en la Práctica?

Uno de los resultados más visibles es la cantidad de base de datos que se abrieron: desde datos del Poder Judicial y el Consejo de la Magistratura hasta la publicación de recorridos de colectivos (buses) en estándar internacional; las obras de infraestructura que se realizan en las escuelas porteñas; los lugares de atención y acceso a servicios de salud sexual y reproductiva; y las bases de reclamos de la defensoría del pueblo, tan sólo por mencionar algunas.

 

¿Qué compromisos fueron más exitosos? Aquellos que contaron con la participación de las OSCs como socios ejecutores o con el monitoreo más estricto de las OSCs. Por ejemplo la plataforma #DÓNDE, desarrollada por la Fundación Huesped, que incluye la posibilidad de evaluar y calificar los centros de atención en materia de salud sexual y reproductiva, y así prevenir el tratamiento discrecional en los diferentes centros y puntos de contacto.

 

 

Otro de los puntos que se destacaron del plan de acción, fueron la apertura de nuevos canales de participación ciudadana a través de mesas de diálogo, entre ellos la mesa de debate sobre la ley de alquileres que organizó la Subsecretaría con el Instituto de la Vivienda (IVC) y representantes de la sociedad civil.

 

 

Desafíos Pendientes

 

 

Uno de los desafíos pendiente es ampliar la participación y formalizar el foro multi-actoral (la actual mesa de trabajo). De cara al próximo plan de acción es importante que la Ciudad de Buenos Aires impulse reformas que promuevan la rendición de cuentas pública y que incluya a  grupos de interés tales como sindicatos, al sector privado, comunidades LGBTBIQ, organizaciones de mujeres y a la ciudadanía no organizada. Ampliar el proceso de consulta implicará abandonar la zona de confort y fortalecer el proceso de debate, indispensable para un proceso de co-creación exitosa.

 

Otro de los desafíos consistirá en pasar del dato, al “dato en uso”, fortaleciendo los mecanismos de reporte y difundiendo las plataformas en colaboración con aquellos sectores que quieran y puedan utilizar los datos disponibles.

Finalmente, y quizás el desafío más importante, sea alinear las prioridades del plan con las prioridades de la ciudadanía.

 

El Plan que se Viene: En los Zapatos del Ciudadano

 

Antes de terminar el evento del lanzamiento, propuse un pequeño ejercicio: que cada uno de los allí presentes reflexionara sobre las razones por las que se encontraba en ese evento. Como representante de un área de gobierno, de una OSC, de una entidad académica, cada uno de nosotros tenía un rol y un objetivo determinado. Les propuse entonces que desde ese lugar pensaran y propusieran qué temas querían ver reflejado en el próximo plan de acción. Los resultados del trabajo colaborativo quedaron reflejados en esta nube de palabras:

Luego, les propuse que se olvidaran de ese propósito y de la institución de pertenencia que los llevó al evento y que se pusieran, en cambio, en los zapatos del ciudadano. Desde esa nueva perspectiva, les pedí que pensaran nuevamente qué temas y prioridades querían ver reflejadas en el próximo plan de acción. La nube de palabras cambió considerablemente:

Si bien la muestra de participantes no es representativa para sacar conclusiones sobre los temas, esta diferencia nos dejó a todos una tarea pendiente para la reflexión: para lograr compromisos que impacten en la vida de ciudadanos es indispensable ponerse en el lugar de ellos, que en el fondo también somos nosotros. Cambiarse de cuando en cuando los zapatos y saldar esa distancia. Ese es el verdadero desafío que deberá enfrentar la Ciudad de Buenos Aires en el próximo plan de acción.