Soluciones de gobierno abierto impulsadas por los jóvenes: Un diálogo intergeneracional

El Encuentro Regional de Asia-Pacífico de OGP que se llevó a cabo el 5 y 6 de noviembre de 2018 en Seúl, Corea del Sur destacó la importancia de incorporar nuevas fronteras en el gobierno abierto, especialmente la voz de los jóvenes de la región. En la Cumbre Global de OGP que se llevó a cabo en julio en Georgia, se había expresado la misma inquietud.

La necesidad de incorporar la voz de los jóvenes fue muy evidente en la sesión de inauguración del evento de Seúl, en donde tuve la oportunidad de compartir mi experiencia personal como representante joven de Papúa Nueva Guinea y, más adelante, como cofacilitador de discusiones sobre el tema de incorporar a nuevas voces.

En 2012, todavía en mis últimos años en el colegio, organicé un grupo anticorrupción llamado Asociación de Jóvenes en contra de la Corrupción (YACA). Este programa era parte de Transparencia Internacional Papúa Nueva Guinea (TIPNG). YACA es una organización de jóvenes administrada por jóvenes interesados y comprometidos con la lucha contra la corrupción. Así empecé mi camino de lucha por de la gobernanza y la transparencia en mi país.

Además, desde 2013 soy copresidente de una asociación de estudiantes universitarios en mi provincia, Estudiantes y Graduados de Jiwaka. El objetivo de la asociación es sensibilizar a la población sobre diversos temas, por ejemplo los impactos de la corrupción, además de organizar un evento anual para empoderar a los jóvenes de manera que se conviertan en agentes de cambio.  

Después de ser aceptado en la universidad nacional de Papúa Nueva Guinea, me involucré en diversas manifestaciones organizadas por estudiantes. En el proceso, me di cuenta de las problemáticas que implican la corrupción del gobierno y el mal manejo de los programas sociales, económicos y políticos.

Una día casi muero a manos de la policía. Suspendieron mis estudios y el año académico tras un tiroteo de la policía durante una manifestación ciudadana en junio de 2016. Durante esa manifestación, estudiantes de las 22 provincias de Papúa Nueva Guinea se agruparon para sensibilizar a la población sobre prácticas corruptas del gobierno de sus provincias. Este movimiento resaltó la urgencia de la participación de los jóvenes en asegurar que el gobierno rinda cuentas. Actualmente, trabajo en el Consejo Consultivo de Implementación del Monitoreo (CIMC), organización de la sociedad civil creada por el gobierno como plataforma de políticas para las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado y los ciudadanos para impactar las políticas de gobierno. Tras formar parte del Comité Directivo de OGP y tras el taller de jóvenes de Georgia fue muy evidente que existe una gran brecha en la participación de los jóvenes en el gobierno.

Los jóvenes representan el 70% de la población de Papúa Nueva Guinea. El reto es cómo involucrarlos en el proceso de consulta e implementación para asegurar que el gobierno rinda cuentas.

El reto me motivó a incorporarme al grupo de trabajo de Youth Coalition, en el cual participan jóvenes apasionados de 20 ONG locales que trabajan de forma directa o indirecta con jóvenes. El objetivo de la coalición es empoderar y amplificar las voces de los jóvenes para influir en las políticas de gobierno. Hace un mes apliqué una encuesta para reunir las voces de los jóvenes sobre sus opiniones al respecto de leyes electorales y la penas relacionadas con el abuso de las drogas y el alcohol. Los resultados no fueron sorprendentes, pues solo el 10% de la población encuestada expresó que su voz era escuchada en el parlamento.  

La base de OGP es la participación incluyente, pero analizamos los procesos de participación, muchas veces ignoramos el hecho que más de la mitad (700 millones) de los pobladores de la región son jóvenes. Personas alejadas de las necesidades de los jóvenes diseñan políticas de gobierno y estrategias de gobernanza sobre para los jóvenes.

Quiero concluir este artículo con una cita de Kofi Atta Annan, ex secretario general de la ONU:

“Normalmente cuando queremos saber algo recurrimos a expertos, pero se nos olvida que cuando queremos saber algo sobre los jóvenes y sus opiniones y necesidades, tenemos que aprender a hablar con ellos.”

Los jóvenes tenemos el poder y la capacidad de cambiar el mundo. No estamos pidiendo atención o cuidados especiales, pero queremos asociarnos con el gobierno y contribuir a un mundo mejor y más sostenible. Queremos que nuestras opiniones sean tomadas en cuenta. La participación de los jóvenes implica la creación de oportunidades, involucrarlos de manera que puedan moldear, diseñar y contribuir al diseño de políticas, la implementación de servicios públicos y las conversaciones sobre desarrollo.

Espero que mi historia inspire a los gobiernos y organizaciones de la sociedad civil a creer que los jóvenes no solo somos los líderes del mañana, sino también los líderes de hoy. Los jóvenes somos el activo más importante del gobierno y la sociedad civil de la región Asia-Pacífico. Si nos incluyen y empoderan, podremos lograr el cambio que todos queremos ver en el futuro.

Authors: Hercules Jim
Filed Under: Champions
Tags: Espanol