Una oportunidad para predicar con el ejemplo: Revelar información de género como parte del estándar de EITI

Para fines de 2019, la Alianza para el Gobierno Abierto espera lograr que al menos 30% de sus miembros implementen acciones concretas de género: establecer compromisos de género más ambiciosos y llevara cabo procesos de cocreación más ambiciosos. Este mes, el consejo de la Iniciativa para la Transparencia en las Industrias Extractivas (EITI) incorporará a su estándar una serie de cambios relacionados con género. Si la propuesta se logra implementar, la EITI sería un líder entre los socios de OGP en cuanto al cumplimiento de requisitos de género y lograría su intención de asegurar que la iniciativa incorporen la perspectiva de género. Además, las disposiciones propuestas podrían ser un punto de partida para asegurar que los países ricos en recursos naturales incorporen compromisos concretos de género en sus planes de acción.

 

Hay muchas buenas preguntas e intenciones que buscan abordar el tema de género en la industria extractiva. Sabemos que las mujeres tienen mayor probabilidad de sufrir los impactos negativos de la extracción que los hombres. Sin embargo, no es tan fácil definir las políticas que pueden implementarse para abordar esta problemática.

 

En año pasado, el PNUD y el Foro Intergubernamental sobre Minería, Minerales, Metales y Desarrollo Sostenible organizó una discusión en la que exploraron los impactos más significativos y difíciles de abordar que la minería tiene en las mujeres. Después del panel en el que otros expertos y yo analizamos la literatura y buenas prácticas disponibles, les pedimos a los participantes – 90 funcionarios de gobierno de 40 países – ordenar impactos de la minería en las mujeres, en orden de importancia.

 

Los resultados fueron muy claros. La gran mayoría de los grupos identificaron la “falta de voz y participación en la toma de decisiones” como su inquietud principal, seguido por el “acceso al empleo y educación” y el “riesgo de violencia de género”. Tras la encuesta, los delegados identificaron los retos que, en el proceso de diseñar políticas incluyentes, puede representar el confrontar las normas culturales. La sala no estaba llena de expertos en género; era grupo de funcionarios que trabajan en minería pero que han empezado a comprender la importancia de abordar los impactos de esta industria en las mujeres.

 

La buena noticia es que tenemos la oportunidad de lograr avances a través del uso de una herramienta que los países pueden utilizar para cerrar la brecha de género en la participación. En menos de un mes, el consejo de la Iniciativa para la Transparencia en las Industrias Extractivas se reunirá para discutir cambios a su estándar, incluyendo las disposiciones de género.  

 

Desde hace mucho tiempo, EITI ha servido para generar condiciones equitativas para que muchos actores puedan participar en la toma de decisiones. EITI, como organismo compuesto por diversos actores, reúne y comparte información sobre las industrias extractivas de 51 países con el objetivo de ofrecer insumos para un mejor diseño de políticas públicas. Originalmente, como muchos mecanismos internacionales, se creó como una plataforma con neutralidad de género. Antes de comenzar a abordar de forma explícita los temas de género, de manera no intencional, EITI desarrolló un sesgo en el que más hombres participaban y tenían acceso a la información generada. En años recientes, el consejo de EITI y sus seguidores han expresado que quieren que la iniciativa responda a las necesidades de género.

 

El consejo de la EITI recibió una serie de propuestas que buscan abordar estos retos. Las recomendaciones, presentadas por la sociedad civil, abordan todos los aspectos de EITI, desde quién participa hasta qué datos se publican y en qué medios. Este enfoque es necesario para asegurar que los impulsores de EITI realmente pueden influir en las discusiones de política. La propuesta desarrollada por los miembros de la sociedad civil del consejo fortalecerá el estándar de EITI, exigiendo lo siguiente:

·    Que los grupos multisectoriales incorporen criterios de género

·    La publicación de estadísticas de empleo, desagregadas por género

·    Información que evalúe si los países toman en cuenta criterios de género para el desarrollo de sus presupuestos

·    En la creación de estrategias de diseminación de cuentas, que se tome en cuenta la forma en la que los géneros acceden a información

      

Estos cambios no solamente son necesarios, sino que además son relativamente fáciles de implementar. La participación en los grupos de EITI ha sido muy sesgada, pues más de la mitad de los grupos tienen menos del 25% de participación de mujeres.  Muchos países y empresas ya desglosan su información de empleo por género. En los últimos dos años, Tullow Oil, BP, Shell y muchas entidades del sector privado basadas en el Reino Unido publicaron un informe que analizaron la brecha salarial entre las mujeres y hombres que trabajaban en sus empresas. El primer paso para abordar la brecha salarial es contar con información desglosada. UNWomen y otras organizaciones han generado recomendaciones sobre presupuestos con perspectiva de género desde hace más de 30 años. Un informe elaborado por el Banco Mundial hace seis años sirvió para llamar la atención sobre la brecha de género al generar datos de EITI de los países y presentó recomendaciones sobre la forma en el que los mecanismos de transparencia pueden publicar datos de forma que se tome en cuenta la perspectiva de género.

 

En las discusiones de desarrollo, el género es un área que puede quedarse en las buenas intenciones y respuestas simbólicas. El incorporar estos cambios como un requisito para todos los países que participan en la EITI representa una oportunidad para lograr que la EITI contribuya a crear cambios de política que cumplan con los requisitos mínimos de género. Algunos miembros del consejo de EITI han sugerido que “alentar” a los países sería suficiente. Para que la EITI cumpla con su intención de ser sensible a género y de satisfacer las necesidades de los países ricos en recursos naturales, es necesario que el consejo responda incluyendo los requisitos de género como parte del estándar de EITI.

Authors: Rebecca Iwerks