Saltar navegación

OGP at Ten: Hacia la renovación democrática

Cuando ocho gobiernos y nueve líderes de la sociedad civil lanzaron OGP en 2011, nadie esperaba que alcanzara su tamaño y alcance actuales. Sin embargo, durante los últimos diez años, OGP ha crecido de maneras que han superado las expectativas. Los gobiernos y miles de miembros de la sociedad civil, juntos, han co-creado más de 4,500 compromisos en 300 planes de acción en 78 países. Cientos de estos compromisos ya han cambiado la forma en que trabajan los gobiernos a pesar de un entorno político global cada vez más hostil a la apertura. Detrás de todos y cada uno de los compromisos, hay una historia de reformadores y reformas. Cuando estas reformas se toman juntas, muestran que OGP funciona. También nos proporcionan las semillas para una renovación democrática.


Direcciones de crecimiento

OGP ha crecido gracias a las contribuciones y la dedicación de los reformadores de todos los rincones del gobierno, la sociedad civil y más allá. OGP se expandió en tres direcciones: su membresía, sus partes interesadas en el gobierno y la diversidad de sus participantes.

La membresía de OGP se ha expandido rápidamente desde su fundación. OGP comenzó como una asociación de solo ocho miembros y se expandió a 78 miembros nacionales en 2018. Hoy, la asociación continúa creciendo, principalmente gracias a la expansión del programa local, que ahora cuenta con 76 miembros.

Los procesos y compromisos de OGP han incluido cada vez más diferentes ramas y niveles de gobierno. Si bien OGP comenzó como una iniciativa del poder ejecutivo, siempre ha habido un número considerable de compromisos de otros poderes del gobierno. Las legislaturas, las instituciones judiciales y las entidades gubernamentales subnacionales juegan un papel fundamental, actuando como controles de los abusos del ejecutivo y como laboratorios de innovación.

La participación en OGP es cada vez más inclusiva y equitativa: Los esfuerzos para hacer que los planes de acción sean más inclusivos han dado como resultado una mayor diversidad en los procesos de OGP y un crecimiento significativo en la cantidad de compromisos que se enfocan expresamente en hacer que la gobernanza sea más equitativa.


El modelo OGP funciona

El modelo OGP, en resumen, se basa en la idea de que la sociedad civil y el gobierno co-crean planes de acción de dos años con compromisos concretos y ambiciosos. Estos compromisos son luego implementados de manera creíble, con la ayuda de organizaciones asociadas de todo el mundo y evaluados por un mecanismo de informes independiente. Esto se traduce en gobiernos más abiertos, mejores políticas y mejoras en la vida de las personas.

Un cuerpo de evidencia emergente sugiere que las diversas partes de la plataforma OGP funcionan:

  • Uniéndose a OGP: Varios países han implementado reformas de gobierno abierto para ser elegibles para unirse a OGP. Por ejemplo, la membresía de OGP proporcionó una palanca importante para que Marruecos aprobara un proyecto de ley de derecho a la información largamente esperado en 2018. Los criterios de elegibilidad también han impedido que los países no democráticos se unan.
  • Plan de acción: La sociedad civil participa cada vez más en el proceso del plan de acción, y esto está vinculado a planes de acción y resultados más sólidos. Mientras tanto, los compromisos abarcan más temas y están produciendo cambios concretos en las prácticas de gobierno abierto.
  • Más allá de los planes de acción: OGP está impulsando la creación de nuevas redes y oportunidades de aprendizaje entre pares, mostrando reformas innovadoras y asegurando la implementación nacional de compromisos globales de alto nivel. OGP también ha respondido a amenazas a los derechos civiles y políticos en varios países miembros.

Por supuesto, no todos los miembros de OGP siguen el proceso de OGP. Esto representa un área de mejora e inversión continuas.


Progreso a través de áreas de políticas

El proceso de OGP descrito anteriormente crea una base sobre la cual los reformadores pueden trabajar juntos para renovar la democracia en una variedad de áreas políticas. Estas reformas hacen que los gobiernos sean más abiertos y comprometen a los ciudadanos y a la sociedad civil todos los días, no solo cada pocos años cuando emiten su voto. En los últimos diez años, los miembros de OGP se han comprometido en docenas de áreas de políticas. Este informe se centra en cuatro grupos principales de reformas.

Los compromisos de OGP abren instituciones para generar confianza y combatir la corrupción mediante la creación de registros de beneficiarios reales accesibles al público y datos de contratación abiertos. La política fiscal abierta permite a los grupos de la sociedad civil seguir el dinero e informar las decisiones en una serie de áreas, desde ingresos y presupuestos hasta gastos y auditorías. Por ejemplo, en Italia, un grupo de adolescentes utilizó datos del registro de contratación pública del país para asegurarse de que los fondos públicos se gastaran de la manera correcta.

Los compromisos de OGP involucran a los ciudadanos para dar forma a las políticas y servicios públicos. Esto incluye servicios públicos vitales, como el acceso al agua, la atención médica y la educación a través de una mayor transparencia, deliberación y rendición de cuentas. Los miembros también están utilizando los planes de acción de OGP para aumentar la participación ciudadana en la gestión ambiental y el uso de los recursos naturales. Por ejemplo, en Ecuador, los reformadores utilizaron el primer plan de acción de su país para implementar el Acuerdo de Escazú, un tratado regional para proteger a los defensores del medio ambiente, fortalecer el derecho a la información y el acceso a la justicia.

Los compromisos de OGP abordan la desigualdad, incluyendo compromisos que empoderen a las personas que han sido excluidas de decisiones anteriormente. Por ejemplo, en Nigeria, el gobierno y los activistas están trabajando juntos para desarrollar una guía integral sobre el uso de la fuerza por parte de la policía durante las protestas pacíficas. En Filipinas, las organizaciones de derechos de las mujeres exigen reformas más relevantes a través del plan de acción. Abordar la desigualdad requiere frenar la captura del Estado y fomentar la solidaridad, como lo ha hecho Escocia en su deliberación nacional sobre la desigualdad.

Los compromisos de OGP están construyendo democracias más resilientes, combatir la desinformación, proteger la privacidad, detener el dinero ilícito en la política, controlar los abusos de las grandes tecnologías, fortalecer el entorno de los medios y proteger la libertad de expresión en línea. En México, las organizaciones de la sociedad civil están trabajando con el gobierno para crear mecanismos de supervisión para el uso de la vigilancia a raíz de las revelaciones sobre el uso indebido del software de vigilancia por parte del gobierno.


Un contexto global cambiante para el gobierno abierto

A pesar de diez años de progreso para OGP y los esfuerzos de gobierno abierto, la democracia está retrocediendo. Después de quince años de declive de las libertades civiles, ahora se ha extendido el declive democrático; decenas de estudios muestran la erosión del estado de derecho y la integridad electoral y un aumento de la discriminación. Los países de OGP no han sido inmunes a esta tendencia. La mayoría de los países de OGP han visto una disminución en las libertades civiles durante la década y algunos, como Hungría, incluso han abandonado la Asociación sobre esta base. Otros, como Azerbaiyán, han sido suspendidos tras el acoso documentado de organizaciones de la sociedad civil. Por otro lado, la gente está usando su voz de formas sin precedentes; las protestas públicas alcanzaron su punto más alto justo antes de la pandemia global y los países de todo el mundo están adoptando enfoques deliberativos para escuchar a los ciudadanos sobre las soluciones climáticas, la desigualdad y la reforma constitucional.


A donde vamos desde aqui

Quedan varios desafíos para que OGP alcance su máximo potencial. La evidencia muestra que el modelo OGP ofrece resultados cuando se usa según lo diseñado. Sin embargo, queda mucho por hacer. Tres problemas, en particular, no han mejorado o han disminuido en el transcurso de la primera década de OGP:

  1. Ambición a escala: Se supone que los compromisos de OGP cambian la forma en que cada gobierno hace negocios y cumple con los ciudadanos. Pero en general, los niveles de ambición han disminuido ligeramente con el tiempo. Los datos muestran que los compromisos ambiciosos son los compromisos más probables para producir resultados concretos, por lo que esto merece atención y recursos colectivos.
  2. Implementación a escala: Si bien las tasas generales de implementación se han mantenido estables, varios miembros de OGP luchan por cumplir con sus compromisos, particularmente los países de bajos ingresos. La falta de recursos puede ser un factor que contribuya en muchos casos, pero mejorar la implementación en toda la Alianza necesitará más que solo financiamiento.
  3. Fundamentos democráticos: OGP podría hacer más para abordar la responsabilidad pública, los derechos civiles y políticos y la integridad política. El número de compromisos de OGP que se ocupan de la responsabilidad pública ha caído a un mínimo histórico de alrededor del cinco por ciento. Los compromisos que abordan las libertades civiles son igualmente muy pocos y distantes entre sí. Los miembros de OGP también podrían hacer más para abordar áreas críticas de integridad política, como la divulgación de activos y el financiamiento político.


Hacia la renovación democrática

OGP funciona. La última década ha sido testigo de cientos de reformas significativas que hacen que el gobierno sea más abierto, más participativo y más responsable. Esto sucedió porque las personas, ya sean políticos, activistas, funcionarios u organizaciones internacionales, lo hicieron posible, trabajando juntos. Sucedió porque eligieron participar en un experimento, unirse a una asociación internacional no probada.

A lo largo de la década, ese experimento rindió frutos y los resultados se han multiplicado. Los grupos de la sociedad civil han luchado por un cambio ganado con esfuerzo y los gobiernos han tenido cobertura política para emprender reformas difíciles. Y lo que es más importante, aportaron beneficios tangibles y oportunidades concretas para personas reales.

Sin embargo, los desafíos que enfrenta el mundo no son desafíos ordinarios. Aprovechar al máximo el poder y el potencial de la Asociación, por lo tanto, requiere duplicar lo que funciona y enfrentar directamente lo que no. Las semillas de una mejor democracia son evidentes en OGP, pero tendremos que hacer más si queremos resolver nuestras crisis de salud, económicas, sociales, ambientales y democráticas simultáneas.

Llevamos una década aumentando nuestra fuerza. Ahora es el momento de usarlo.

Open Government Partnership