Saltar navegación

Foro digital de Respuesta abierta + Recuperación abierta

Respuesta abierta, recuperación abierta

Réponse ouverte, Récupération ouverte

Aparato-fábrica-en-Tartu_crop
Sanjay Pradhan|

Foro digital de Respuesta abierta + Recuperación abierta

Construyendo confianza como el antídoto para COVID-19

Resumen Ejecutivo

La pandemia de COVID-19 ha obligado a gobiernos y ciudadanos por igual a tomar medidas atenuantes sin precedentes. En su lucha compartida, la confianza mutua entre el gobierno y la ciudadanía puede ser clave para una respuesta y recuperación exitosas que se refuercen mutuamente.

La "respuesta abierta, la recuperación abierta" puede generar confianza mutua: la divulgación transparente y precisa y las directivas del gobierno facultan a los ciudadanos a tomar medidas responsables y atenuantes para frenar el contagio; los ciudadanos empoderan a los gobiernos para liberar poderes de emergencia, movilizar atención médica masiva y lanzar grandes paquetes de estímulo, mientras que los gobiernos actúan con integridad, se abren al escrutinio público y reducen los poderes de emergencia después de la pandemia.

En esta revisión, examinamos formas concretas y prácticas en las que la apertura, a través de la transparencia, la participación ciudadana y la supervisión, puede ayudar a abordar tres etapas de la respuesta pandémica, la recuperación y la reforma a más largo plazo. Nuestra revisión está anclada en casi una década de experiencia con el Open Government Partnership (OGP), que incluye más de 4,000 reformas de gobierno abierto creadas conjuntamente por reformadores gubernamentales y la sociedad civil en 78 países, así como más de 200 enfoques de colaboración colectiva en la respuesta COVID-19 en curso.

Respuesta abierta:

  • Frenar el contagio: En China, Irán y Estados Unidos, el período inicial de negación política retrasó la divulgación de amenazas a los ciudadanos, poniendo en peligro vidas. En contraste, Corea del Sur y Taiwán empoderaron a los ciudadanos para tomar medidas de mitigación a través de información proactiva, transparente y confiable. En las respuestas continuas de COVID-19, vemos que los países de OGP realizan tales esfuerzos a través de, por ejemplo, paneles con datos en tiempo real sobre infecciones, muertes, ubicaciones y sesiones informativas de prensa diarias precisas y abiertas.
  • Adquisición de suministros médicos de emergencia: A medida que los gobiernos se esfuerzan por conseguir suministros de emergencia escasos, los procedimientos abiertos pueden generar confianza. Por ejemplo, las reformas anticorrupción de Ucrania requieren que los contratos de emergencia se publiquen y compartan como datos abiertos. La sociedad civil monitorea las adquisiciones médicas y rastrea las diferencias de precios para las pruebas y suministros de COVID-19.
  • Proporcionar redes de seguridad para los vulnerables: Compromisos anteriores de OGP: divulgación presupuestaria integrada para programas de pobreza (Indonesia); apoyo a la presupuestación participativa para programas locales de pobreza (Filipinas); auditorías sociales movilizadas y comentarios de los ciudadanos sobre el programa nacional de pobreza (Paraguay); solicitó puntos débiles a las personas sin hogar en el diseño de servicios de la ciudad (Austin, EE. UU.); y divulgó datos sobre la violencia doméstica que afecta a las mujeres (Ecuador), relevante dado su pico durante COVID-19.

Recuperación abierta:

  • Paquetes de estímulo: La integración de las prácticas de gobierno abierto puede garantizar que los recursos se utilicen para los fines previstos, generando la confianza de los ciudadanos. La contratación abierta puede empoderar a los ciudadanos para buscar contratos y reportar violaciones; en Ucrania, esto ahorró $ 1 mil millones en dos años y el 82 por ciento de los empresarios informaron una reducción de la corrupción. La transparencia en la propiedad de la empresa (Reino Unido, Eslovaquia) y el cabildeo (Irlanda, Chile) asegura que los fondos públicos no sean capturados por los políticamente conectados. Compromisos anteriores de OGP: transparencia fiscal integrada (Ley de Recuperación y Reinversión de EE. UU.) Y las necesidades de los grupos marginados (Coalición de Justicia de Sudáfrica) en paquetes de estímulo; y supervisión ciudadana integrada (Filipinas) y planificación participativa (después del tsunami Aceh, Indonesia) en el socorro en casos de desastre.
  • Flujos de ayuda: A medida que los países reciben una ayuda mejorada para la recuperación, la transparencia y la supervisión cívica pueden generar confianza tanto en los ciudadanos como en los donantes. En Italia, el gobierno reveló, a través de una plataforma en línea abierta, los detalles de 1 millón de proyectos financiados por 100 mil millones de euros de fondos de la UE, y autorizó a los ciudadanos a convertirse en monitores sobre el terreno de los proyectos a través de una campaña de concientización pública masiva. En Kaduna Nigeria, los ciudadanos usan una aplicación móvil para proporcionar comentarios sobre proyectos al gobierno para acciones correctivas.

Reforma abierta a largo plazo:

A medida que las sociedades se recuperan, necesitan volver a empoderar a los ciudadanos haciendo retroceder las restricciones a las libertades cívicas y los nuevos mecanismos de vigilancia que se instituyeron para frenar el contagio. Para crear resiliencia en la respuesta al próximo desastre, necesitan proteger a los denunciantes, los científicos y los medios independientes.

A medida que avanzamos por las fases de esta pandemia, compartiremos aprendizajes prácticos en tiempo real de las respuestas en curso. Este llamado a la acción proporciona una lista de dónde pueden comenzar las partes interesadas.

Esperamos que se una a nosotros para dar forma a un nuevo modelo de gobernanza que coloque a los ciudadanos en el corazón del gobierno, que genere confianza, respaldada por la apertura, como el antídoto más poderoso contra COVID-19.

Introducción

"

Hacer frente a una calamidad social no es como librar una guerra que funciona mejor cuando un líder puede usar el poder de arriba hacia abajo para ordenar a todos que hagan lo que el líder quiere, sin necesidad de consultas. Por el contrario, lo que se necesita para hacer frente a una calamidad social es la gobernanza participativa y la discusión pública alerta.

Premio Nobel Amartya Sen

La pandemia de coronavirus ha causado un sufrimiento incalculable en la vida de los ciudadanos de todo el mundo, causando la pérdida de seres queridos, la pérdida de empleos y la tranquilidad. Si bien los trabajadores esenciales brindan valientemente servicios vitales, desde atención médica hasta suministros de alimentos, en la primera línea, los ciudadanos también se enfrentan a la responsabilidad de tomar medidas de mitigación que salvan vidas, desde cuarentenas en el hogar y cuidando a sus enfermos hasta llegar a fin de mes en medio de despidos. Al mismo tiempo, el papel vital del gobierno en la protección y el apoyo a sus ciudadanos nunca ha sido más convincente. En el norte y el sur, en los países desarrollados y en desarrollo, en las divisiones ideológicas de izquierda y derecha, existe un consenso sobre el imperativo de una acción gubernamental fuerte y decisiva para detener el contagio, movilizar un tratamiento médico masivo para los infectados, proteger a los más vulnerables y estimular recuperación económica para revivir empleos.

Pero, ¿cómo comprometen y empoderan los gobiernos a los ciudadanos a quienes tienen la responsabilidad de proteger y ayudar, y cómo se relacionan los ciudadanos con su gobierno en un espíritu de confianza mutua? ¿Cómo pueden los gobiernos y los ciudadanos trabajar juntos en esta lucha compartida?

A nivel mundial, estamos presenciando una amplia gama de enfoques que los gobiernos están adoptando en esta pandemia para controlar o empoderar a sus ciudadanos, desde la vigilancia totalitaria y el control en China hasta la dependencia del laissez-faire en Suecia de una ciudadanía informada para tomar medidas responsables. Estos enfoques reflejan una amplia diversidad de regímenes políticos y diferentes niveles de compromiso cívico, cohesión social y penetración tecnológica. La efectividad de estos enfoques probablemente no dependerá del tipo de régimen, ya que ni las autocracias ni las democracias han tenido un éxito inequívoco incluso en estas primeras etapas. Más bien, la efectividad dependerá en última instancia de una serie de factores subyacentes, como la capacidad del estado, incluida la fortaleza de los sistemas de atención médica y el grado en que los ciudadanos confían en el estado y sus líderes.

A través de estas respuestas pandémicas, los ciudadanos representan no solo sujetos pasivos o beneficiarios de acciones y controles gubernamentales, sino también agentes, socios y aliados vitales y activos en esta lucha compartida: tomar medidas responsables para protegerse a sí mismos y a los demás para frenar el contagio, dar forma y supervisar a los gobiernos esfuerzos de recuperación a seguir. La clave para una respuesta y recuperación exitosas radica tanto en catalizar este deseo generalizado entre los ciudadanos de ser contribuyentes útiles como en generar confianza en la acción del gobierno. Antes de la pandemia, la confianza de los ciudadanos en las instituciones se había desplomado a niveles históricamente bajos en muchos países, lo que corre el riesgo de socavar el potencial del compromiso ciudadano en la respuesta y la recuperación. Los enfoques de gobierno abierto - "Respuesta abierta, recuperación abierta" - pueden ayudar a generar confianza y empoderar a los ciudadanos. Puede crear un entorno en el que: los ciudadanos confían y responden a la divulgación y las directivas transparentes, confiables y proactivas del gobierno para detener el contagio, y el gobierno confía en los ciudadanos para tomar medidas responsables; y, los ciudadanos empoderan a los gobiernos para liberar poderes de emergencia, grandes paquetes de estímulo y redes de seguridad de largo alcance, mientras que los gobiernos actúan de manera responsable con integridad, se abren al escrutinio público y revierten los poderes de emergencia después de que la pandemia haya disminuido.

La confianza, respaldada por la apertura, debe ser la base del nuevo pacto social necesario para impulsar una respuesta duradera y efectiva a COVID-19. Puede ayudar a inclinar un cambio a más largo plazo hacia un modelo de gobernanza con ciudadanos más en el centro.

En este contexto, revisaremos las respuestas tempranas de COVID-19, así como las lecciones de intervenciones pasadas para examinar cómo los enfoques de gobierno abierto pueden generar confianza y mejorar la efectividad de la respuesta y recuperación ante una pandemia. los Open Government Partnership (OGP) ya ha colaborado con más de 200 enfoques de gobierno abierto en la respuesta COVID-19 en curso de nuestra comunidad de 78 países, gobiernos locales y miles de organizaciones de la sociedad civil. Además, consideramos lecciones relevantes de 4,000 compromisos en los últimos nueve años en más de 250 planes de acción de OGP co-creados por reformadores del gobierno y de la sociedad civil para hacer que los gobiernos sean más abiertos, participativos y receptivos a sus ciudadanos.

En la siguiente serie, examinamos cómo los enfoques de gobierno abierto, combinando la transparencia gubernamental y la participación y supervisión ciudadana, pueden ayudar a abordar tres etapas o componentes diferentes de la respuesta y recuperación de la pandemia:

  • Respuesta abierta: frenar el contagio, ampliar los tratamientos y la atención médica, proporcionar redes de seguridad a los vulnerables
  • Recuperación abierta: avanzar el estímulo económico y la recuperación, fortalecer los sistemas de salud, mejorar la transparencia y la rendición de cuentas de los flujos de ayuda
  • Reforma abierta a largo plazo: reformar las instituciones y volver a empoderar a los ciudadanos mediante la reducción de la vigilancia estatal y la restauración de las libertades cívicas y la supervisión independiente

-parte superior-

RESPUESTA ABIERTA

Reducir el contagio: capacitar a los ciudadanos con información proactiva y precisa

Incluso en las primeras etapas de la propagación global del virus, hemos visto el devastador costo humano de los fracasos en la transparencia del gobierno y la acción temprana. Hemos visto que algunos gobiernos minimizan u ocultan la gravedad de la pandemia, retrasando la divulgación de riesgos y amenazas a los ciudadanos, poniendo en peligro las vidas de los ciudadanos que podrían salvarse con una divulgación proactiva y acciones tempranas.

En China, Irán y Estados Unidos, el período inicial de negación política permitió que el virus se propagara sin control. En China, los que intentaron hacer sonar el silbato temprano fueron amenazados y se bloquearon los flujos críticos de información al público. En contraste, gobiernos como Corea del Sur y Taiwán han adoptado el enfoque opuesto: información proactiva, clara, transparente y confiable para empoderar a los ciudadanos a tomar medidas de mitigación.

Esta diversidad de enfoques y resultados refleja diferentes configuraciones de confianza mutua entre el estado y la sociedad y los diferentes grados en que los ciudadanos han sido empoderados.

Por ejemplo, a fines de enero después de su fracaso inicial para frenar el contagio e informar al público, China desató una autoridad estatal masiva para imponer bloqueos e implementar herramientas de vigilancia en sus ciudadanos, incluido el monitoreo de los teléfonos inteligentes de las personas, el uso de cientos de millones de cámaras de reconocimiento facial y obligar a las personas a informar sobre su temperatura corporal. Al mismo tiempo, el estado también reunió a un gran número de ciudadanos voluntarios y voluntarios de atención médica.

In Corea del Sur, el éxito del gobierno se basa en gran medida en pruebas exhaustivas que se utilizaron para el aislamiento y el rastreo generalizado de contactos para romper las cadenas de transmisión. Pero Corea del Sur también se basó en gran medida en la transparencia, la participación ciudadana, los informes honestos y la cooperación voluntaria de un público confiado. La participación se aseguró a través de la apertura y la transparencia, incluidas las sesiones informativas públicas diarias y una extensa campaña de concientización de información dirigida a un distanciamiento social efectivo.

Taiwán ha logrado mantener niveles notablemente bajos de infecciones y muertes no a través del control de arriba hacia abajo, sino a través de la transparencia del gobierno, que generó confianza pública y fortaleció la coordinación social. Por ejemplo, a través del Mapa de Máscaras Faciales, el gobierno difundió al público en tiempo real datos específicos de la ubicación sobre la disponibilidad de máscaras, permitiendo a los ciudadanos colaborar y reasignar raciones a través de intercambios y donaciones a quienes más los necesitaban.

Si bien estos enfoques se están implementando en tiempo real en respuesta a una pandemia única, existe un precedente en el que podemos basarnos en cómo la apertura y la transparencia pueden salvar vidas. Por ejemplo, en 2001 en el Reino Unido, una investigación pública descubrió que las tasas de mortalidad de los bebés sometidos a cirugía cardíaca en Bristol Royal Infirmary eran el doble de los de procedimientos similares realizados en otros lugares. Después de la investigación, los cirujanos cardíacos del Servicio Nacional de Salud comenzaron a publicar datos sobre las tasas de mortalidad por cirugías cardíacas para que las personas pudieran tomar decisiones mejor informadas. Como resultado, las tasas de mortalidad de los bebés sometidos a operaciones cardíacas se redujeron drásticamente en un 33 por ciento. Empoderar a los ciudadanos con la divulgación de información proactiva y precisa puede salvar vidas.

En nuestro crowdsourcing de la respuesta COVID-19 en curso en los países de OGP, vemos que los gobiernos se esfuerzan en comunicaciones públicas claras, precisas y transparentes para informar, educar y asociarse con el público, anclados en evidencia científica sólida y experiencia. Los ejemplos ilustrativos que las partes interesadas de OGP están informando incluyen:

  • Paneles con datos en tiempo real sobre casos de COVID-19 sobre infecciones, muertes, ubicación (Argentina, Canadá, Costa de Marfil, Italia, Jordania, Perú, Sudáfrica, Túnez)
  • Informes de prensa diarios precisos y abiertos para informar al público y combatir la desinformación (Singapur, Corea del Sur)
  • Whatsapp y Facebook Chatbots para responder preguntas frecuentes relacionadas con la pandemia (Buenos Aires - Argentina, Marruecos, Ucrania)
  • Mapas virtuales para permitir el análisis de los datos de COVID-19, incluidos los lugares de cuarentena, el número de personas enfermas y recuperadas, el personal médico en cada municipio (Lituania)

Escalando los tratamientos y la atención médica: movilizando el compromiso y la supervisión cívica

Ampliar el tratamiento y la atención médica para un número exponencialmente creciente de pacientes infectados constituye el núcleo del desafío social. La pandemia está ejerciendo una presión insoportable en los sistemas de salud en todas las naciones. Estamos viendo dos áreas donde los enfoques de gobierno abierto pueden ayudar: (i) movilizar la asistencia comunitaria para la atención; y (ii) hacer pública y abierta la adquisición médica de emergencia.

Movilizar la asistencia comunitaria para la atención médica.: En todos los países, médicos, enfermeras, terapeutas y otros respondedores de primera línea valientes pero sobrecargados luchan desinteresadamente por atender a los pacientes. La pandemia ha desatado un nuevo sentido de apoyo comunitario, a menudo facilitado por la tecnología y las aplicaciones. En las primeras respuestas de COVID-19 en curso provenientes de la comunidad de OGP, vemos varias plataformas abiertas para movilizar la asistencia comunitaria para los trabajadores de la salud y los vulnerables. Los ejemplos ilustrativos que las partes interesadas de OGP están informando incluyen:

  • Aplicación y plataforma de código abierto para médicos y hospitales para controlar de forma remota a los pacientes en el hogar con infección sospechada o real (Francia, Italia)
  • Plataforma para apoyar a los trabajadores de la salud con la guardería de sus hijos (Francia)
  • Plataformas de voluntariado para atender a los ancianos que están enfermos (Bulgaria, Georgia)
  • Hackathons del país para movilizar trabajadores críticos, atención comunitaria e innovaciones en tecnología cívica (Colombia, Estonia, Alemania, Letonia)
  • Crowdsourcing mundial de soluciones para hacer frente a la disminución de existencias de equipos médicos a través de suministros médicos COVID-19 de código abierto (grupo global de Facebook)

Hacer pública y abierta la adquisición médica de emergencia: La adquisición se ha convertido en un problema de vida o muerte en la respuesta de muchos países a la pandemia de coronavirus. La escasez de equipos de protección personal para trabajadores de primera línea, ventiladores y capacidad de prueba ha obstaculizado la respuesta. Los gobiernos que se apresuran a adquirir estos recursos vitales, renunciando a las salvaguardas normales utilizadas en los contratos de adquisición, pueden conducir a la manipulación de ofertas, sobornos y suministros falsificados. Por ejemplo, en 2010, el Fondo Mundial pagó millones de dólares para adquirir 6 millones de redes tratadas con insecticidas contra la malaria en Burkina Faso, pero casi 2 millones de redes resultaron ser falsificadas.

Para enfrentar estos desafíos a medida que los gobiernos se apresuran a adquirir suministros de emergencia rápidamente, deben hacer públicos estos procedimientos y abrirlos para mantener la confianza pública. Por ejemplo, las reformas anticorrupción de Ucrania obligan a que todos los contratos de emergencia se publiquen en su totalidad y se compartan como datos abiertos. La sociedad civil ha desarrollado un herramienta de inteligencia empresarial para monitorear las adquisiciones médicas y los gastos de emergencia. Ahora pueden rastrear las diferencias de precios para las pruebas COVID-19 y otros suministros médicos críticos para garantizar que las autoridades se comprometan a llenar los centros de tratamiento, no los bolsillos privados. La sociedad civil está sirviendo como un aliado valioso para garantizar que los recursos se utilicen para el propósito previsto, incluso mientras algunos elementos dentro del gobierno son acusados ​​de mala práctica.

En América Latina, Transparencia Internacional ha convocado un grupo de trabajo de 13 países para identificar riesgos en la contratación pública de emergencia en respuesta a COVID-19 (opacidad, contratos ocultos, sobreprecio, colusión y falta de competencia) y medidas para mitigarlos.

Proporcionar redes de seguridad para los vulnerables: incluir y potenciar a los excluidos

El cierre económico relacionado con COVID-19 ha devastado la vida de los pobres y vulnerables que son menos capaces de resistir el choque. Los grupos vulnerables ya están perdiendo sus empleos sin dinero para sobrevivir más allá de los próximos días. En India, el mayor encierro en la historia de 1.3 millones de personas ha dejado a muchos millones de trabajadores migrantes desempleados y varados en megaciudades, obligados a realizar viajes largos y arriesgados de regreso a sus aldeas remotas. Para estos grupos vulnerables, la pobreza y el hambre corren el riesgo de matarlos antes de que lo haga COVID-19.

En respuesta, los gobiernos ya están implementando medidas de emergencia para proporcionar redes de seguridad, desde programas de alimentación y subsidios de nómina hasta seguros de desempleo. Los ejemplos ilustrativos que las partes interesadas de OGP están informando incluyen:

  • Conversión de identificaciones emitidas por el estado en tarjeta de débito para proporcionar apoyo básico para medicamentos y comestibles para los vulnerables (Panamá)
  • Formularios de solicitud simplificados para trabajadores desempleados afectados por el cierre (Irlanda)
  • Creación de un fondo especial para ayudar a las familias necesitadas (Lituania)
  • Comités voluntarios dirigidos por ciudadanos para entregar alimentos a grupos vulnerables (Jordania)

Una prioridad central debe ser garantizar la transparencia y la supervisión cívica de estos programas para garantizar que realmente lleguen a las personas necesitadas. Los ejemplos de compromisos anteriores de OGP incluyen:

  • Publicación de la asignación presupuestaria y los resultados de programas específicos de reducción de la pobreza, con disposiciones para que los ciudadanos supervisen y soliciten información (Indonesia)
  • Participación ciudadana y monitoreo del Programa Nacional para la Reducción de la Pobreza, incluso a través de auditorías sociales y mecanismos de retroalimentación ciudadana (Paraguay)
  • Presupuesto participativo para planes locales de acción contra la pobreza en 595 municipios (Filipinas)
  • Difusión pública de más de 1,600 indicadores sobre programas de asistencia social para permitir a periodistas y ciudadanos monitorear el progreso (Uruguay)
  • Sistemas de mapeo de personas sin hogar para obtener contribuciones de las comunidades de personas sin hogar y afectadas sobre la calidad de los servicios (Ciudad de Austin, Estados Unidos)

Los esfuerzos para proteger a los vulnerables durante la pandemia deben incluir preservar la discusión pública abierta y los medios de comunicación independientes como mecanismos vitales de supervisión para amplificar la difícil situación de las personas más expuestas. Como señala Amartya Sen, basándose en su trabajo innovador sobre cómo se evitaron las hambrunas en la India posterior a la independencia, “aunque solo una minoría en realidad pueda enfrentar la privación de una hambruna, una mayoría de escucha, informada por la discusión pública y una prensa libre puede hacer que un gobierno responda ".

Cualquier agenda que apoye a las personas vulnerables por COVID-19 no debe limitarse a los económicamente desfavorecidos, sino también a los socialmente afectados. Por ejemplo, un impacto devastador de las órdenes de refugio en el lugar de COVID-19 es un aumento significativo de la violencia familiar y de pareja doméstica en todo el mundo, que afecta desproporcionadamente a las mujeres. Las partes interesadas pueden recurrir a los compromisos anteriores de OGP para mejorar los servicios para las sobrevivientes de violencia doméstica, como el hecho de que Ecuador recopile datos sobre la prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres y las comunidades de género.

-parte superior-

RECUPERACIÓN ABIERTA

Transparencia y responsabilidad en los paquetes de estímulo

La pandemia probablemente causará una depresión global significativa, que inevitablemente requerirá un estímulo masivo para revivir las economías. La velocidad y la capacidad de respuesta ocupan un lugar central en la recuperación de inicio rápido. Sin embargo, la transparencia y la supervisión pública de los paquetes de estímulo son clave para garantizar que los recursos se utilicen correctamente y se mantenga la confianza de los ciudadanos en el gobierno. En la práctica, esto significa que los mecanismos de control interno en el gasto público pueden ser más flexibles, mientras se mantienen las pistas de auditoría y se auditan los fondos públicos. Pero esto también requiere transparencia en términos de quién obtiene los rescates y subsidios, cómo se tomaron las decisiones y si el dinero se está utilizando para recompensar a la élite política o los contribuyentes a las campañas políticas. Los programas de estímulo y recuperación también deben abordar los desafíos de desigualdad en curso que se han exacerbado bajo COVID-19, como las inequidades en los que se someten a pruebas y los que no, en los ricos que se retiran a sus hogares mientras los trabajadores que no reciben licencia por enfermedad. entregar su comida, o en los niños de hogares de bajos ingresos que luchan por conectarse a las aulas digitales en línea para que puedan aprender con el resto de sus compañeros, entre muchos otros.

Al diseñar paquetes de estímulo para responder a estas consideraciones, las partes interesadas pueden aprovechar las lecciones de dos conjuntos de experiencias en OGP: un cuerpo acumulado de reformas centrales de gobierno abierto y experiencia específica de compromisos anteriores de OGP sobre paquetes de estímulo y programas de ayuda en caso de desastres en particular.

Volviendo primero a integrando prácticas centrales de gobierno abierto de compromisos anteriores de OGP en los programas de gasto fiscal masivo y la concesión de subsidios y rescates:

  • Para mantener la confianza de los ciudadanos, es vital para la adjudicación de contratos de adquisición financiados por paquetes de estímulo masivo para seguir las prácticas de contratación abierta. Por ejemplo, para abordar la captura de la contratación pública por parte de los oligarcas, los reformadores en Ucrania construyeron dos plataformas en línea (ProZorro y DoZorro) en las que todos los contratos ahora se divulgan en estándares de datos abiertos para que los ciudadanos puedan buscarlos y, lo que es más importante, denunciar violaciones. En solo dos años, los ciudadanos citaron más de 14,000 violaciones, lo que resultó en ahorros de $ 1 mil millones en el gobierno, el 82 por ciento de los empresarios que informaron reducción de la corrupción y un aumento del 50 por ciento en las empresas que ofertan por contratos públicos. Setenta gobiernos de OGP se han comprometido a abrir contratos.
  • La creación de confianza también requiere transparencia en la propiedad de la empresa para garantizar que los subsidios no estén siendo embolsados ​​por los políticamente conectados. Por ejemplo, los Papeles de Panamá desenmascararon la acumulación desenfrenada de activos robados en empresas anónimas; Hoy se están abriendo 20 países de OGP, como el Reino Unido y Eslovaquia, que realmente poseen y controlan compañías, permitiendo a periodistas y activistas ciudadanos seguir el dinero e informar fondos ilícitos.
  • Cabildear con la transparencia también mejorará la confianza de los ciudadanos al frenar el tráfico de influencias. En Irlanda, donde los acuerdos de trastienda contribuyeron a su crisis financiera, todas las reuniones y obsequios entre cabilderos y funcionarios públicos ahora se divulgan en un registro público, al que todos los cabilderos deben unirse. En términos más generales, también es vital garantizar que las empresas y los grupos de interés respaldados por los paquetes de estímulo, como las compañías farmacéuticas, las aerolíneas y la industria alimentaria, adopten estas prácticas de cabildeo y transparencia de beneficiarios reales.

Más allá de las prácticas centrales de gobierno abierto, las partes interesadas pueden analizar específicamente los compromisos anteriores de OGP sobre cómo la transparencia, la rendición de cuentas y la participación ciudadana, incluida la amplificación de la voz de los tradicionalmente excluidos integrado en socorro post-desastre y paquetes de estímulo. Los ejemplos notables de este trabajo incluyen:

  • En los EE. UU. Como un elemento de la Ley de reinversión y recuperación estadounidense de $ 800 mil millones, el presupuesto se puso a disposición en un formato de código abierto en recovery.gov, proporcionando transparencia innovadora sobre el gasto federal en una ubicación con mapas interactivos.
  • En Fuerza México, se creó una plataforma digital después de los terremotos en 2017 como un medio para divulgar datos de agencias involucradas en la ayuda y reconstrucción de emergencia.
  • En 2017, Filipinas se comprometió a una mayor transparencia y supervisión ciudadana de la gestión de desastres, incluido un portal digital con datos completos sobre la respuesta a desastres y un sistema de quejas de los ciudadanos sobre los servicios de gestión de desastres.
  • En Aceh, Indonesia, después del tsunami de 2004, la recuperación liderada por la comunidad a través del mapeo participativo de riesgos y la planificación local permitió que las comunidades locales se volvieran más seguras y resistentes.
  • En Sudáfrica, la Budget Justice Coalition con la sociedad civil hizo recomendaciones sobre el diseño de paquetes de estímulo para centrarse en las necesidades de los grupos marginados.

Fortalecimiento de los sistemas de salud

La pandemia ha expuesto sistemas de salud débiles en países en desarrollo y desarrollados por igual. A medida que los países pasen de la respuesta de emergencia a la recuperación, habrá un imperativo creciente de fortalecer los sistemas de salud. Con ese fin, será vital integrar la transparencia, así como la participación y supervisión ciudadana en estas reformas para que los ciudadanos reciban los beneficios previstos, aprovechando compromisos anteriores de OGP como:

  • Ante la escasez de medicamentos seguros en los hospitales del gobierno, Sri Lanka fortaleció la supervisión de un grupo asesor de múltiples partes interesadas; institucionalizó un sistema de monitoreo de disponibilidad de drogas; y estableció un sistema de calificación para farmacias privadas.
  • Macedonia del Norte se comprometió en 2018 a mejorar sus estándares de informes para programas de salud, incluidas las evaluaciones de impacto centradas en el usuario.
  • En 2019, Mongolia reveló datos sobre contratistas de servicios de salud, facultó a las OSC para supervisar las evaluaciones de licitación y publicó información de atención médica en formato digital.

Transparencia y responsabilidad de los flujos de ayuda

Una parte integral de la asistencia de recuperación en al menos los países en desarrollo provendrá de flujos de ayuda mejorados. Se hace imprescindible que los países establezcan medidas de transparencia y responsabilidad para garantizar que la ayuda llegue realmente a los beneficiarios previstos. Para los países en desarrollo, la ayuda puede venir en forma de apoyo presupuestario para el cual las prácticas centrales de gobierno abierto mencionadas anteriormente, como la transparencia fiscal, el presupuesto participativo y la contratación abierta se vuelven vitales para generar la confianza de los donantes y ciudadanos por igual.

Las partes interesadas pueden recurrir a los compromisos anteriores de OGP para mejorar la transparencia y la supervisión cívica sobre la ayuda o los flujos presupuestarios. Por ejemplo:

  • En Italia en 2014, cuando un periodista de investigación reveló que solo se estaba utilizando el 9 por ciento de los fondos de la UE, el gobierno aprovechó a OGP para revelar, a través de una plataforma en línea Open Coesione, los detalles de 1 millón de proyectos, desde grandes infraestructuras hasta becas individuales para estudiantes, financiado por 100 mil millones de euros de financiación de la UE. El esfuerzo de transparencia se complementó con una campaña de concientización pública masiva para empoderar a los ciudadanos, incluidos los estudiantes de secundaria a través de concursos escolares para convertirse en supervisores ciudadanos de los proyectos que les interesaban. Por ejemplo, en Bovalino, una iniciativa dirigida por estudiantes aseguró que los fondos se usaran para equipar y reabrir un refugio comunitario abandonado para servir a refugiados e inmigrantes.
  • En Kaduna, Nigeria, cuando una auditoría reveló que solo existía una clínica de salud en papel, el Director de Presupuestos del Estado se asoció con los ciudadanos para convertirse en los ojos y oídos del gobierno. Mediante una aplicación móvil, las personas cargan fotos y brindan comentarios sobre proyectos como carreteras y clínicas de salud. Esta retroalimentación va directamente a la Oficina del Gobernador y la Legislatura del Estado para acciones correctivas. En solo dos años, Kaduna informa la finalización récord de 450 escuelas y 250 clínicas de salud, y una reducción del 20 por ciento en la mortalidad materna.

-parte superior-

REFORMA ABIERTA

Restauración de las libertades cívicas y retroceso de la vigilancia del estado

Incluso antes de COVID-19, fuimos testigos de un aumento alarmante en el autoritarismo y los ataques a las libertades cívicas básicas en más de 100 países. La pandemia ha permitido que una variedad de gobiernos centralicen rápidamente el poder ejecutivo, expandan la vigilancia estatal y restrinjan las libertades cívicas básicas. Un ejemplo evidente es Hungría, donde el primer ministro Viktor Orbán ha utilizado COVID-19 para renovar un estado de emergencia que prescribe penas de prisión de cinco años para aquellos que supuestamente difunden información falsa u obstruyen la respuesta a la crisis del estado. La nueva ley le permite gobernar por decreto indefinidamente.

A medida que los países pasen de la respuesta a la recuperación y más allá, la atención deberá centrarse en reformas institucionales más profundas para volver a empoderar a los ciudadanos, revertir las restricciones a las libertades cívicas y los nuevos mecanismos de vigilancia que se han implementado para combatir la pandemia, pero corren el riesgo de permanecer instalados. tiempo extraordinario.

Ya han surgido dos reformas clave que deben avanzarse para volver a empoderar a los ciudadanos después de COVID-19: restaurar las libertades cívicas y la supervisión independiente, y revertir la vigilancia estatal.

Restauración de las libertades cívicas y la supervisión independiente: Una clara tendencia en la respuesta de COVID-19 es un mayor control sobre la libre expresión y los medios de comunicación, con el pretexto de luchar contra la "desinformación" sobre el virus. Otro riesgo preocupante es que los gobiernos pueden usar la necesidad actual de restringir las reuniones públicas como pretexto para tomar medidas enérgicas contra el gobierno protestas.

Incluso cuando los gobiernos promulgan poderes de emergencia, debe protegerse el entorno propicio para responsabilizar a los funcionarios electos. Si queremos crear sociedades que puedan responder al próximo desastre, debemos proteger a los que dicen la verdad, a los denunciantes y a las instituciones de supervisión. Necesitamos asegurarnos de que los científicos y expertos tengan la capacidad de hablar con los organismos de supervisión y el público sobre sus preocupaciones. Las organizaciones de medios independientes desempeñan un papel fundamental en responsabilizar a los gobiernos, pero también enfrentan recortes y cierres durante la pandemia. Necesitamos proteger el acceso de los ciudadanos a la información para garantizar la supervisión y la rendición de cuentas.

Por lo tanto, es crítico que los ciudadanos y la sociedad civil continúen preguntando si hay un período de tiempo específico después del cual las restricciones sobre el espacio cívico serán revisadas y revocadas. Incluso antes de la pandemia, una prioridad en OGP era rechazar la reducción del espacio cívico, para proteger y mejorar la capacidad básica de los ciudadanos para hablar, asociarse y reunirse libremente, así como la capacidad de los periodistas y activistas para servir como intermediarios vitales y perros guardianes para los ciudadanos. Ejemplos de países OGP que protegen o mejoran el espacio cívico:

  • En Corea del Sur, el gobierno invitó a millones de ciudadanos a volver a la plaza Gwanghwamun, donde las protestas a la luz de las velas habían derribado el régimen corrupto anterior en 2017, pidiendo a los ciudadanos que propongan políticas que respondan a sus necesidades. El gobierno continúa haciendo esfuerzos concertados para permitir que los espacios públicos estén abiertos a los manifestantes.
  • En un momento en que los periodistas han sido hostigados o asesinados en varias partes del mundo, Croacia se ha comprometido a fortalecer los mecanismos de protección para los periodistas, y Mongolia se comprometió a garantizar la independencia de los medios de comunicación.
  • Estonia ha desarrollado una estrategia nacional para el compromiso cívico y ha creado la capacidad de la sociedad civil para participar en la formulación de políticas.

Estos ejemplos son alentadores, pero son muy pocos y distantes entre sí. Deben ampliarse, particularmente en el contexto del cierre del espacio cívico en la respuesta a COVID-19.

Revertir la vigilancia del estado: La tecnología está desempeñando un papel dominante en la pandemia, especialmente en su impacto que salva vidas al permitir que las personas permanezcan conectadas y trabajen de forma remota para evitar infectarse o propagar infecciones. También ha permitido a los estados hacer un seguimiento de contactos y frenar la propagación del virus a través de la vigilancia estatal, que ha salvado vidas. Pero dados estos poderes estatales mejorados, ¿cómo aseguramos el uso responsable de este poder estatal? ¿Cuándo se rescindirá la vigilancia estatal mejorada?

Las tres dimensiones de riesgo para la privacidad individual y la protección de datos que son importantes para mitigar incluyen:

  • Recopilación y uso de datos de salud: La recopilación, el uso y el intercambio de datos deben limitarse a lo estrictamente necesario para la lucha contra el virus.
  • Seguimiento y geolocalización: Estos pueden ayudar a rastrear y frenar el contagio, pero sin las garantías adecuadas, estas herramientas pueden permitir una vigilancia ubicua.
  • Plataformas tecnológicas - Aplicaciones y sitios web: Si bien los gobiernos y las empresas tecnológicas trabajan juntos en soluciones durante la pandemia (videoconferencia o aplicaciones de seguimiento de enfermedades), se necesitan salvaguardas para mitigar los riesgos asociados a la privacidad y la protección de datos.

Estos problemas en el contexto de COVID-19 se suman a los desafíos que ya estaban surgiendo en la gobernanza digital, como la intromisión externa en las elecciones, la difusión en línea de la desinformación y las amenazas a la privacidad individual. Ya estamos viendo esfuerzos incipientes en los países de OGP para abordarlos, tales como: Canadá se compromete a fortalecer las leyes electorales para aumentar la transparencia en torno a cómo los votantes son objeto de publicidad tradicional y en línea; Australia protege los derechos de los ciudadanos relacionados con la forma en que se recopilan y utilizan los datos sobre ellos; Francia, los Países Bajos y Nueva Zelanda mejoran la responsabilidad del gobierno ante los ciudadanos con respecto al uso de inteligencia artificial y algoritmos; y México, luego de la vigilancia ilegal anterior de activistas y periodistas en 2017, comprometiéndose a fortalecer la transparencia de los sistemas de vigilancia. Un grupo de países de OGP ha unido fuerzas para avanzar en las normas sobre gobernanza digital. Esto podría aprovecharse para abordar nuevos problemas relacionados con la vigilancia estatal, la protección de datos y la privacidad en relación con COVID-19.

Implicaciones para OGP: niveles nacional, temático y global

OGP proporciona una plataforma global que podría aprovecharse para avanzar en la respuesta abierta, la recuperación abierta y la reforma abierta a nivel nacional, temático y global.

Nivel del país: La pandemia ha interrumpido los procesos de co-creación de OGP. Cincuenta países de OGP debían cocrear nuevos planes de acción en 2020, y eso probablemente se reducirá a un puñado como máximo. Incluso durante este período, los reformadores involucrados en el proceso de OGP, incluidos los foros de múltiples partes interesadas de OGP, pueden unirse para trabajar en proyectos concretos para hacer que la respuesta y la recuperación sean más abiertas, incluso agregando reformas a los planes de acción actuales de OGP o preparando nuevos planes. A medida que los países reanuden la actividad económica, pueden avanzar en "respuesta abierta, recuperación abierta" agregando compromisos relacionados con COVID en los planes de acción. Esto requerirá que la sociedad civil extienda su base a grupos más amplios de ciudadanos afectados por COVID-19. Del lado de los gobiernos, también, esto requerirá ampliar la base a los ministerios que se ocupan de la salud, las redes de seguridad y los paquetes de estímulo. La integración de los compromisos relacionados con COVID-19 en los planes de acción de OGP también promete mejorar el aprendizaje y la rendición de cuentas a través del Mecanismo de Informes Independientes de OGP, que luego evalúa si los gobiernos hicieron lo que dijeron que harían.

Nivel de política temática: Antes de la pandemia, OGP buscaba avanzar en las normas mundiales de gobierno abierto en áreas clave de política, como la contratación abierta, la prestación de servicios públicos, el acceso a la justicia, la gobernanza digital, el género y el espacio cívico. Cada una de estas prioridades temáticas sigue siendo relevante e importante hoy en día. Como se relacionan con COVID-19, ahora toman una dimensión adicional, por ejemplo:

  • Asegurar la adquisición abierta de suministros médicos de emergencia;
  • Transparencia y responsabilidad en el estímulo fiscal y el fortalecimiento de los sistemas de salud;
  • Fortalecimiento de la gobernanza digital y de datos y lucha contra la vigilancia estatal;
  • Hacer frente a la desigualdad en los servicios públicos, las medidas fiscales y las políticas de inclusión;
  • Garantizar el acceso a la justicia para los vulnerables afectados negativamente por la pandemia; y
  • Abordar las implicaciones de género del aumento en la violencia doméstica.

Nivel global: Inevitablemente habrá debate sobre qué tipo de sistema político, las democracias o las autocracias, habría sido más efectivo en la gestión de la crisis. Si bien las evaluaciones serán invariablemente mixtas y los datos confiables probablemente sean difíciles de obtener, especialmente de los sistemas autoritarios, ya estamos viendo la tendencia acelerada hacia la expansión de los poderes ejecutivos y el cierre del espacio cívico durante la pandemia. En este contexto, será vital para las partes interesadas comprometidas con la apertura a unir fuerzas y abogar por prácticas de gobierno abierto en los esfuerzos de recuperación y reforma a seguir. La pandemia subraya la importancia de los valores centrales de transparencia y empoderamiento ciudadano, la colaboración transfronteriza y la incorporación de diferentes perspectivas, incluida la experiencia científica para resolver desafíos colectivos. Por lo tanto, se vuelve cada vez más urgente para las partes interesadas forjar una coalición global más fuerte para la apertura, presionando y mostrando el valor de la recuperación abierta y los esfuerzos de reforma a seguir, para abrir el camino del mundo después de COVID-19.

Llamado a la acción: Construyendo confianza - A través de la apertura - como el antídoto para COVID-19

La respuesta y recuperación exitosa y sostenida a COVID-19 debe incluir tanto los esfuerzos que aprovechan una ciudadanía comprometida y empoderada como los que generan confianza en la acción del gobierno. La confianza en nuestras instituciones públicas ya ha sufrido mucho en los últimos años. Y la falta de confianza durante una crisis plantea un riesgo existencial. De hecho, generar confianza nunca ha sido más importante y, para ese fin esencial, un nuevo pacto social, basado en la apertura, puede ser la base para una respuesta y recuperación exitosas.

Nuestra revisión de las primeras respuestas de COVID-19, así como las lecciones de los compromisos anteriores de OGP, muestran formas concretas y prácticas en las que la apertura, a través de la transparencia, la participación ciudadana y la supervisión, puede generar confianza en los esfuerzos de respuesta, recuperación y reforma. A partir de estos, hacemos un llamado a todos los interesados ​​en el gobierno, la sociedad civil, los parlamentarios y el sector privado para que unan fuerzas e implementen acciones concretas, incluso a través de planes de acción de OGP, para avanzar en la respuesta abierta, la recuperación abierta y la reforma abierta a largo plazo. término. Específicamente:

  • Para respuesta abierta:
    • Garantizar la divulgación de información proactiva y precisa
    • Facilitar plataformas abiertas para movilizar la asistencia comunitaria para los trabajadores de la salud y los vulnerables.
    • Hacer pública y abierta la adquisición de suministros médicos de emergencia
    • Integrar la transparencia, la inclusión y la supervisión en las redes de seguridad.
  • Para recuperación abierta:
    • Integre la transparencia, la participación ciudadana y la supervisión en:
      • Paquetes de estímulo económico
      • Fortalecimiento de los sistemas de salud.
      • Ayudas y flujos presupuestarios
    • Avanzar en las prácticas centrales de gobierno abierto a través del programa de recuperación
      • Presupuestos abiertos
      • Contratos abiertos
      • Transparencia de propiedad beneficiaria
      • Lobby de transparencia
      • Enfoques inclusivos y sensibles al género
  • Para la reforma abierta a largo plazo:
    • Revertir la vigilancia del estado, estableciendo fechas y protocolos claros
    • Restaurar la libertad de expresión, reunión y asociación de los ciudadanos y el acceso a la información.
    • Proteger a los denunciantes, científicos, medios independientes e instituciones de supervisión.
    • Introducir transparencia, participación, inclusión y supervisión en sectores críticos.

Este enfoque no solo será más efectivo a corto plazo para frenar el contagio, movilizar la atención y garantizar que los paquetes de estímulo masivo y las redes de seguridad lleguen a los vulnerables, sino que sienta las bases para sistemas más fuertes y resistentes a lo largo del tiempo. Décadas de investigación han demostrado que las sociedades más abiertas, inclusivas y responsables son sociedades más resistentes, mejor adaptadas a los choques, para construir consenso entre los sectores de la sociedad y para abordar la desigualdad en la raíz de muchos de los efectos dispares de desastres

En esencia, todo esto requiere un cambio a más largo plazo hacia un modelo de gobernanza que coloque a los ciudadanos en el corazón del gobierno. Los ciudadanos tienen un papel vital que desempeñar en esta emergencia, como lo hacen en la vida cotidiana. Y esta creencia también está en el corazón del gobierno abierto: reunir a los líderes del gobierno con grupos de ciudadanos de todos los ámbitos de la vida para cocrear planes y soluciones para que los ciudadanos tengan el poder de dar forma y supervisar las decisiones que afectan sus vidas. Los ciudadanos son los más afectados por la pandemia. Permítanos empoderarlos para responder y recuperarse. Unir fuerzas para generar confianza, respaldado por la apertura, demostrará ser el antídoto más poderoso contra COVID-19.

Descargue la versión en PDF del informe aquí.


Bibliografía

Acceda ahora. "Recomendaciones sobre privacidad y protección de datos en la lucha contra COVID-19. " Marzo 2020.

Brown, Frances Z, Saskia Brechenmacher y Thomas Carothers. "¿Cómo reformará el coronavirus la democracia y la gobernanza a nivel mundial?Carnegie Endowment for International Peace, 6 de abril de 2020.

El economista. "Deje que Taiwan entre en la Organización Mundial de la Salud. " 26 de marzo de 2020.

El consejo editorial. "La América que necesitamos." The New York Times, Abril 9, 2020.

Francis Fukuyama. "Lo que determina la resistencia de un país al coronavirus: la principal línea divisoria en la respuesta efectiva a la crisis no colocará a las autocracias de un lado y a las democracias del otro." El Atlántico, Marzo 30, 2020.

Gebrekidan, Selam. "Para los autócratas y otros, el coronavirus es una oportunidad para obtener aún más poder." The New York Times, Marzo 30, 2020.

Harari, Yuval Noah. "Yuval Noah Harari: El mundo después del coronavirus." Financial Times Marzo 20, 2020.

Harding, Andrew. "La lucha despiadadamente eficiente de Sudáfrica contra el coronavirus. " BBC News, 3 de abril de 2020.

Hayman, Gavin. "Adquisiciones de emergencia para COVID-19: compra rápida, abierta e inteligente. " Asociación de Contratación Abierta, 25 de marzo de 2020.

Kavanagh, Matthew. "La transparencia y las pruebas funcionan mejor que la coerción en la batalla de coronavirus." Política de forign. 16 de marzo de 2020.

Kirk, Donald. "Corea del Sur está superando al coronavirus. La prueba de masas es clave. Pero hay más." El Daily Beast, Marzo 13, 2020.

Kleinfeld, Rachel. "¿Los países autoritarios o democráticos manejan mejor las pandemias?Carnegie Endowment for International Peace, 31 de marzo de 2020.

Kupperman Thorp, Tammy. "Para derrotar al coronavirus, detener la corrupción." Política exterior, Abril 6, 2020.

Lanier, Jaron y E. Glen Weyl. "Cómo la tecnología cívica puede ayudar a detener una pandemia: el éxito inicial de Taiwán es un modelo para el resto del mundo." Relaciones Exteriores, Marzo 20, 2020.

Rivero del Paso, Lorena. "Transparencia fiscal en tiempos de respuesta a emergencias: reflexiones para tiempos de COVID-19. " Iniciativa global para la transparencia fiscal, 19 de marzo de 2020.

Sen, Amartya. "Superar una pandemia puede parecer una guerra, pero la necesidad real está lejos de eso." El expreso indio, Abril 13, 2020.

Tharoor, Ishaan. "El coronavirus mata su primera democracia." The Washington Post, Marzo 31, 2020.

Tennison, Jeni. "¿Por qué el gobierno no publica más datos sobre las muertes por coronavirus?? " The Guardian, Abril 2, 2020.

Tisdall, Simon. "Poder, igualdad, nacionalismo: cómo la pandemia reconfigurará el mundo." The Guardian, Marzo 28, 2020.

Torres, Liv. "SDG16 +: la clave para gestionar la crisis COVID-19. " Conquistadores para sociedades pacíficas, justas e inclusivas, 18 de marzo de 2020.

Transparencia Internacional. "En tiempos como estos, la transparencia importa más que nunca. " 19 de marzo de 2020.

Wright, Nicolas. "Coronavirus y el futuro de la vigilancia: las democracias deben ofrecer una alternativa a las soluciones autoritarias." Relaciones Exteriores, Abril 6, 2020.

Comentarios (4)

Surendra Rajak Responder

Bellamente declarado. La necesidad de colaboración y confianza ahora es mucho más necesaria que nunca, especialmente cuando tenemos un enemigo común (el virus) para manejar.
Está en lo cierto al decir que todos los países no comparten sus datos, honestamente, con prontitud o que algunos no toman en serio la amenaza o ignoran recomendaciones simples como el uso de máscaras.
El virus no se limita a una frontera geopolítica, por lo tanto, la solución debe ser unificada, bien coordinada.
Que los líderes mundiales usen la sabiduría y hagan lo correcto para la humanidad 🙏

Manjula Kumar Responder

Excelente trabajo. Bien investigado y articulado. Una tesis de importancia crítica sobre una catástrofe mundial apremiante. Aprendí mucho Mientras que algunos países están librando una guerra de palabras, con razón prescribes una colaboración; Una comprensión y, con suerte, una reunión para discutir y sanar. Quizás esta pandemia sea una oportunidad para que los países trabajen juntos en armonía hacia un objetivo común: un enfoque humanitario. En medio de todo el pesimismo, su trabajo es refrescante y transmite un rayo de esperanza. Sin evitar la realidad, hay sugerencias concretas.
Me gustaron especialmente los mensajes transmitidos a través de las imágenes visuales.

Ajit Pradhan Responder

Sanjay maravilloso ... muy bien escrito ... Es muy importante que en todo el mundo la gente se dé cuenta ... para citarle que "se debe crear un nuevo modelo de gobierno que coloque a los ciudadanos en el corazón del gobierno, que genere confianza, respaldada por la apertura". como el antídoto más poderoso contra COVID-19 ".

Dr. Rajiv Das Responder

Excelente artículo, tan bien articulado, nítido e intensamente estimulante. Es un mundo y COVID 19 trasciende todas las fronteras de raza, religión o geopolítica. Sus ideas merecen ser absorbidas por todos los gobiernos para brindar ayuda a la humanidad. ¡Dios te bendiga amigo mío en tus esfuerzos desinteresados! Nos haces un orgulloso Michaelite 👍

Deje su comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Contenido Relacionado

Miniatura para Open Response + Open Recovery

Respuesta abierta + recuperación abierta

Los valores fundamentales de nuestra comunidad de responsabilidad, transparencia, inclusión y capacidad de respuesta son vitales a medida que avanzamos a través de la respuesta de COVID-19 a la recuperación. Encuentre recursos, eventos y ejemplos de OGP y socios.

Miniatura de lo que estamos leyendo y escribiendo

Lo que estamos leyendo y escribiendo

Lo que estamos leyendo y escribiendo

Patrón del día de la niña

Recopilación de enfoques de gobierno abierto para COVID-19

Recopilación de enfoques de gobierno abierto para COVID-19

NO siga este enlace o será prohibido en el sitio!