Saltar navegación

Co-creamos: muchas (y diversas) cabezas son mejores que una.

Co-Creemos, Muchas y Diversas Cabezas Piensan Más que Una

Desde que Colombia se unió a la Open Government Partnership (OGP) en 2011, ha habido un interés sostenido en fortalecer la transparencia, la rendición de cuentas, la participación ciudadana y el uso de nuevas tecnologías, todos los pilares principales de OGP. Con los años, y mediante la creación conjunta y la implementación de dos planes de acción exitosos, podemos decir que nuestros esfuerzos han valido la pena. De hecho, estamos muy orgullosos de nuestro segundo Plan de Acción: el Mecanismo de Informes Independientes (MRI) lo ha reconocido como el único país en obtener ocho compromisos destacados en un solo plan. En los próximos años, debemos seguir esta tendencia. Es por eso que, para nuestro tercer Plan de Acción, estamos tomando en serio uno de los principios de gobierno abierto: la colaboración.

El tercer Plan de Acción se basa en los desafíos identificados por el Comité de Seguimiento del segundo Plan de Acción y en las recomendaciones del MRI. Por lo tanto, identificamos dos necesidades principales: ampliar la participación ciudadana a las partes interesadas del sector académico y privado, y consolidar la iniciativa a nivel subnacional.

El Plan de Acción, coordinado por la Secretaría de Transparencia de la Presidencia de Colombia, identificó a cuarenta y ocho agencias públicas para incluir en el proceso de creación creativa y de colaboración.

Organizamos cuarenta y un grupos de trabajo con representantes de diferentes sectores (gobierno nacional, academia, sector privado y sociedad civil) para identificar desafíos de gobierno abierto, así como líneas de acción estratégicas para desarrollar el Plan de Acción. La participación y colaboración de muchos interesados ​​se mostró a lo largo de siete sesiones técnicas en las que se identificaron propuestas de compromiso, videoconferencias que guiaron a las entidades interesadas en el desarrollo de propuestas y la reflexión sobre propuestas técnicas sostenibles. La selección de los compromisos finales también fue participativa, ya que lanzamos un proceso de consulta en el que participaron más de dos millones de usuarios.

El resultado: veintiséis compromisos ambiciosos, adaptados a diferentes contextos y, lo más importante, la participación de nuevas partes interesadas en un proceso participativo sin precedentes: doce agencias del poder ejecutivo, una agencia del poder judicial, una de la legislatura, un cuerpo de control , una agencia de defensa y seis gobiernos subnacionales. Este esfuerzo se formalizó en la firma de la Declaración de Estado Abierto, firmada por los jefes de las tres ramas gubernamentales y organismos de control.

Este proceso no hubiera sido posible sin la experiencia y el impulso de las muchas partes interesadas que participaron en el proceso de co-creación. Al final, la colaboración tiene un objetivo: garantizar la relevancia, la adopción y el impacto de los compromisos desde el principio. Dicen que dos cabezas son mejores que una, pero ¿por qué solo dos? Creo que muchas cabezas de diversos contextos, que se centran en un solo objetivo, pueden cambiar la realidad y, finalmente, el mundo.