Skip Navigation

Experiencia de la Regulación de los Servicios de Agua Potable y Saneamiento con Participación Ciudadana en Honduras

Francisco Valladares |

Participación ciudadana para los servicios de agua y saneamiento en Honduras

En Honduras, la regulación y control en el sector de agua y saneamiento reviste caracteres muy  particulares debido a los numerosos prestadores y su dispersión geográfica, disponibilidad del recurso hídrico, condición social de la población, diversidad étnica y nivel de desarrollo. Sin embargo, el desempeño y condición de la prestación de estos servicios debe regularse y controlarse según el marco regulatorio, ambiental y demás normativa legal y sanitaria. Por otra parte, el Ente Regulador de los Servicios de Agua Potable y Saneamiento (ERSAPS)[1] tiene una limitada capacidad institucional para movilizarse y conocer de primera mano la situación en cada uno de los numerosos sistemas de agua potable y saneamiento del país. Ante esta situación y en apego a sus facultades de ley, el Regulador optó por fomentar ante los gobiernos municipales la conformación de dos instancias locales incluyentes de la participación de la sociedad civil en cada uno de los 298 municipios del país. La formación de estas unidades deben quedar legalizadas en una ordenanza municipal, donde se define tanto su estructura como la procedencia de los recursos para su funcionamiento.

La primera instancia es llamada Comisión Municipal de Agua y Saneamiento (COMAS), integrada por un número mínimo de regidores municipales – electos en sesión de corporación – y miembros de la sociedad civil – electos a través de cabildos abiertos.

Entre sus funciones, COMAS puede: i) Formular y proponer la política municipal de agua potable y saneamiento a la Corporación Municipal y apoyar a la Municipalidad en su difusión social con la población beneficiada; ii) Asistir a la Municipalidad en la promoción y coordinación de la planificación sectorial y en la gestión de recursos financieros para su implementación, tanto en el área urbana como en la rural; iii) Conocer los informes de la situación y diagnóstico sectorial municipal preparado por la Unidad de Supervisión y Control Local (USCL[JP1] ), utilizando esta información como parte del sistema de información sectorial y como elemento de apoyo en la planificación sectorial municipal.

La otra instancia a crear e integrar por 5 años con funciones de veeduría ciudadana es la Unidad de Supervisión y Control Local (USCL) antes mencionada, la cual es integrada por 3 miembros honorables y respetados por la comunidad, responsables de vigilar el cumplimiento de la normativa sectorial y de atender y resolver las denuncias de usuarios tanto del área urbana como peri-urbana y rural. La Presidencia es rotada cada año y al ser personas ad honorem y con tiempo limitado se solicita a las autoridades municipales que les asignen una persona de tiempo completo para que reciba las denuncias y las someta al directorio de la USCL en segunda instancia (la primera es el Prestador) para su respuesta, ésta persona se capacita y certifica por parte del ERSAPS como Técnico en Regulación y Control (TRC) que también se encarga de asistir a los prestadores en el monitoreo de calidad y de remitir la información periódica generada por todos los prestadores, información que alimentan al Sistema de Información Regulatorio en Agua Potable y Saneamiento (SIRAPS).

Entre sus funciones: i) Colaborar con el ERSAPS velando por el cumplimiento de la Ley Marco y su Reglamentación; ii) Elaborar y actualizar el Diagnóstico Sectorial Municipal para consideración  de la Corporación Municipal y el Ente Regulador; iii) Conocer y recomendar a la Corporación Municipal la aprobación de los Pliegos Tarifarios propuestos por los prestadores – Pliegos Tarifarios que deben estar respaldados con planes de negocios e inversiones derivados de la planificación sectorial municipal; iv) Atender y gestionar la resolución de los reclamos presentados por los usuarios cuando estos no hayan sido atendidos por los prestadores o no sean de su satisfacción.

El ERSAPS ha desarrollado reglamentos de funcionamiento y manuales operativos para la COMAS, USCL y TRC, son capacitados en diferentes talleres para que conozcan, verifiquen y avalen el cumplimiento de los mismos por parte de los Prestadores. Tanto la COMAS como la USCL resultan instancias con participación ciudadanas netamente activa que benefician el empoderamiento de la veeduría social que finalmente contribuye con la gobernanza, transparencia, rendición de cuentas y la observancia de que los funcionarios del estado incrementen la integridad pública como baluartes propios de un gobierno abierto.

El  ERSAPS ha considerado que estas instancias resultan estratégicas para alcanzar una efectiva participación de la sociedad civil y además contribuyen en la supervisión y control de la prestación de los servicios de agua potable y saneamiento, por lo se mantiene permanentemente la capacitación de los miembros de COMAS, USCL y TRC.


[1] En  el año 2003 se aprueba la Ley Marco del Sector Agua Potable y Saneamiento (Decreto 0118-2003) y se crea el Ente Regulador de los Servicios Agua Potable y Saneamiento (ERSAPS)

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *