Saltar navegación

Seguridad y libertad de asociación en Uganda y Nigeria

Seguridad y libertad de asociación en Uganda y Nigeria

Sécurité et liberté d’association en Ouganda et Nigéria

El centro de lagos

Lecciones de los reformadores

Este estudio de caso fue publicado originalmente en el Informe global de OGP.

La lucha contra el lavado de dinero y el terrorismo ha entrado en tensión con la libertad de asociación y reunión en varios países. Un grupo de países de OGP (incluidos Nigeria, Kenia, Malawi, Nigeria y Sudáfrica) están trabajando actualmente en financiamiento del terrorismo, que afecta a organizaciones sin fines de lucro.

Usar el proceso del plan de acción de OGP para discutir e identificar una respuesta proporcional al lavado de dinero que no impida también el espacio cívico podría ser de gran valor para estos esfuerzos.

Se destaca la defensa de una serie de OSC en Uganda y Nigeria para mostrar cómo la sociedad civil está trabajando para aumentar el diálogo y la transparencia para garantizar que las respuestas al financiamiento del terrorismo no sean desproporcionadas o manejadas como una herramienta política para suprimir la actividad legítima sin fines de lucro.

En Uganda, este trabajo lo lleva a cabo una red de OSC lideradas por la Iniciativa de Protección de Defensores (DPI). En Nigeria, un grupo está liderado por Espacios para el Cambio (S4C). Más allá de estos dos países, existe una red regional de líderes de la sociedad civil que trabajan para evitar la sobrerregulación del sector sin fines de lucro a través de la sensibilización interna, la colaboración con el gobierno y el uso de bloques regionales y continentales. Esto se realiza en colaboración con el Centro Internacional de Derecho sin Fines de Lucro (ICNL), el Centro Europeo de Derecho sin Fines de Lucro (ECNL) y el Colectivo de Seguridad Humana.

Recomendación del Grupo de Acción Financiera (GAFI) 8

La Recomendación del Grupo de Acción Financiera 8 establece un enfoque para una respuesta proporcional a la lucha contra el lavado de dinero en el sector sin fines de lucro:

Que se revisen las leyes y reglamentos que rigen a las organizaciones sin fines de lucro para que no se pueda abusar de estas organizaciones para financiar el terrorismo. El GAFI ha establecido las mejores prácticas destinadas a prevenir el uso indebido de las OSFL para la financiación del terrorismo y, al mismo tiempo, respetar las acciones legítimas de las OSFL ...

(d) Las medidas focalizadas adoptadas por los países para proteger a las OSFL del abuso del financiamiento del terrorismo no deben perturbar ni desalentar las actividades benéficas legítimas. Por el contrario, tales medidas deberían promover la rendición de cuentas y generar una mayor confianza entre las OSFL, en toda la comunidad de donantes y con el público en general, de que los fondos y servicios de caridad llegan a los beneficiarios legítimos previstos ...

(e) Se requiere que los países identifiquen y tomen medidas efectivas y proporcionadas contra las OSFL que explotan o apoyan a sabiendas terroristas u organizaciones terroristas, teniendo en cuenta la detalles del caso.

Si bien muchas de las recomendaciones del GAFI no son legalmente vinculantes, pueden afectar las calificaciones de los bonos y la capacidad de endeudamiento. Las evaluaciones mutuas califican a los gobiernos y califican a los gobiernos en el cumplimiento de las recomendaciones del GAFI, incluida la Recomendación 8.

Amenazas y diálogo en Uganda

Uganda no es miembro de OGP, pero el trabajo de las OSC de Uganda para entablar un diálogo con los gobiernos ilustra un enfoque basado en el diálogo para desarrollar una regulación adecuada.

En 2017, el Gobierno de Uganda, actuando nominalmente bajo los auspicios de la Recomendación 8 del GAFI, allanó a tres OSC principales en el país con órdenes de allanamiento alegando que las organizaciones estaban involucradas en transacciones financieras ilícitas y "actividades subversivas para desestabilizar Uganda. ”Luego de este evento, la Iniciativa de Protección de Defensores, una organización paraguas para activistas de derechos humanos, mantuvo un diálogo con Standard Charter Bank, el jefe de la Autoridad de Inteligencia Financiera y activistas de 40 de OSC de Uganda. Si bien el diálogo no exploró por completo la búsqueda y la incautación arbitrarias, sí discutió las inconsistencias y los pasos adicionales necesarios para mejorar la gobernanza del sector sin fines de lucro de Uganda.

El diálogo surgió problemas que coincidieron bien con la evaluación mutua 2016 de Uganda sobre el cumplimiento de los estándares del GAFI:

El sector de OSFL en Uganda todavía no cuenta con el respaldo de un marco legal adecuado para tratar los problemas de FT [financiamiento del terrorismo]. Los requisitos actuales que regulan el sector de OSFL no se refieren a FT o los riesgos de FT asociados con el sector de OSFL. No se ha realizado una evaluación del riesgo de FT en el sector para determinar qué OSFL son vulnerables a los riesgos de FT y, de manera coherente, no se ha brindado orientación a dichas OSFL sobre cómo lidiar con los riesgos de FT a los que están expuestos. Las OSFL no están obligadas a presentar estados financieros que desglosen los ingresos y gastos de la OSFL. La Junta de ONG no ha involucrado al sector de OSFL para crear conciencia sobre ellos sobre asuntos de FT y la propia Junta de ONG no está expuesta al tipo de riesgos de FT a los que algunas de las OSFL podrían ser vulnerables. Actualmente, el Consejo de ONG no tiene la capacidad de llevar a cabo la mayoría de sus funciones y no existe una coordinación y administración adecuadas de FT información relacionada con el sector de OSFL.

Los entornos institucionales débiles perjudican a las organizaciones sin fines de lucro y debilitan el control del financiamiento del terrorismo. Las reglas y los procesos poco claros obstaculizan el apoyo potencial de las organizaciones sin fines de lucro, pueden poner en peligro físicamente a las organizaciones sin fines de lucro y debilitan la capacidad del gobierno para identificar los riesgos reales. Los esfuerzos del gobierno para fortalecer la junta de las ONG (la unidad responsable de implementar las recomendaciones) deben incluir una participación proactiva con representantes sin fines de lucro e identificar una respuesta proporcional.

Abogacía basada en evidencia en Nigeria

En 2016, como parte de su candidatura a la membresía del GAFI, Nigeria se sometió a una Evaluación Nacional de Riesgos. La evaluación tuvo como objetivo identificar las amenazas y vulnerabilidades en una serie de sectores, incluidos los de las organizaciones sin fines de lucro. La evaluación se llevó a cabo en el contexto de un proyecto de ley de ONG rechazado que habría creado una onerosa regulación del sector sin fines de lucro, especialmente aquellos que recibieron fondos extranjeros.

Con otras organizaciones no gubernamentales de Nigeria, Spaces for Change analizó los resultados de la Evaluación Nacional de Riesgos. El informe encontró que la evaluación no abordaba adecuadamente sus objetivos de (a) identificar las geografías o actividades de OSFL que eran vulnerables, (b) identificar las vulnerabilidades particulares de los actores sin fines de lucro para el financiamiento (por ejemplo, efectivo versus transferencias bancarias), o (c ) evaluar la adecuación del entorno regulatorio. Como resultado, la respuesta y la regulación podrían excederse sin abordar las vulnerabilidades reales o amenazas potenciales dentro del país.

Este tipo de análisis, así como la promoción de un enfoque dirigido a la evaluación de riesgos, puede ayudar a identificar los riesgos reales para garantizar que la regulación no se extralimite y no se pueda utilizar arbitrariamente para orientar la promoción o la disidencia.

Crédito de la foto: El9th, Adobe Stock

No hay comentarios todavía

Deje su comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NO siga este enlace o será prohibido en el sitio!