Saltar navegación

Informe de Resultados Transitorios de Buenos Aires 2018-2020

La Alianza para el Gobierno Abierto, (OGP, por sus siglas en inglés) es una alianza global que reúne a reformadores de Gobierno y líderes de la sociedad civil en la creación de planes de acción que logren gobiernos más incluyentes, responsables y que rinden cuentas . Los compromisos de los planes de acción pueden contribuir a esfuerzos existentes, identificar medidas adicionales para completar reformas que están en curso o iniciar medidas en un área completamente nueva. El Mecanismo de Revisión Independiente (IRM, por sus siglas en inglés) monitorea todos los planes de acción para asegurar que los gobiernos cumplan con sus compromisos. Los líderes de la sociedad civil y el Gobierno pueden utilizar estas evaluaciones para reflexionar sobre sus avances y determinar si las acciones implementadas han tenido impactos en la vida de las personas.

El Mecanismo de Revisión Independiente de OGP se asoció con Soledad Gattoni, investigadora independiente para llevar a cabo un cabo esta evaluación. El IRM tiene el objetivo de aportar insumos a un diálogo constante sobre el desarrollo e implementación de compromisos futuros. Para consultar una descripción completa de la metodología del IRM, visite: https://www.opengovpartnership.org/about/independent-reporting-mechanism.

Este informe cubre la implementación del segundo plan de acción de la Ciudad de Buenos Aires para 2018-2020. En el año 2021el IRM implementará un nuevo enfoque a su proceso de investigación y al alcance de sus informes sobre sus planes de acción aprobados en el marco de su actualización[1]. Los informes de implementación de los planes de acción 2018-2020 fueron ajustados para adaptarlos al proceso de transición a los nuevos productos del IRM y permitir al IRM ajustar sus procesos de trabajo a la luz de los efectos que ha tenido la pandemia por la COVID-19 sobre los procesos de OGP en los países.

Implementación del plan de acción

El informe de transición de resultados del IRM el estado de los compromisos de los planes de acción y los resultados de su implementación al final del ciclo del plan de acción. Este informe no evalúa “Verificabilidad”, “Relevancia” o “Impacto potencial”. El IRM evalúa estos tres indicadores en los informes de diseño. Para más detalles de cada uno de los indicadores, revise el Anexo II en este informe.

Aspectos destacados y resultados generales

El segundo plan de acción de la Ciudad de Buenos Aires contó con 14 compromisos organizados en cinco áreas de gobierno: Estado abierto, equidad de género, vivienda, ciudad a escala humana; y movilidad y transporte. De los 14 compromisos, ocho tuvieron una implementación sustancial o completa (aproximadamente un 60% de los compromisos del plan), ubicándose el mayor grado de cumplimiento en el eje de apertura e innovación para un Estado abierto. Si bien el primer plan de acción obtuvo un porcentaje mayor en el cumplimiento de sus compromisos (en torno a un 80% - habiéndose cumplido de forma sustancial o completa cuatro de cinco compromisos), el plan actual contó con una cantidad mayor de compromisos (14 ), un plazo de ejecución de dos años, y enfrentó una crisis sin precedente (la pandemia de la COVID-19) lo cual dificulta una comparación lineal en la evolución de los planos.

En líneas generales, y frente al contexto crítico ocasionado por la evolución de la pandemia por la COVID-19, el cumplimiento del plan de acción ha sido satisfactorio, en tanto nuevas áreas de gobierno incorporaron la perspectiva de gobierno abierto y se sumaron a la implementación de los compromisos. Otra de las características a destacar, fueron los avances en áreas concretas de gobierno, como el área de transporte, con el programa de sustentabilidad y bicicletas. Asimismo, es importante resaltar el grado de adaptabilidad que lograron alcanzar varios de los compromisos. Algunos de los hitos no se cumplieron del modo previsto, pues las acciones de implementación se adaptaron al contexto de la pandemia. No obstante, dicha adaptación ocurrió sin descuidar los principios de gobierno abierto, y el plan de acción terminó con un grado de cumplimiento satisfactorio. Las principales limitaciones en el avance consistieron en algunos errores de cálculo en la ambición y el tiempo que llevaba abrir y unificar determinados conjuntos de datos, así como cambios de equipos y / o prioridades en las distintas áreas de gobierno a causa de los efectos de la pandemia.

Los principales resultados de apertura de las prácticas de gobierno se observaron también en el área temática de Apertura e innovación para un Estado abierto, mayoritariamente coordinado por la Secretaría General en conjunto con otros poderes del Gobierno. En particular, la investigadora del IRM constató grandes avances de apertura en el Poder Judicial y avances en la legislatura porteña, un desafío que había quedado pendiente del primer plan de acción. No sólo se abrieron nuevos conjuntos de datos, muchos de los cuales han sido solicitados por las organizaciones de la sociedad civil que participan de la Mesa de Estado Abierto, sino que se realizaron capacitaciones abiertas a la ciudadanía para concientizar en el uso de los mismos. Los avances en el área de participación ciudadana también fueron significativos, no sólo a partir de la superación de la meta de la cantidad de vinculaciones esperadas (300), sino también porque se lograron varias interacciones en el marco de áreas de gestión de políticas públicas concretas , tales como el programa de movilidad sustentable a partir del cual se invitó a la ciudadanía a tener un rol activo en las decisiones sobre la instalación de nuevas paradas de bicicletas públicas, entre otros (Tema IV: Transporte).

Los cambios más importantes en materia de apertura se encuentran en compromisos relevantes a los valores de acceso a la información y participación ciudadana, registrándose una disminución en el caso de los compromisos referentes a la rendición de cuentas. Nuevas áreas de Gobierno se incorporaron al proceso de cocreación e implementación de los compromisos y en las reuniones de seguimiento participaron autoridades con capacidad de decisión. Como desafíos, continúa pendiente generar un mayor vínculo con organizaciones temáticas, como las que trabajan temas de género y salud sexual y reproductiva, que a diferencia del primer plan de acción, mayores trabas en el avance de la implementación por parte de las áreas de Gobierno específico a la temática de trabajo (Tema III, Equidad de género, compromisos 10 y 11 vinculados a presupuesto y género ya la implementación de la Ley de Educación Sexual Inclusiva).

Entre los compromisos destacados como notables en el Informe de diseño de Buenos Aires 2018-2020, tres no lograron los resultados esperados: el compromiso 10: Presupuesto abierto en temas de género; el compromiso 11: BA Educación sexual integral; y el compromiso 14: Vivienda: Sistema de indicadores. La sección 2.4 ofrece los detalles sobre el cumplimiento de estos compromisos y sus hitos.

Impacto de la pandemia por la COVID-19 en la implementación

Ante la irrupción de la COVID-19, el Gobierno nacional, en coordinación con los gobiernos provinciales, la Ciudad de Buenos Aires y las autoridades municipales, aplicó en todo el territorio nacional un período de cuarentena (aislamiento preventivo) desde el 20 de marzo hasta el 6 de noviembre de 2020. La Ciudad de Buenos Aires y el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) constituyen la zona de mayor densidad poblacional del país, con 15 millones de habitantes, áreas que registraron la mayor cantidad de casos positivos de COVID-19. A partir del 27 de abril, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires aplicó lo que denominó aislamiento flexible (fase 3) permitiendo una creciente apertura de las actividades. Desde el 7 de noviembre de 2020, al cierre de este informe, una nueva etapa de aperturas progresivas[2] establecido, por ejemplo, la reapertura de instituciones educativas y la autorización de reuniones de hasta 10 personas en domicilios privados y al aire libre. El transporte púbico, por su parte, continuaba reservado para los trabajadores que cumplen tareas esenciales.

La crisis tuvo un impacto inicial ineludible en la implementación del plan de acción, con demoras en la implementación de los compromisos y cambios de prioridades en algunas áreas de gobierno. Sin embargo, la agenda de gobierno abierto no se descuidó y el plan de acción terminó con un 60% de los compromisos cumplidos de forma sustancial o completa. Si bien muchos ministerios debieron adaptar sus prioridades y reasignar recursos, distintas estructuras y herramientas de gobierno abierto tales como el enfoque "Recuperación abierta, respuesta abierta" y la experiencia construida a lo largo de los últimos tres años, tuvieron un rol preponderante en la lucha contra la COVID-19. Bajo este enfoque se adoptaron dos medidas principales. Una de ellas fue la plataforma online ”Compras Coronavirus"[3] que pone a disposición la información relativa a la compra de bienes y servicios que la CABA realiza para afrontar la pandemia. Esta plataforma se puso en marcha luego de que algunas organizaciones expresan su preocupación por el monitoreo de las compras de urgencia y ciertas irregularidades ante la pandemia[4]. La segunda medida fue la iniciativa “Covid-19 en datos”[5] que permite acceder a los datos en tiempo real de la gestión de la pandemia en CABA, incluida información epidemiológica, sanitaria, territorial, y relativa a la movilidad y al espacio público. Asimismo, se creó el programa de voluntariado Mayores cuidados[6] para asistir a los adultos mayores durante la crisis, el Ministerio de Cultura trabajó para acercar la cultura a los hogares de los ciudadanos mediante la iniciativa “Cultura en casa”[7] y el programa "Asistente PyME"[8] se asistiendo e informa a las microempresas, pequeñas y medianas empresas de la ciudad sobre las herramientas disponibles para sobrellevar la situación. Finalmente, durante toda la pandemia, las actividades de sensibilización que habían venido llevando la Secretaría General en materia de apertura de datos y participación ciudadana con las distintas áreas de gobierno fue clave, y si bien se demoró la formalización de la “Mesa de Estado Abierto ”(El foro multiactor), se consolidó la realización entre los distintos participantes y se establecieron acuerdos de cara al próximo proceso de cocreación e implementación del plan de acción, creando también el“ Repositorio público - Mesa de Estado Abierto ”[9].

[1] Para mayor información, visite: https://www.opengovpartnership.org/process/accountability/about-the-irm/irm-refresh/

[2] https://www.buenosaires.gob.ar/coronavirus/la-ciudad-avanza-con-nuevas-aperturas

[3] https://www.buenosaires.gob.ar/coronavirus/comprascoronavirus

[4] Entrevista virtual de la Investigadora del MRI con Joaquin Caprarulo, ACIJ, Noviembre 2020.

[5] https://www.buenosaires.gob.ar/coronavirus/datos

[6] https://www.buenosaires.gob.ar/coronavirus/mayorescuidados

[7] https://www.buenosaires.gob.ar/culturaencasa

[8] https://www.buenosaires.gob.ar/desarrolloeconomico/ba-pyme/asistente-pyme

[9] https://drive.google.com/drive/u/3/folders/1jc8ZLDIj1KlP-7d_GvkJKmqPhCU6XQjj

Documentos para descargar

No hay comentarios todavía

Dejá tu comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Open Government Partnership