Skip Navigation
Panama

Transparency in Quality and Quantity of Water (PA0031)

Overview

At-a-Glance

Action Plan: Panama Action Plan 2017-2019

Action Plan Cycle: 2017

Status: Inactive

Institutions

Lead Institution: Autoridad del Canal de Panamá (ACP) Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP) Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (IDAAN) Ministerio de Ambiente Ministerio de Salud (MINSA)

Support Institution(s): Autoridad Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (ANTAI) Centro de Incidencia Ambiental (CIAM) Juntos Decidimos Observatorio Panameño de Ambiente y Sociedad (OBPAS)

Policy Areas

E-Government, Public Service Delivery, Sustainable Development Goals, Water and Sanitation

IRM Review

IRM Report: Panama Design Report 2017-2019

Starred: Pending IRM Review

Early Results: Marginal

Design i

Verifiable: Yes

Relevant to OGP Values: Access to Information , Public Accountability

Potential Impact:

Implementation i

Completion:

Description

¿Cuál es la problemática que el compromiso aborda?
En la actualidad muchas veces la información respecto al tema de la calidad del agua es equívoca y no validada por las instituciones públicas competentes, además de la falta de transparencia sobre los resultados del monitoreo que realizan las mismas.
¿Cuál es el compromiso?
Establecer un protocolo general de gobernanza y monitoreo de calidad del agua, en el cual se publique en un portal Web los informes, estadísticas, estudios, evaluaciones y diagnósticos de la calidad del agua a nivel nacional, para asegurar que cumple con el reglamento técnico DGNTI-COPANIT 23-395-99 y las normas DGNTI-COPANIT 035-2000 y DGNTI-COPANIT 039-2000, igualmente se cuente con una sección para consultas sobre la información publicada, teniendo como resultado el fortalecimiento de una confianza sólida entre los ciudadanos y la gestión gubernamental.
¿Cómo contribuirá a resolver la problemática?
Un alto nivel de transparencia en la gestión del agua, permitiría a las autoridades y a los ciudadanos estar debidamente informados sobre la calidad del agua de: a) los ríos (que generalmente se ven afectados por la liberación de aguas servidas industriales, agropecuarias, provenientes de embalses de hidroeléctricas, de empresas mineras, etc.); b) la  que producen las potabilizadoras (IDAAN, ACP, etc.); c)  la que se distribuye por tuberías y acueductos rurales (IDAAN, Juntas Administradoras de Acueductos Rurales), para poder adoptar políticas públicas sobre el tema hídrico con una base científica, mejorar procesos de producción y distribución e implementar estrategias frente a situaciones de escasez, disminución de caudales de ríos, mejoras de los sistemas de distribución, e incluso  evitar otorgar concesiones de agua a ciertas empresas en detrimento de otras empresas o personas, pues la información estaría disponible en tiempo real.
¿Por qué es relevante a los valores de la AGA?
Este compromiso es relevante frente a:
a) transparencia: se publicará más información, mejorando la calidad de la misma y el acceso a la información por parte de público;
b) rendición de cuentas: se mejorarán los mecanismos para exigir a los servidores públicos rendir cuentas sobre sus acciones.
Información adicional
Este compromiso se vincula con:
a) Programa de gobierno denominado: Programa Nacional de Sanidad Básica 100/0.
b) Plan Estratégico de Gobierno 2015-2019 “Un solo país”:
Ámbito de actuación: Desarrollo Social “Mejora de la calidad de vida”, Línea de intervención: Agua y Saneamiento.
c) Objetivo de Desarrollo Sostenible 6: Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos, meta 6.3: De aquí a 2030, mejorar la calidad del agua reduciendo la contaminación, eliminando el vertimiento y minimizando la emisión de productos químicos y materiales peligrosos, reduciendo a la mitad el porcentaje de aguas residuales sin tratar y aumentando considerablemente el reciclado y la reutilización sin riesgos a nivel mundial.
Objetivo de Desarrollo Sostenible 11: Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles, meta 11.1: De aquí a 2030, asegurar el acceso de todas las personas a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles y mejorar los barrios marginales.
Objetivo de Desarrollo Sostenible 16: Promover sociedad justas, pacíficas e inclusivas, meta 16.6: Crear a todos los niveles instituciones eficaces y transparentes que rindan cuentas, meta 16.10: Garantizar el acceso público a la información y proteger las libertades fundamentales, de conformidad con las leyes nacionales y los acuerdos internacionales.

IRM Midterm Status Summary

6. Transparencia en la calidad y cantidad de agua

Texto del compromiso como aparece en el plan de acción:

Establecer un protocolo general de gobernanza y monitoreo de calidad del agua, en el cual se publique en un portal Web los informes, estadísticas, estudios, evaluaciones y diagnósticos de la calidad del agua a nivel nacional, para asegurar que cumple con el reglamento técnico DGNTI-COPANIT 23-395-99 y las normas DGNTI-COPANIT 035-2000 y DGNTI-COPANIT 039-2000, igualmente se cuente con una sección para consultas sobre la información publicada, teniendo como resultado el fortalecimiento de una confianza sólida entre los ciudadanos y la gestión gubernamental.

Fecha de inicio: Octubre 2017              Fecha de término: Agosto 2019

Contexto y objetivos

De acuerdo con un informe del Ministerio de Salud de Panamá, para el 2015 un total de 31 de las 52 cuencas hidrográficas del país se encontraban contaminadas en las zonas medias y bajas de sus causes, principalmente debido a la deforestación, actividades agropecuarias y aguas negras vertidas en los ríos.

Una serie de condiciones, particularmente en la ciudad de Panamá, propician la contaminación de los ríos por parte de la población. Una de ellas es el hecho de que en el área metropolitana solo el 66% de la población posee alcantarillado sanitario, y gran parte de sus aguas residuales crudas son descargadas en quebradas, ríos o directamente a la bahía panameña [28].

Debido a esta situación en el año 2007 se inició el Proyecto de Saneamiento de la Cuidad y la Bahía de Panamá, valorado en más de US$2 mil millones, que busca sanear las aguas contaminadas de la bahía y los ríos que desembocan en ella, más otros puntos de la ciudad, y que se espera concluir en el 2023 [29].

En Panamá el órgano rector responsable de la definición de políticas públicas y administración del recurso hídrico es el Ministerio de Salud, mientras que la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP) se encarga de regular los servicios y tarifas económicas por la distribución y saneamiento del agua. La responsabilidad sobre su explotación está compartida entre la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) y, en la cuenca del Canal, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP). El suministro del líquido y el control de su calidad en áreas urbanas con más de 1.500 habitantes están a cargo del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (IDAAN). En áreas rurales los acueductos son manejados por Juntas Administrativas de Acueductos Rurales (JAAR) o Comités de Salud.

El texto del plan de acción indica que en ocasiones la información sobre la calidad del agua no es validada por las instituciones públicas competentes y falta transparencia sobre los resultados del monitoreo que realizan las mismas.

La calidad que debe tener el agua que se distribuye por los acueductos está regulada por reglamento [30]. Sin embargo, de acuerdo con Maria Soledad Porcell, coordinadora legal del Centro de Incidencia Ambiental (CIAM) [31], la normativa es más exigente en los valores máximos permisibles que el estándar de la Organización Mundial de Salud, y es de interés del CIAM que esta no relaje sus exigencias para nivelarse con la OMC. Además, considera importante incorporar estudios de suelos a los procesos revisión de la calidad del agua, debido al crecimiento de la explotación minera en el país.

Actualmente el detalle de la información sobre los resultados de los análisis del agua publicados por la ASEP varían según la región. La información que esta institución y el Ministerio de Salud empezaron a divulgar en su página de Internet sobre estudios realizados para determinar la calidad del líquido es la que reciben de las compañías propietarias de las plantas de agua potable, explicó Porcel, y no todo el agua para consumo humano pasa por estas plantas. Hace falta publicar los datos de las pruebas realizadas en los lugares donde funcionan acueductos rurales, que es de donde proviene el agua que surte a más del 80% de la población nacional.

Para cambiar esta condición el compromiso propone crear un protocolo general de gobernanza y monitoreo de calidad del agua, según el cual se deba publicar en un portal web los resultados de los informes, estadísticas, estudios, evaluaciones y diagnósticos de la calidad del agua a nivel nacional. También propone establecer un canal de comunicación para que los usuarios pueden enviar sus consultas sobre la información publicada.

Para cumplir con el protocolo se proponen las siguientes actividades:

  • Homologar los informes técnicos de cada institución involucrada.
  • Completar los cuatro componentes (comunidad, sistemas, prestadores y calidad) en el Sistema de Información de Agua y Saneamiento Rural
  • Incorporar y actualizar los datos en el Sistema de Información de Agua y Saneamiento Rural (SIASAR).
  • Lanzar el SIASAR para acceso al público.
  • Analizar los datos a publicar en el Sistema de Información Geográfica (SIG).
  • Incorporar en el SIG los datos sobre todas las plantas potabilizadoras de Panamá correspondientes al IDAAN.

La expectativa es que la mayor transparencia en la gestión del agua permita a las autoridades y ciudadanos estar mejor informados sobre la calidad del agua de los ríos y que producen las plantas potabilizadoras, así como de la que se distribuye por tuberías y acueductos rurales. Esta información permitiría a la sociedad civil velar por que sirva como base científica para adoptar políticas públicas sobre el tema hídrico, “mejorar procesos de producción y distribución e implementar estrategias frente a situaciones de escasez, disminución de caudales de ríos, mejoras de los sistemas de distribución, e incluso evitar otorgar concesiones de agua a ciertas empresas en detrimento de otras empresas o personas”. También permitirá a los ciudadanos fiscalizar los procesos de potabilización, la influencia que sobre la calidad del líquido tendrían factores como la actividad económica o el crecimiento urbano, y les ayudará a llamar a rendir cuentas a las instituciones responsables a través del canal de comunicación que establecerá por medio de Internet y, de esta forma, hacer valer su derecho de acceso al agua potable.

El compromiso, sus actividades y entregables son suficientemente concretos como para verificar su cumplimiento, que ayudará a dar a los ciudadanos acceso a información pública no disponible hasta el momento.

Se considera como moderado el impacto potencial del compromiso debido las acciones apuntadas se concentran en la producción y publicación proactiva de esta información y no aborda los retos de conseguir que esta información sea utilizada para generar mejoras en el servicio y problemáticas atendidas.

Siguientes pasos

Un futuro compromiso en esta materia puede hacerse relevante  para el principio de participación ciudadana si llegara a crearse un mecanismo similar al que se desarrollará para evacuar dudas sobre los datos publicados, pero para recibir retroalimentación de los usuarios y atender propuestas de mejora. También si se usa este canal de comunicación con las autoridades para involucrarlos en la toma de decisiones en torno al agua que les puedan afectar.

También podría llegar a tener un mayor impacto potencial si, a raíz de la implementación del protocolo, se desarrollan iniciativas con la sociedad civil que ayuden a mejorar y garantizar la calidad del agua en los lugares en que deba mejorarse, a través de un mapeo colaborativo o auditorías sociales, por ejemplo. Estas son algunas de tantas formas en que se podría involucrar a la población en la validación de los procesos y servicios en torno al consumo de agua.

El protocolo también podría aprovecharse para que los usuarios ayuden a identificar oportunidades de mejora en la gestión de este recurso natural y a planificar de forma colectiva las soluciones y reformas para atender cualquier reto.

Algunos ejemplos que podría ayudar como experiencia previa en esta área es el programa de “Agua para todos” ejecutado en Brasil [32], las iniciativas de involucramiento de la ciudadanía en los procesos de control de la gestión del líquido y de su distribución desarrolladas en Honduras y República Dominicana, o los procesos para estandarizar la publicación de información relacionada a este recurso natural que han implementado los Países Bajos, Kenia y Uruguay.

También podría ser de gran apoyo unirse a la Comunidad de Práctica sobre el Agua y el Gobierno Abierto, creado para facilitar los procesos de deliberación, aprendizaje y acción en torno a la gobernanza del agua [33].

[28]Contaminación del río ‘Juan Díaz' compromete saneamiento de la bahía”, Mirta Rodríguez, La Estrella de Panamá, 28 de agosto de 2017.
[29]Las proyecciones para culminar el saneamiento de Panamá apuntan al 2023: ¿cuándo estará limpia la bahía?”, Elizabeth Garrido, El Capital Financiero, 31 de marzo de 2018.
[30] Reglamento Técnico DGNTI- COPANIT -23-395-99. La normativa sobre el tema también incluye las normas DGNTI-COPANIT 035-2000 y DGNTI-COPANIT 039-2000.
[31] Entrevista realizada por el investigador IRMel 12 de noviembre de 2018.
[33] Creada en el año 2017 por Water Integrity Network (WIN), Stockholm International Water Institute (SIWI), World Resources Institute (WRI), Fundación Avina y la Alianza del Gobierno Abierto (OGP).

Commitments

Open Government Partnership