Skip Navigation

Mendigos y Netizens: Diseño participativo de políticas públicas en Armenia

Aram Asatryan|

Want to read this blog in English?

En la antigüedad, algunas veces la gente tenía la oportunidad de conocer a su rey en las calles. Los reyes se vestían de mendigos para hablar con sus ciudadanos. “¿Estás feliz con tu rey, amigo? ¿Vives bien con los impuestos que tienes que pagar, amigo?” Posteriormente, la información que recopilaban era utilizada para hacer mejores decisiones enfocadas en los ciudadanos.

En los últimos siglos y a lo largo de la transición de una democracia directa a una representativa, hemos logrado pulir e institucionalizar dichas tradiciones a través de la creación de instituciones. Una casta de mediadores, es decir la sociedad civil, tiene la responsabilidad de traducir los mensajes entre los gobernantes y los usuarios. Pero, ¿Nos hemos acercado a los usuarios? ¿Sabemos si están felices con su rey y su viven bien con los impuestos que son recaudados?

Netizens (Ciudadanos del internet)

En Armenia, las tecnologías móviles han evolucionado con gran velocidad en los últimos diez años. La penetración del internet ha incrementado de 29% a 75% en cinco años, mientras que 960 000 usuarios armenios (un tercio de la población) están registrados en la red social Facebook. La aparición de las redes sociales ha creado nuevas oportunidades de “pláticas con mendigos” y retroalimentación inmediata por parte de los netizens, la población que es activa en línea. El internet se ha vuelto en el nuevo Ágora de la actualidad creando un lugar de reunión para todos.

¿Cómo cambia esta situación el diálogo entre el gobierno y los ciudadanos? Con el lanzamiento de la iniciativa OGP en Armenia, el diseño centrado en los ciudadanos se ha institucionalizado de una mejor manera. Armenia se incorporó a la iniciativa en 2011; desde entonces, se han implementado más de 27 compromisos para la transparencia, la participación y la rendición de cuentas. Hemos alcanzado logros importantes, lo que se ha reflejado en premios nacionales e internacionales.

Para el diseño de nuestro tercer plan de acción, iniciamos con una ronda de reflexiones sobre las lecciones aprendidas en el proceso. OGP ha ayudado a establecer un foro activo entre las organizaciones de la sociedad civil y el gobierno, pero ahora es necesario expandir dicho diálogo e incluir no solamente a las instituciones, sino también a los ciudadanos. La pregunta es: ¿Cómo podemos diseñar políticas enfocadas en los ciudadanos si obtenemos sus opiniones a través de mediadores? ¿No podría perderse información en ese proceso?

Crowdsourcing

El equipo de OGP, con apoyo técnico de Kolba Innovations Lab del PNUD, ha diseñado una campaña crowdsourcing para incorporar las ideas de los ciudadanos en el tercer plan de acción. Los “mendigos” modernos del equipo de trabajo de OGP visitaron las diferentes regiones de Armenia para difundir la convocatoria para enviar sus ideas en línea. Más de 130 usuarios participaron en estas reuniones. Sus voces se dieron a conocer a través de un programa de televisión. Por primera vez, el gobierno de Armenia ha transferido el diseño de políticas a sus ciudadanos, eliminando los procedimientos tradicionales de creación de políticas.

Hemos recibido dieciocho sugerencias de programas a través de la herramienta en línea, desde soluciones ambientales hasta herramientas de administración municipal.

Laboratorio de co-diseño

La convocatoria resultó en 80 solicitudes de organizaciones de la sociedad civil, expertos, netizens e instituciones de gobierno. ¿Cómo integramos los resultados y cómo los traducimos en un plan de acción práctico para el gobierno? Utilizando una metodología de co-diseño para integrar las opiniones de todas las partes. Funcionarios de alto nivel se reunieron con sus contrapartes de la sociedad civil, expertos y socios del sector privado en un taller que duró dos días para discutir y elaborar los compromisos propuestos. La metodología consistió en discusiones entre la sociedad civil y grupos de gobierno, así como una sesión final conjunta para lograr un consenso y decisiones sobre el plan de acción.

Hoja de ruta

El nuevo plan de acción es más conciso que nunca, pues cuenta solamente con ocho compromisos, tres de los cuales se originan a través del crowdsourcing y canales de la sociedad civil, mientras que el resto son sugerencias por parte del gobierno. Estableceremos estándares de datos abiertos, diseñaremos soluciones inteligentes a la protección social y ofreceremos servicios más humanos a nivel nacional y subnacional.

La creación de la nueva alianza entre el estado y los ciudadanos es el primer paso para una nueva hoja de ruta. ¿La vida volverá a ser la misma? Sigue atento a este espacio.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!