Skip Navigation

Compromiso de OGP Destacado – Letonia

Rachel Ostrow |

País: Letonia
Plan de acción: 2015-17
Compromiso 6: Establecer un modelo sustentable de financiamiento de organizaciones no gubernamentales

Durante la reciente Cumbre de OGP en París, el término “espacio cívico” fue muy utilizado. Sin embargo, analizando los planes de acción de OGP, nos sorprende ver que no hay muchos países que están abordando la falta de sustentabilidad, independencia e seguridad que la sociedad civil necesita. Este mes nos enfocamos en Letonia, uno de los países de OGP que ha impulsado el espacio cívico desde mucho antes de su participación en OGP pero cuyos compromisos son hitos hacia un mejor espacio cívico. El caso de Letonia demuestra que existen pasos específicos que los gobiernos pueden tomar, pero que el camino al éxito no siempre es simple. Primero, veamos los antecedentes.

Si naciste en la Unión Soviética, es probable que no estés familiarizado con el concepto de organización no gubernamental (ONG). El estado centralizado se encargaba de todo: nada era “no gubernamental”. Esto cambió cuando la Unión Soviética dejó de existir en 1991. Los países que no tenían una historia de libre asociación tuvieron que crear un gobierno y una burocracia, además de un espacio para organizaciones con y sin fines de lucro.

Letonia declaró su independencia de la decadente Unión Soviética en 1999. La liberación económica y transición democrática ocurrieron con mayor rapidez en los países bálticos que en otros sitios del ex espacio soviético. Letonia expresó su interés de incorporarse a la Unión Europea poco tiempo después de la independencia, fue invitado a iniciar negociaciones en 1999 y se incorporó formalmente en 2004.

Entrar a la Unión Europea representó un paso enorme para este pequeño país. Aunque el sistema económico de Letonia se había ajustado en gran medida al mercado libre y había establecido un sector de servicios económicos y contaba con un marco empresarial en proceso de desarrollo, las normas democráticas asociadas con Europa y occidente fueron incorporadas más lentamente. Las ONG no existían en la Unión Soviética y no existía la “sociedad civil”. El gobierno centralizado significaba que los ciudadanos no podían rendir cuentas al respecto del gobierno. La idea que los ciudadanos podían y debían tener un papel en la gobernanza era difícil de entender.

Ciertamente, la sociedad civil enfrentaba (y aún enfrenta) diversos problemas:

  • Centralización: la sociedad civil se estableció en la capital, Riga, y le era más difícil operar fuera de las zonas urbanas.
  • Sustentabilidad financiera: a falta de una filantropía de gran escala, los gobiernos financian la mayoría de las ONG. Por ello, algunos grupos opinan que la mayoría de las ONG son mano de obra barata para cumplir las funciones del estado. El asunto del modelo de financiamiento se relaciona con el siguiente punto.
  • Falta de organizaciones de defensa y vigilancia: muchas ONG se enfocan en temas como los deportes y la recreación y no en temas más complicados como la corrupción, derechos humanos o el ambiente.
  • Barreras lingüísticas: la ocupación soviética en Letonia significa que las ONG se encuentran divididas entre el ruso y el letón.
  • Reducción de fondos de la zona económica europea: debido a que hay menos fondos del proceso de adhesión a Europa, las ONG y el gobierno intentaron desarrollar un sistema de financiamiento más permanente.

En respuesta estas problemáticas, como parte de sus dos planes de acción de OGP, Letonia ha trabajado en hacer el sistema de financiamiento de las ONG más sustentable, independiente y transparente. La idea es que esto debería resultar en una mayor autonomía y diversidad en el sector sin fines de lucro.

Los compromisos del plan de acción surgieron tras haber llevado a cabo pruebas con otros fondos. Justo antes del primer plan de acción, la sociedad civil y el gobierno se comprometieron a crear un “fondo nacional” para ONG y fortalecer el trabajo de las organizaciones que recibirán los fondos. El fondo se completó sustancialmente en el primer plan de acción y fue incorporado también en el segundo plan.

En el segundo plan de acción, el compromiso se ha completado sustancialmente. El gobierno estableció el fondo para ONG pero la implementación ha sido irregular, según el informe del IRM que será publicado:

  • Una parte del fondo, el “Fondo de Integración Social” actualmente está siendo utilizado para diversificar los proyectos en los que están trabajando las ONG.
  • El presupuesto no ha sido aclarado y es menor de lo esperado, creando incertidumbre en cuanto a la sustentabilidad del fondo.
  • Las organizaciones han empezado a participar, pero en menor grado de lo esperado, debido a que el proceso es demasiado burocrático.

A pesar de estos retos, los logros hacia la creación del fondo representa un paso hacia delante. En un mundo en el que el espacio cívico está amenazado, la existencia del fondo por sí misma y la colaboración e implementación entre el gobierno y las ONG son un motivo de esperanza. El ejemplo de Letonia es un caso de estudio convincente para los países que están trabajando en el establecimiento de una sociedad civil más sustentable e independiente.

Filed Under: Champions OGP