Skip Navigation

From Pork to Performance: El seguimiento a los recursos es sólo la punta del iceberg

Samantha Custer|

https://lh6.googleusercontent.com/9VMjbrwG8mWqbhuXBG2fxeJvuqYnSNU8SzFJ3nWM-3FLvNVDGFLSyYsdyeBN3loTCaHktpueay0pdc8QCxAjsE_Yw4xM9aPgdLs7tO7stCk3Ip0V8hIu5zXdistXXR41hEs7Be-W3aUNmPJbNA

Un campesino que lleva sus frutas y verduras al mercado, un padre que busca una mejor educación para sus hijos y una familia desplazada por un terremoto tienen más en común de lo que podría parecer a primera vista. La provisión de los servicios públicos básicos (caminos, escuelas, apoyo tras un desastre) es una de las funciones más importantes que los gobiernos desempeñan. En teoría, éste debería ser un proceso simple: si hay suficientes recursos que se utilizan adecuadamente, entonces habrá mejores servicios. Cuando los servicios fallan, los campesinos, padres de familia y las familias sufren los puntos débiles de manera inmediata y tangible.

Para la mayoría de los ciudadanos, estas microtransacciones de la última fase de la provisión de servicios, desde los caminos hasta el salón de clases, son la representación más clara del desempeño de su gobierno. Si los ciudadanos, oficiales e instituciones encargadas de la supervisión no tienen la capacidad de dar seguimiento a los recursos y al presupuesto nacional, entonces no conocen en qué medida los recursos “río arriba” son traducidos en el acceso “río abajo” a los servicios que consumen en su vida diaria. El dinero se “pierde” con la corrupción y la ineficiencia, los servicios básicos se vuelven bienes privados y el público tiene menos oportunidades de recompensar o sancionar a los políticos por su desempeño.

En un estudio del Banco Mundial y AidData que fue publicado en julio, analizamos el papel de la tecnología y la transparencia para romper el status quo del clientelismo político y producir dividendos digitales para países como Filipinas, al arrojar luz sobre el desempeño del gobierno. From Pork to Performance nos ofrece nueva evidencia sobre los posibilidades y los límites del uso de la tecnología para la transparencia y mejorar la gobernanza a nivel mundial.

Inspirado por el primer portal de datos abiertos del país, el gobierno de Filipinas y el Banco Mundial diseñaron una serie de plataformas de rendición de cuentas para publicar información sobre toda la cadena de provisión de servicios públicos, desde los presupuestos “río arriba” hasta la implementación “río abajo”. El estudio incluye ejemplos de cinco sectores (educación, reconstrucción, caminos, desarrollo municipal y recaudación fiscal) en donde los reformadores tuvieron el objetivo de traducir información en acción colectiva para mejorar el desempeño del gobierno.

Anteriormente, el seguimiento a los gastos públicos en Filipinas sólo se podía hacer a través de plataformas de datos electrónicos aisladas entre las diferentes instituciones y niveles de gobierno. From Pork to Performance resalta el avance de los esfuerzos de organización de los sistemas de información del gobierno, nivelación del campo de la información y el cierre del ciclo de retroalimentación.

Nuestra conclusión es que las plataformas digitales son sólo la “punta del iceberg”: los datos que éstas publican son indicadores de la salud de los programas que representan, así como de la existencia de un ambiente favorable para la reforma. Sin embargo, si el gobierno publica datos son obsoletos e irrelevantes, la gente no los utilizará. Si el canal utilizado para publicar información es inaccesible para los usuarios finales, la gente no podrá utilizar los datos. Si no hay formas sencillas de dar retroalimentación, cabildear o votar utilizando la información, la gente no tomará acción. Finalmente, si las instituciones que financian e implementan los programas de gobierno no prestan atención a los datos y responden a la retroalimentación, entonces no habrá una mejora en los servicios públicos.

Fuente: Banco Mundial, 2016. Cortesía de Llanco Talamantes.

 

Con base en la experiencia de Filipinas, identificamos algunos elementos esenciales para el fortalecimiento de dichas iniciativas en la próxima fase. Proponemos cinco principios para la acción, a manera de guía: la Agenda de Gobierno Abierto 3.0, diseñada para reformadores de los sectores público, privado y civil en el 2016 y más allá.

Principio Operativo #1: El liderazgo de alto nivel y la coordinación interinstitucional son esenciales para dar seguimiento al ciclo de vida de la provisión de servicios. Las faltas de coordinación, como la integración manual de datos entre sistemas aislados, crean barreras en la “autopista digital”. Sugerimos implementar estructuras institucionales claras para facilitar la coordinación institucional con el objetivo de 1) cumplir con los estándares de publicación, 2) reportar datos de desempeño en tiempo y forma y 3) armonizar sistemas de manejo de información para un mejor seguimiento de los gastos.

Principio Operativo #2: Plataformas integrales digitales de rendición de cuentas como parte de los esfuerzos de reformas y no como iniciativas aisladas. Las plataformas que están integradas adecuadamente con compromisos para determinados sectores o compromisos internacionales han tenido mejores resultados en impulsar compromiso político de largo plazo, asignar recursos y lograr aceptación por parte de diversas instituciones y entre los diferentes niveles de gobierno. Se deben priorizar los sectores en donde las tecnologías digitales pueden complementar los esfuerzos existentes de reformas.

Principio Operativo #3: Diseñar plataformas con el objetivo de resolver el reto del desempeño e interactuar con los usuarios para asegurar que sean adecuadas a sus objetivos. Con el objetivo de lograr una mayor aceptación, recomendamos interactuar con los usuarios para asegurar que las plataformas publiquen la información que se necesita, en tiempo y en el formato adecuado para que los ciudadanos, funcionarios y plataformas de supervisión puedan transformar la publicación de datos en información útil.

Principio Operativo #4: Identificar mecanismos para alinear al gobierno abierto con incentivos para que la política se enfoque en el desarrollo. Lograr que las plataformas integrales de rendición de cuentas funcionen requiere de una gran diversidad de actores con interés en la transparencia. Las próximas iniciativas de gobierno abierto deberán replantear el valor agregado de la transparencia como una herramienta y no como una amenaza para el interés a dichos actores.

Principio Operativo #5: Ampliar el apoyo a las plataformas digitales de rendición de cuentas dentro y fuera del poder para lograr la permanencia. Sugerimos enfocarse en dos áreas de oportunidad: 1) movilizar al público para mejorar los datos oficiales sobre los servicios públicos e incrementar su interés y 2) demostrar el valor de los datos de la plataforma como una herramienta para apoyar a los funcionarios en la planeación, implementación y evaluación de programas de gobierno.

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!