Skip Navigation

Nigeria y el Imperativo Subnacional

Tijah Bolton-Akpan|

English Version »

El hecho que Nigeria está enfrentando retos económicos muy serios no es noticia. Lo que muchas personas no saben es que la actual recesión representa una oportunidad importante para que el país inicie su proceso de gobernanza desde cero. Este nuevo inicio es especialmente importante a nivel subnacional, en donde ocurrieron la mayoría de los errores que nos llevaron a esta situación. Creo que la Alianza para el Gobierno Abierto (OGP por sus siglas en inglés), a la que Nigeria se incorporó en junio, nos ofrece una plataforma única para lograr reformas a nivel local.

Después de incorporarse a OGP y de establecer el mecanismo de diálogo permanente (o Comité Directivo Nacional), Nigeria actualmente se encuentra trabajando en los siguientes pasos, entre los cuales se encuentra la creación del plan de acción. La idea es que Nigeria se comprometa a una serie de acciones con el objetivo de mejorar los servicios públicos y el manejo de los recursos públicos, empoderar a los ciudadanos y promover acciones innovadoras que resulten en una mayor apertura.

De acuerdo con la Nota de Orientación de los planes de Acción de OGP, una de las características principales de un plan de acción exitoso es que los compromisos que éstos incluyen deberán ser ambiciosos y mejorar al gobierno más allá de su manejo actual. Para mí, la verdadera prueba de ambición para los compromisos de Nigeria sería qué tan “abajo” podemos llegar. Un inicio ambicioso para Nigeria requeriría la incorporación de algunos compromisos subnacionales en el primer plan de acción. Aunque Nigeria tiene poco tiempo de pertenecer a la iniciativa, la situación denota que no es demasiado pronto para trabajar a nivel local, pues es a este nivel en donde la iniciativa puede vincularse de manera más concreta con la vida de los ciudadanos, en particular a través de la provisión de servicios.

El estado de la gobernanza económica y fiscal a nivel estatal y local en Nigeria es, por decir lo menos, deplorable y aproximadamente 48 por ciento de los recursos asignados por la federación son gastados en estos niveles. A pesar de que los estados y el gobierno federal ofrecieron dos rondas de fondos de rescate, diversos estados aún tienen dificultades para pagar salarios, por no mencionar sus contratos y deudas pendientes. Todo esto se ve empeorado por la opacidad y ausencia de rendición de cuentas que caracteriza al sector público en tales niveles. Los recibos de petróleo, así como los ingresos generados de forma interna, son cada vez más escasos por lo que los estados deberán incorporar reformas de gobernanza profundas si quieren seguir a flote. El incorporar compromisos para el nivel subnacional en el plan de acción de OGP sensibilizaría sobre los imperativos de gobernanza y Nigeria podría aprovechar el Programa Piloto Subnacional de OGP. Esto se podría traducir en enormes beneficios para Nigeria en términos de impactos reales para los ciudadanos.

Ya se están llevando a cabo algunas acciones en ese sentido, incluyendo las pre condiciones establecidas en el Plan de Sustentabilidad Fiscal de los estados que el Ministro Federal de Finanzas y los estados acordaron el pasado junio. Los gobiernos estatales ya están adoptando ciertos compromisos mínimos de reformas como una condición para recibir fondos de rescate y apoyo presupuestal. Esta oportunidad debe ser aprovechada para lograr mayor inercia para OGP a nivel subnacional.

Algunas organizaciones de la sociedad civil, como Policy Alert en donde yo trabajo, se han enfocado en promover reformas de gobernanza fiscal a nivel subnacional, con resultados mixtos. Creemos que la participación de Nigeria en OGP representa una oportunidad para vincular nuestro trabajo con algo más grande y queremos aprovechar este movimiento global para lograr impactos locales.

No podemos permitirnos repetir el error que cometimos con la implementación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en Nigeria, en donde esperamos seis años o más antes de incorporar a los estados. El resultado fue que al llegar el 2015 seguíamos retrasados en muchos de los objetivos y metas.

Aun si el contexto no permitiera lograr la implementación a nivel subnacional en este momento, tarde o temprano tendríamos que hacerlo. Los gobiernos estatales y locales deben ser copropietarios de la implementación del proceso de OGP en Nigeria. La mayoría de las reformas que han ocurrido en los últimos veinte años se han enfocado sobre todo a nivel federal, lo que ha llevado a una aceptación muy lenta y débil por parte de los estados. A la fecha, en muchos estados no se han establecido las leyes de responsabilidad fiscal y contratación pública, aunque en el centro estas leyes ya están en su segunda generación. Asimismo, las solicitudes de Libertad de Información a las instituciones subnacionales muchas veces se encuentran con el argumento que la ley de Libertad de Información no puede operar a nivel estatal. Estos obstáculos surgen de una mala promoción de las reformas desde sus inicios. Los actores que están trabajando en el plan de acción de Nigeria deben aprender de ello e involucrar a los gobernadores, presidentes de las asambleas estatales, oficiales de los gobiernos locales y ciudadanos. Así, cuando estemos listos para trabajar a nivel subnacional (si es que no lo hacemos ahora) todos los niveles del gobierno estarán en sintonía.

 

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!