Skip Navigation

Open Gym Partnership en las Filipinas – Sin esfuerzos no hay ganancia

Richard Bon Moya |

Want to read this blog in English?

Una vez un hombre se miró frente a un espejo de cuerpo completo. Podría estar mejor, pensó, pensando en todo lo que había sufrido. Algunas partes todavía se ve bien, pero tenía algunos bultos que no se podían ocultar, aun con la ropa extra. Tomó la decisión de ponerse en forma y procedió a cambiar su estilo de vida. Un día recibió una invitación para entrar a un gimnasio, el Open Gym Partnership (que estaba de moda) y pensó, ¿por qué no?

El peso era su prioridad. Después decidió cuánto peso quería bajar y en qué partes de su cuerpo quería trabajar. Le comentó sus objetivos a algunos amigos del gimnasio para tener su apoyo. (En realidad sólo quería que supieran que estaba haciendo un buen trabajo). Periódicamente, reconcilió su imagen con la balanza (a la cual odiaba). Muchas veces no estaba de acuerdo con este aparato.

Para muchos gobiernos, formar parte de Open Government Partnership es como decidir si ir al gimnasio es la mejor manera de ponerse en forma, o incluso si es necesario. En ambos casos, el proceso inicia después de entender que la situación actual no es la adecuada y continúa con la decisión de cómo hacer los cambios necesarios.

El fundamento de este movimiento es la propia mejora. Este es el espíritu de OGP que declara que los “países se encuentran en diferentes etapas de sus esfuerzos de promover la apertura en el gobierno y que cada uno utiliza una metodología de acuerdo con las prioridades nacionales y las circunstancias y aspiraciones de nuestros ciudadanos.”

Para Filipinas, la administración de Aquino inició con una aspiración: la buena gobernanza. La transparencia y la rendición de cuentas son requisitos de la buena gobernanza. Filipinas fue en uno de los primeros ocho países en firmar la Declaración de Gobierno Abierto que resultó en la creación de OGP. Así, a través de incorporarse a OGP, el gobierno inició la transición hacia la buena gobernanza.

Mantenerse en forma es difícil. En los buenos días, uno se siente orgulloso de lo que ha logrado. Otros días, el trabajo parece vano. Muchas veces nos preguntamos si el esfuerzo valió la pena. Peor aun, algunos logros se revierten. Después de cinco años, tres planes de acción, cuarenta compromisos, tres informes del Mecanismo de Revisión Independiente y la transición a un nuevo gobierno, Filipinas nuevamente se encuentra en una encrucijada: seguir el camino o volver a los viejos hábitos.

¿Por qué entrar al gimnasio?

Si tienes la intención de estar más sano, entrar a un gimnasio no es necesario. La realidad es que algunos no lo necesitan. Sin embargo, para muchos de nosotros esta travesía es más fácil cuando se hace con compañeros te animan, comparten lecciones y recursos y aseguran la rendición de cuentas.

OGP afirma que los países socios “promoverán una cultura del gobierno abierto para empoderar y servir a los ciudadanos e impulsar los ideales de un gobierno abierto y participativo en el siglo XXI.”

La administración de Aquino sabía que el camino a la reforma era complejo y multidimensional. Reconoció que la creación de una alianza de reformadores incrementaría sus posibilidades de éxito. En OGP, la administración encontró sus socios para crear reformas.

Acopio, sobrecarga gradual y ganancias

En el gimnasio hay una práctica de agregar más resistencia de forma progresiva con el incremento de la fuerza para obtener mejores resultados en el largo plazo.

Del mismo modo, uno de los compromisos de OGP establecidos por Filipinas, la creación de presupuestos de “abajo hacia arriba” (BuB o Presupuestos Participativos Comunitarios) expandió gradualmente su alcance y asignación de recursos a lo largo del tiempo. BuB es una iniciativa innovadora que busca ampliar el proceso de presupuestos y hacerlo más incluyente. Nos aleja de la cultura de patrocinio y transita hacia el empoderamiento de la gente que trabaja de forma cercana con el gobierno. BuB involucra a las comunidades locales, organizaciones de la sociedad civil y otros actores para trabajar con los gobiernos locales en la propuesta de proyectos que deberán ser incorporados en el presupuesto nacional. Su implementación piloto en 2013 se llevó a cabo en 595 ciudades y municipios para un presupuesto total de 8 mil millones de pesos filipinos ($170 millones de dólares). Desde entonces, el programa se ha expandido a 1514 ciudades y municipios y ha recibido 24.7 mil millones de pesos filipinos ($525 millones de dólares) para alrededor de 16000 proyectos locales que se incluyeron en el presupuesto nacional de 2016.

La Iniciativa Global para la Transparencia Fiscal (GIFT por sus siglas en inglés) reconoció a este compromiso de OGP como una de las cinco mejores prácticas para la transparencia fiscal en todo el mundo en la Cumbre Global de OGP que se llevó a cabo en México el año pasado. Filipinas recibió el premio de oro de gobierno abierto de presupuestos participativos comunitarios en la premiación de gobierno abierto de 2014 en las oficinas de las Naciones Unidas en Nueva York. El país fue reconocido por sus esfuerzos de profundizar la participación de los ciudadanos en el proceso de diseño de presupuestos. Junto con Dinamarca y Montenegro, éste fue uno de los premios de oro que se entregaron ese año para reconocer a iniciativas innovadoras y enfocadas en los ciudadanos sobre el diseño e implementación de políticas públicas.

Mejoras Visibles:

RIUGG SummitPrimerPagesGGAC Framework_final.png

 

Aunque el gobierno de Filipinas hace seis años inició la agenda del gobierno abierto con los pilares de la transparencia y rendición de cuentas, su incorporación a OGP ha sido favorable para su contrato social con el pueblo filipino. El gobierno propuso e implementó iniciativas que de otra manera hubieran estado fuera de su alcance. Los datos abiertos, la Iniciativa para la Transparencia en las Industrias Extractivas (EITI por sus siglas en inglés) y los presupuestos participativos son ejemplos de la forma en la que ha incorporado y aplicado conceptos aprendidos gracias a OGP, resultando no sólo en un incremento dramático en varios índices, sino también en la creación de la base para una sociedad más estable y predecible. No es de sorprenderse que Filipinas ha recibido mejores puntajes gracias a la implementación de sus compromisos de OGP.

  • Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial: Filipinas pasó de ser el país 87 en 2010, al 47 en 2016, siendo uno de los países con un mayor cambio positivo.

  • El Barómetro de Datos Abiertos clasificó a Filipinas en el lugar 36 en el 2016, subiendo 26 lugares desde el sitio 85 en 2010.

  • La Encuesta de Presupuestos Abiertos 2016 (OBS por sus siglas en inglés) otorgó a Filipinas el puntaje más alto por transparencia presupuestaria en el sureste asiático, quedó en segundo lugar de Asia y en 21 a nivel mundial por el manejo transparente y abierto de presupuestos

  • La Iniciativa para la Transparencia en las Industrias Extractivas de Filipinas recibió uno de los cuatro premios “EITI International Chair Award” en la ceremonia de inauguración de la 7ª Conferencia Global de la EITI en Lima, Perú el 24 de febrero de 2016.

Más allá de recibir premios, la transparencia demostró tener una correlación positiva con calificaciones crediticias y menores costos de préstamos. En un ambiente fiscal global agitado, Filipinas mejoró de forma consistente su calificación crediticia:

Fecha

Institución crediticia

Calificación

2015 Abr 24

Standard & Poor’s

BBB STABLE

2015 Dic 14

Moody’s

Baa2 STABLE

2015 Sep 24

Fitch

BBB- POSITIVE

Esto ha resultado en cambios importantes en la asignación de recursos, desde el servicio de la deuda hasta los servicios sociales. Algunas iniciativas alineadas con OGP aún están en proceso de desarrollo, tales como la contratación abierta, la libertad de información y la legislación abierta.

(Nota: Próximamente publicaremos un artículo más detallado sobre los efectos de las actividades relacionadas con OGP en la gobernanza de Filipinas.)

Rendición de cuentas: El hombre en el espejo

La apertura no es el estado natural de ninguna relación. Es un comportamiento adquirido que surge de la necesidad de mantener una relación sana y funcional. La confianza es la manifestación de ello.

Los países se incorporan a OGP por diversas razones: algunos para parecer abiertos, otros para sentirse abiertos y otros para ser abiertos. Obtienes lo que entregas. Como la gente que va al gimnasio, lograr tu peso ideal o índice de masa corporal, o incluso la asistencia al gimnasio es menos importante que alcanzar un estado de vida saludable y crear una mejor forma de vida para ti mismo y para quienes dependen de ti.

Al final, lo haces por ti mismo. Para ser mejor y más fuerte. Cuando evitas tus compromisos y evaluaciones, no le haces daño a nadie más que a ti.

Abrir la gobernanza y rendir cuentas no es un favor que se le hace a la sociedad civil, a los socios o al partido. Es una obligación para crear una nación más fuerte y saludable.