El gobierno abierto en Europa: Una oportunidad de peso

Para Europa, éste es un momento histórico de oportunidades y retos. El viejo continente está enfrentando una desconfianza ciudadana y un populismo sin precedentes. Debido a la estructura de la Unión Europea (UE), cualquier desequilibrio local puede convertirse en una crisis para toda Europa. Sin embargo, esa misma estructura representa una oportunidad excelente para compartir responsabilidades, cooperar y compartir ideas en el marco de EU28 y más allá. Las próximas elecciones para elegir a los líderes de la UE que se llevarán a cabo en 2019 permitirán definir una nueva dirección para el futuro de Europa. En ese sentido, el gobierno abierto representa una solución innovadora para reconstruir la confianza ciudadana y abordar los retos que enfrenta Europa.

Europa y sus retos sin precedentes

El Barómetro de Confianza Edelman 2018 muestra que la confianza de los ciudadanos en el gobierno, que ya estaba en sus niveles históricos más bajos, ha seguido desplomándose en muchas democracias occidentales. China, por su parte, surge como el gobierno más confiable del mundo. Esta falta de confianza va mucho más allá de los políticos, pues los medios y la sociedad civil enfrentan retos similares. El más reciente Eurobarómetro demuestra que menos de la mitad de los ciudadanos de la UE confían en ella y que aun menos confían en sus gobiernos nacionales.

Esta falta de confianza refleja los grandes retos que Europa enfrenta en el contexto de la globalización, incluyendo una creciente desigualdad y los salarios estancados, crisis de refugiados y de inmigración, el envejecimiento de la población y el desempleo de los jóvenes. Como consecuencia, muchas personas se sienten abandonadas, tienen miedo del futuro y temen por su identidad cultural. Al mismo tiempo, para una parte de la población, las instituciones democráticas están manejadas por élites, desconectadas de sus electores y participan en esquemas que benefician a los más poderosos a expensas de sus ciudadanos.

En Europa se han generado algunos movimientos antisistema. En algunos países, las fuerzas radicales no han logrado entrar al poder, pero en otros existen líderes populistas e incluso autoritarias.

El gobierno abierto: una oportunidad para Europa

Cuando hay una falta de confianza y la gente quiere influir en las decisiones que afectan sus vidas, el gobierno abierto es parte de la respuesta. Cuando los gobiernos son abiertos, los ciudadanos son el centro de su trabajo; no son beneficiarios pasivos de los servicios, sino que participan activamente en su trabajo. Los gobiernos abiertos están abiertos a la retroalimentación, consultan y cocrean. En otras palabras, empoderan a los ciudadanos para que puedan moldear y supervisar a su gobierno y asegurar que respondan a sus ciudadanos: esta es la base que permite reconstruir la confianza. Esto es lo que la Alianza para el Gobierno Abierto (OGP por sus siglas en inglés) busca lograr a través de la implementación de reformas en los 96 gobiernos nacionales y locales y con miles de organizaciones de la sociedad civil.

Para ello, es necesario lograr un cambio en la mentalidad y un verdadero compromiso de hacer gobiernos diferentes, no solo para la gente, sino con la gente. El primer vicepresidente de la UE Frans Timmermans lo explicó muy bien en el evento que organizó el presidente Macron en la Asamblea General de septiembre: los gobiernos deben dar a sus ciudadanos información y oportunidades de toma de decisiones. En otras palabras, la confianza debe ser mutua.

En toda Europa, los reformadores de gobierno y la sociedad civil han implementado reformas transformadoras a través de sus planes de acción de OGP y así han empoderado a los ciudadanos a las definir políticas y servicios que afectan sus vidas. Estas reformas pueden ser escaladas en toda Europa para ayudar a reconstruir la confianza ciudadana. Ejemplos de ellas son:

  • Iniciativas de presupuestos participativos que permiten a los ciudadanos establecer sus prioridades y financiar proyectos que responden a sus necesidades. En París, la alcaldesa Anne Hidalgo decidió que 500 millones de euros del presupuesto serían asignados por los ciudadanos, incluyendo colonias de bajos recursos. Los ciudadanos pueden proponer y votar por proyectos para utilizar estos fondos a través de plataformas en línea y en persona en sitios específicos en París. En Madrid, la plataforma de participación ciudadana Decide Madrid permite a los ciudadanos enviar peticiones al alcalde y proponer proyectos para un presupuesto de 100 millones de euros. Hoy, más de 70 gobiernos están utilizando la plataforma que desarrolló Madrid para esfuerzos similares. Portugal es el primer país que ha llevado los presupuestos participativos a nivel nacional, explícitamente con la idea de acercar la política a la gente.
  • En Italia, el proyecto OpenCoesione publica los detalles de un millón de proyectos con 100 mil millones de euros de financiamiento de la UE. Los proyectos van desde becas estudiantiles hasta grandes obras públicas y se publican en línea en un formato accesible. De esta manera, los ciudadanos, periodistas y la sociedad civil pueden utilizar los datos. Además, se capacitaron estudiantes para ser auditores, visitar proyectos, cuestionar a las autoridades locales y sugerir soluciones. Muchas de estas actividades ya se están implementando.
  • En mayo de 2012 en Estonia, tras una serie de protestas ciudadanas que surgieron tras un escándalo de financiamiento de partidos políticos, los ciudadanos identificaron, priorizaron y votaron propuestas de políticas para abordar la raíz del problema, votando en línea y en persona a través de la plataforma Rahvakogu. Así, tres iniciativas ciudadanas se hicieron ley, incluyendo reformas al financiamiento de partidos políticos y un sistema de peticiones públicas. Esta experiencia ha llevado a la creación de un mecanismo más permanente, el portal de iniciativas ciudadanas rahvaalgatus.ee.

La Unión Europea y el gobierno abierto

La Unión Europea ha presentado una serie de iniciativas enfocadas específicamente en la transparencia y participación, incluyendo la Iniciativa Ciudadana Europea, el Registro de Transparencia, audiencias públicas de los candidatos a Comisionado por el Parlamento Europeo y la publicación de cartas de misión. Algunas disposiciones han adoptado el enfoque de gobierno abierto, desde la 5ta disposición anti lavado de dinero hasta la reciente introducción de la Normativa General de Protección de Datos.

Aun así, para muchos europeos, Bruselas no es una pasión. Como lo dijo Bono, el vocalista de U2: “Europa es una idea que tiene que convertirse en sentimiento.”

La iniciativa del presidente Macron, ex presidente de OGP, de iniciar consultas ciudadanas en toda Europa es una idea muy loable que, de ser bien diseñada, podría no solamente ayudar a visualizar el futuro de Europa, sino que además podría ser el nuevo estándar de consultas ciudadanas a escala. La identificación de 12 temas clave en un jurado ciudadano de 27 naciones es un ejemplo de que incluso métodos cara a cara pueden funcionar en Europa.

Más allá de lo que puede lograrse en Europa y en las instituciones europeas, es fundamental que Europa y el movimiento de gobierno abierto unan fuerzas a nivel global. La UE es un socio natural del movimiento del gobierno abierto, pues comparten valores y liderazgo: 22 de los 28 miembros de la UE son miembros de OGP, así como la mayoría de los países vecinos. Además, muchos de los líderes de OGP son miembros de la UE. A nivel global, la UE es un líder de gobernanza, protección de derechos humanos y restauración de la confianza ciudadana en el gobierno. OGP, la UE y otros socios deben unir esfuerzos para luchar contra el alza del autoritarismo y los gobiernos cerrados y ser una fuerza positiva a favor de la democracia y la apertura.

La agenda europea: buscando reformas en toda Europa

Una agenda de gobierno abierto fortalecida en Europa (a nivel local, nacional, de la UE y más allá), buscaría implementar ideas transformadoras de gobierno abierto del nivel local y nacional hacia la UE y viceversa. Uno de los conceptos centrales de OGP es que las buenas ideas vienen de todos lados. La estructura de Europa representa muchas oportunidades para replicar buenas ideas y establecer sinergias, es decir, cuando se trabaja juntos, el resultado es mayor que la suma de las partes. La disposición antilavado de dinero que mencionamos aquí es un claro ejemplo de ello. OGP, como semillero de innovación de lo abierto y lo participativo, quiere ayudar. Aquí tenemos algunas ideas:  

  • Replicar OpenCoesione en toda la UE. Contar con Open Coesione en todos los países y un OpenCoesione-UE. De abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo. Lograr la total transparencia y rendición de cuentas, así como oportunidades de monitoreo ciudadano y receptividad del gobierno en todos los fondos europeos.
  • Implementar presupuestos participativos a escala. Los gobiernos locales pueden aprender de Madrid y París y los gobiernos nacionales, de Portugal. Una verdadera innovación incluir elementos de presupuestos participativos en los fondos estructurales de la UE, logrando una mayor conexión con la vida de los ciudadanos.
  • Aumentar el estándar de transparencia en los procesos de cabildeo en Bruselas e inspirar a los Estados a seguir el ejemplo de la Comisión Europea en este tema.
  • Impulsar la idea de Macron de consultas ciudadanas y diseñar un mecanismo permanente de verdadero diálogo con los ciudadanos. Una conversación honesta, abierta y bien diseñada. Por ejemplo, fortalecer la Iniciativa Ciudadana Europea, partiendo del modelo estonio.
  • Empoderar a los ciudadanos con información sobre el trabajo de la UE y cómo se puede mejorar. Existen muchos ejemplos del trabajo que Europa realiza por sus ciudadanos y cómo afecta sus vidas: eliminar el roaming, salvaguardas sociales, ingresos adicionales, protección ambiental y calidad del aire y salvaguardas de privacidad, entre muchas otras. Es posible fortalecer el diálogo mutuo para fortalecer estas iniciativas, además de solicitar retroalimentación ciudadana para seguir mejorando.

Hace dos semanas, presentamos la Red Europea de Gobierno Abierto, junto con Democratic Society. A través de la integración de actores, la red facilitará el intercambio de innovaciones, conocimiento y experiencia a nivel local, nacional y de la UE y fortalecer el gobierno abierto y la participación efectiva en “Bruselas”, sobre todo, en toda la región. Esfuerzos de gobierno abierto que parten de diálogos incluyentes, participación ciudadana y receptividad por parte del gobierno pueden lograr los avances que Europa necesita.

Los retos sin precedentes que Europa está viviendo representan una oportunidad para establecer una alianza entre Europa y el movimiento de gobierno abierto y lograr objetivos comunes en Europa, en la UE y a nivel global. El gobierno abierto puede ayudar a reconstruir la confianza ciudadana en las democracias nacionales y en todo el continente, ayudando a cubrir las necesidades de los europeos, de las minorías y mayorías, de los ciudadanos de EU28 y de aquellos que quieren formar parte de ella. Las próximas elecciones de Europa son una oportunidad de lograr un futuro fundamentado en los principios de gobierno abierto.

Lo anterior demuestra que “Europa”, en todos sus niveles de gobierno, tiene la oportunidad de empezar a crear gobiernos diferentes y de ser verdaderamente transparente, incluyente y responsable. Los gobiernos abiertos, no buscan simplemente cumplir con ciertos requisitos, sino que verdaderamente escuchan y responden.

Filed Under: OGP News
Tags: Espanol