Skip Navigation

Dos Gráficos que Demuestran la Oportunidad que Representan los Datos Abiertos para la Lucha contra el Cambio Climático

Jesse Worker |

El futuro del Acuerdo de París es incierto. El Presidente Donald Trump prometió anunciar una “decisión importante” sobre el acuerdo en las próximas dos semanas. Algunos periodistas han reportado que sus asesores se encuentran divididos sobre el asunto, mientras que algunos apoyan la retirada del acuerdo, otros proponen debilitar los compromisos de Estados Unidos. Esta incertidumbre por parte del segundo país que más genera emisiones en todo el mundo podría debilitar los recientes avances que se han logrado en la lucha contra el cambio climático.

Ahora más que nunca debe existir confianza entre los países. Con el objetivo de promover una mayor ambición en las inversiones bajas en carbono, financiamiento para la adaptación, desarrollo de capacidades y transparencia en los planes nacionales, los gobiernos necesitan notar que sus contrapartes están logrando avances reales. Los datos abiertos sobre el clima, por ejemplo datos sobre emisiones y mitigación, financiamiento e implementación de políticas, pueden ayudar a establecer un ambiente de confianza colectivo. Además, si la información está disponible al público, podría fortalecer la capacidad de la sociedad civil de dar seguimiento a los avances de su gobierno y hacerlos rendir cuentas.

¿Cuáles son los datos que los actores necesitan? ¿Cómo podemos hacer los datos más accesibles y transformar la información en acción? A continuación presentamos dos ejemplos concretos de cómo la Alianza para el Gobierno Abierto (OGP por sus siglas en inglés) puede ayudar a los países a responder estas preguntas y cerrar las brechas que existen en los datos.

Destacar acciones al dar seguimiento a la implementación de políticas de cambio climático

Figura 1: Mapa de las bases de datos de políticas de cambio climático.

Se han logrado avances importantes en los datos abiertos sobre el clima. Gracias a la publicación de datos por parte de los países, las organizaciones de la sociedad civil han desarrollado herramientas de visualización que permiten a los actores comparar los avances de los países. La Base de Datos de Políticas de Cambio Climático de New Climate Institute, por ejemplo, permite a los usuarios identificar qué tipo de políticas de cambio climático los países han implementado por sector, impacto esperado y tipo de política. La base de datos, además de revelar los vacíos en las políticas, revela también los casos en donde no existen datos de la implementación. El reporte de los impactos de los gases de efecto invernadero, cuando existe, es inconsistente o no toma en cuenta las buenas prácticas recomendadas. Los miembros de OGP pueden abordar este vacío a través de los compromisos de sus Planes de Acción Nacional (PAN).  

Datos sectoriales para el Clima y el Desarrollo

Figura 2: Power Watch (por publicarse en 2017)

Las emisiones del sector energético abarcan más del 40% de las emisiones globales de gases efecto invernadero, éste es el sector que más contribuye al cambio climático. Aunque muchos gobiernos publican datos de todos sus sectores, se requiere información mucho más detallada para permitir a los tomadores de decisiones tomar en cuenta los impactos sobre el clima, agua, contaminación del aire y acceso a la electricidad. Por ejemplo, la información sobre la capacidad de las plantas, generación, emisiones, uso de agua y emisiones de materia particulada no está disponible o es inconsistente. El proyecto de World Resources Institute y Google, Power Watch, demuestra que, aunque el 85% de la capacidad global se reporta, no hay consistencia en la metodología, formato, cobertura y calidad. Estas discrepancias dificultan identificar los riesgos que representa el cambio climático frente a la provisión de electricidad.

Una vez que se publiquen, los datos pueden traer beneficios a una gran variedad de actores. Los inversionistas podrán incorporar riesgos hídricos y de emisiones a sus decisiones de inversiones. Las empresas que se preocupan por los asuntos ambientales pueden utilizar la información para mejorar sus inventarios de emisiones y las empresas productoras de energía podrán identificar nuevas oportunidades de negocios. Al mismo tiempo, este nivel de detalle en los datos sectoriales permitirá a los tomadores de decisiones del sector energético adaptar sus modelos al contexto de los países en desarrollo y, en algunas instancias, permitirá a los países llevar a cabo sus propios modelamientos. Además, el público podrá utilizar estas evidencias para comprender los impactos locales y exigir su participación en los procesos de toma de decisiones.

Aprovechar a OGP para Cerrar la Brecha

La utilidad de las herramientas de visualización dependerá de la disponibilidad de datos de cambio climático, su acceso, uso y verificación. Sin embargo, ofrecer la información técnica en formatos de datos abiertos puede no ser suficiente para permitir a la sociedad civil y a los actores participar de forma significativa en la planeación e implementación de actividades del sector energético. Como en el caso de los datos abiertos en general, el camino de la publicación hacia la acción requerirá de intermediarios con conocimientos técnicos para dar acceso a una audiencia más amplia, de actores capaces para utilizar los datos para generar cambios y funcionarios públicos responsables o mecanismos de rendición de cuentas.

Debido a que el cambio climático exacerbará las amenazas a la pobreza, salud pública y la seguridad, diversos actores tendrán una demanda de datos. A través de un proceso de consulta nacional, los miembros de OGP pueden apoyar a sus puntos focales de cambio climático a identificar los datos nacionales o subnacionales que deberán priorizarse para su publicación en formato de datos abiertos. Los miembros de OGP han demostrado un compromiso con el uso de datos abiertos para abordar el cambio climático y el desarrollo sostenible. La experiencia de la implementación que tiene OGP sobre los datos en general ofrece una fuente de conocimiento y orientación para los países que están incrementando sus esfuerzos de reunir, dar formato o compartir datos de forma más efectiva.

Acciones de OGP sobre los Datos de Cambio Climático

En OGP hay un grupo pequeño pero creciente de países que están dando prioridad a los compromisos de datos abiertos en sus PAN. De los siete países que establecieron compromisos de cambio climático en sus PAN de 2016, cinco (México, Kenia, Honduras, Sierra Leona y Túnez) se enfocaron en la colecta y publicación de información de cambio climático al público.

Los promotores del Acuerdo de París son los primeros en aceptar que es un inicio y que es necesario elevar el nivel de ambición en el corto plazo, lo cual requerirá de un entendimiento transparente de los avances que los países han logrado, además de la presión y el apoyo de actores nacionales internacionales. Los datos abiertos no son la panacea pero son una parte fundamental de la solución que permitirá el monitoreo transparente, participación del público y rendición de cuentas sobre las metas de cambio climático. Los miembros de OGP deberán asegurar que sus puntos focales de cambio climático participen en la creación e implementación de compromisos de datos abiertos para cumplir con las metas nacionales.